El comportamiento de las compras de maquinaria y equipo de México provenientes del exterior mostraron una preocupante tendencia a la baja al cierre del primer semestre del año, situación que no solamente puedo haber significado un débil desempeño para la economía, sino que también contribuye a nublar su panorama para el resto del año.

Las importaciones de México de bienes de capital ascendieron a 3,008 millones de dólares durante el pasado junio, lo cual implicó un desplome a tasa anual del 21.2 por ciento, la mayor desde octubre del 2009, de acuerdo con datos publicados de manera conjunta por el Inegi y el Banco de México.

El monto del total de las compra de maquinaria y equipo al exterior se encuentra en un mínimo no visto desde abril del 2017, pero su tendencia descendente inicio con particular fuerza a partir de octubre del año pasado, cuando alcanzaron un máximo en 4,525 millones de dólares.

“En nuestra opinión, el aspecto más relevante fue la fuerte contracción de 21.2 por ciento en bienes de capital, su tercer mes en contracción y la de mayor magnitud en el periodo post-crisis” de acuerdo con lo publicado por analistas de Banorte.

La inversión en México representa alrededor del 20 de la actividad económica del país, lo cual la convierte en uno de sus principales motores, por lo que resulta muy preocupante la disminución en las compras al exterior de maquinaria y equipo importado.

De acuerdo con la última encuesta realizada por el Banco de México entre especialistas del sector privado nacional y extranjero, destaca el hecho de que a la pregunta de cómo veían la coyuntura actual para realizar inversiones en el país, en el 72 por ciento de las respuestas la consideraban un mal momento, en tanta que solamente un 8 por ciento la veían favorable y un 19 por ciento no estaba seguro.

En general, las importaciones reportaron un resultado débil, al caer 7.8 por ciento la cifra más débil desde julio 2016 y con todas las principales categorías a la baja. Las petroleras cayeron 18.6 y las no petroleras 6.3 por ciento.

“El reporte sugiere un débil cierre de trimestre para la actividad económica” argumentan los analistas de Banorte refiriendo a las señales que manda las cifras del sector externo al cierre del pasado junio.

El anémico desempeño de las importaciones en lo general y de las relacionadas a las compras al exterior de maquinaria y equipo, en lo particular, contribuye a reforzar la estimación de que la economía mexicana puedo haber caído en una recesión económica, en el segundo trimestre de este año.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here