En su informe Perspectivas Económicas Mundiales, el organismo internacional también previó que el país tuvo un crecimiento de 0.0 por ciento en 2019. Además que su expectativa para el 2021, también fue reducida a 1.8 por ciento, desde el 2.4 por ciento de anterior.

“En México, se espera que el crecimiento se eleve al 1.2 por ciento a medida que repunten las inversiones”, indica el informe de publicación semestral y advierte que un crecimiento lento en Estados Unidos podría constituir un obstáculo más grave de lo previsto para México y otros países que dependen de dicha economía.

El organismo prevé que aumentará la inversión en el país, a medida que mejore el sentimiento de los inversionistas y que el sector privado esté más involucrado en proyectos de infraestructura, mientras que la flexibilización de la política monetaria proporcionará un apoyo modesto al consumo privado.

El 2019 fue de un nulo crecimiento en México, según estimaciones del organismo, obstaculizado “por un clima de inversión incierto, una política monetaria restrictiva y recortes en el gasto público”.

La desaceleración de la economía mexicana, de Brasil y Argentina, afectó el crecimiento de América Latina durante el año recién terminado, estimado en 0.8 por ciento, pero al advertir que habrá una mejoría en dichas economías, el Banco Mundial estima que la región podrá crecer 1.8 por ciento en 2020 y expandirse 2.4 por ciento hacia el 2021.

T-MEC impulsará comercio global
La posible ratificación del acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (TMEC), para reemplazar al TLCAN, podría dar un muy necesario impulso al crecimiento del comercio global, reconoce el Banco Mundial, luego de que estima que el crecimiento del comercio global de bienes y servicios se desaceleró a 1.4 por ciento en 2019 desde el 4 por ciento en 2018. La proyección para el 2020 es que alcance 1.9 por ciento.

“Parece inminente la ratificación del TMEC, pero no debemos pensar que esto nos va a sacar de pobres o que va a resolver todos los problemas”, dijo por su parte Ángel Gurría, Secretario General de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), durante el diálogo que sostuvo con el sector privado sobre las Perspectivas Económicas Mundiales, en donde reconoció que contar con este acuerdo da a México una expectativa de mediano y largo plazo en términos de qué tan predecible es su posición.

La OCDE estima que la economía mexicana habría crecido 0.2 por ciento en 2019 y repuntará 1.2 por ciento en 2020 y 1.6 por ciento en 2021, según su última edición del Perspectivas Económicas publicada en noviembre pasado.

“Es positivo, porque es creciente, pero es insuficiente. Cuando hay problemas en la súper estructura mundial, resulta que les afecta a los países más abiertos como México”, dijo Gurría y expuso que las tensiones geopolíticas entre Estados Unidos e Irán generan incertidumbre, el principal obstáculo para el crecimiento a nivel mundial, y México se ve ampliamente afectado por su apertura, por lo que recomendó fortalecer aspectos en los que sí se tiene el control, como las políticas internas, el Estado de derecho, la disciplina fiscal y estabilidad de la política financiera.

Crecer al 4% es posible: OCDE
Gurría consideró que sí es posible crecer al 4 por ciento al final del sexenio, pero el reto es mantenerse en ese ritmo y para ello se requieren normas predecibles, y mantener una deuda pública estable, entre otros puntos. “Estamos hablando de una velocidad de crucero que se pueda sostener, yo diría que sí. El problema es que México depende tanto de las circunstancias externas y no las puede manejar”, señaló.

Antonio Del Valle Perochena, presidente del Consejo Mexicano de Negocios (CMN), apuntó que el sector privado requiere certidumbre y seguridad. “¿Cómo podemos hacer para crecer más de la expectativa de la OCDE, de 1.2 por ciento este 2020? Creo que podemos lograr un crecimiento más importante, pero hay que trabajar en generar mayor inversión, que el acuerdo de infraestructura sea una realidad y que 2020 sea un año en el que realmente veamos la inversión.

Economía global crecerá 2.5%
Para la economía global, el pronóstico es que repunte 2.5 por ciento en 2020, ligeramente mejor al 2.4 por ciento previsto anteriormente, a medida que la inversión y el comercio se recuperen gradualmente de la debilidad significativa del año pasado, pero persisten los riesgos a la baja.

Predominan los riesgos a la baja para el panorama global, y su materialización podría desacelerar el crecimiento sustancialmente. Estos riesgos incluyen una reescalada de las tensiones comerciales y la incertidumbre de la política comercial, una desaceleración más pronunciada de lo esperado en las principales economías y una crisis financiera en los mercados emergentes y las economías en desarrollo.

“Incluso si la recuperación en el crecimiento de las economías emergentes y en desarrollo se lleva a cabo como se esperaba, el crecimiento per cápita se mantendría muy por debajo de los promedios a largo plazo y muy por debajo de los niveles necesarios para alcanzar los objetivos de alivio de la pobreza”, advierte el organismo en el informe presentado este miércoles en Washington, D.C.

Se espera que el crecimiento entre las economías avanzadas sea de 1.4 por ciento en 2020, en parte debido a la continua suavidad en la fabricación. En los mercados emergentes y las economías en desarrollo el pronóstico es que el crecimiento se acelere este año a 4.1 por ciento.

Para Estados Unidos, el Banco Mundial estima un crecimiento del PIB en 1.8 por ciento, inferior al 2.3 por ciento estimado en 2019, lo que refleja el impacto negativo de los aumentos arancelarios anteriores y la elevada incertidumbre. Se prevé que el crecimiento de la zona del euro se deslice a un 1 por ciento revisado a la baja en 2020 en medio de la débil actividad industrial.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here