Pablo Lyle, en Miami (Florida, EE UU), el pasado agosto. CORDON PRE

2019 iba a ser el mejor año en la carrera de Pablo Lyle. A los 32 años y después de pasar la mitad de su vida como galán de telenovelas, en enero disfrutaba del éxito de su primer papel cinematográfico en Mirreyes contra Godínez, una comedia que se coló entre las cinco películas más taquilleras de la historia del cine mexicano; y esperaba el estreno en junio de Yankee, su primer papel protagónico en una serie producida por Netflix. La felicidad le duró poco. El 31 de marzo, mientras se dirigía al aeropuerto de Miami después de unas vacaciones familiares, Lyle agredió a un hombre tras una discusión de tráfico. El actor sinaloense volvió a México y, días más tarde, el hombre murió en el hospital. La fiscalía de Miami obligó a Lyle a volver a Estados Unidos, donde está retenido desde abril, a la espera de un juicio por homicidio que, tras nueve meses de audiencias, se resolverá frente a un tribunal en enero de 2020.

Los testigos que presenciaron el incidente aseguran que Juan Ricardo Hernández, cubano de 62 años, le rogó al actor que no lo golpeara. “Por favor, no me pegue”, fueron sus últimas palabras antes del puñetazo que le causó un derrame cerebral. El actor y su cuñado, que iba al volante, se habían equivocado en su ruta al aeropuerto y rebasaron el coche de Hernández al dar media vuelta para retomar su camino. Hernández bajó de su vehículo en el siguiente semáforo para increparlos y, cuando dio media vuelta, Lyle se bajó del asiento del pasajero y le agredió dejándolo tirado en el suelo. Corrió de vuelta a su coche y no miró para atrás. Al llegar al aeropuerto fue detenido por agresión y pagó una fianza de 5.000 dólares para volver a su país. Hernández murió cuatro días más tarde, cuando su familia decidió desconectar el respirador que lo mantenía con vida, y Lyle tuvo que volver a Miami requerido por la justicia.

“Es una persona pacífica”, “se dejó llevar”, “fueron cinco minutos malos”, la reacción de la farándula mexicana a su favor fue unánime. Lyle, niño de escuela católica, modelo adolescente, siempre el bueno de la telenovela, casado y padre de dos hijos con su amor de adolescencia, era incapaz de hacer daño a nadie. Incluso el reconocido actor mexicano, Eugenio Derbez, se ofreció a ayudarlo cuando los representantes de Lyle admitieron que este no podía afrontar el coste de un abogado norteamericano. Su familia organizó rifas para costear la defensa. Lyle alegó que actuó en defensa propia, con miedo a que el hombre de 62 años atacara a su familia, que se encontraba en la parte trasera del coche. “No quería ser un imbécil, me estaba defendiendo”, dijo en su declaración en agosto. Pero el fiscal lo rechazó, alegando que su reacción no tenía justificación.

Nacido en Mazatlán, Sinaloa, en 1986, Lyle, el menor de tres hermanos, dejó su ciudad natal a los 17 años para perseguir el sueño de convertirse en actor en la gran capital. Trabajó en teatro, fue modelo de ropa interior, y se casó con la influencer Ana Araujo, una chica que había conocido en una playa cuando ella tenía 14 y él, 16. Lyle debutó en la televisión a los 20, con un rol menor en una telenovela juvenil de esas con grupos de chicas y chicos todos guapos, de clase acomodada, que sufren por amor en alguna playa o centro comercial de Acapulco. Pero su gran oportunidad llegó 13 años y siete telenovelas después: en Godínez contra Mirreyes, la película del cineasta Chava Cartas, Lyle interpreta a otro niño rico, hijo del dueño de una fábrica que se enfrenta con el empleado favorito de su padre por el control de la empresa. A Lyle, de barba frondosa, cabello largo, bronceado todo el año y un metro ochenta que lo hace una cabeza más alto que el hombre mexicano promedio, el papel le quedaba como escrito para él. Tanto, que la reacción durante el altercado parecía calcada a ese papel de mirrey: un joven que cree estar encima de la ley, a quien todo le ha sido regalado y a quien su condición social puede salvar de cualquier consecuencia.

Alejado de los medios y de las redes sociales en todo este tiempo, se lo vio en la calle a mediados de diciembre, con el pelo cortado al ras y con un drástico cambio de peso. Tras nueve meses sin poder salir de Miami, enfrentando audiencias, con una pulsera de control telemático en el tobillo y arresto domiciliario bajo fianza de 50.000 dólares, Lyle espera la resolución de su juicio por homicidio que arranca el próximo 15 de enero.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here