Pedro Pablo Kuczynski, a principios de abril LUKA GONZALES AFP

Una sala de apelaciones peruana ha revocado este sábado la pena de prisión preventiva de 36 meses recientemente decretada para el expresidente peruano Pedro Pablo Kuczynski, rebajándola a arresto domiciliario por motivos de salud. Según un informe médico difundido el jueves por la noche por la clínica en la que fue ingresado hace 10 días, el exmandatario afrontaba riesgos de descompensación ante situaciones de estrés, que potencialmente podrían derivar en fibrilación auricular (arritmia) y en “muerte súbita”. El político, que asumió la presidencia del país sudamericano en julio de 2017, fue intervenido este mismo sábado para colocarle un marcapaso con desfibrilador. Según la información que ha trascendido hasta ahora, su condición tras la cirugía es “estable” y pasará a la unidad de cuidados intensivos.

El Ministerio Público del país sudamericano investiga al político por “lavado de activos en las modalidades de transferencia, conversión y ocultamiento” con el agravante de “posible pertenencia a una organización criminal”. Las pesquisas relacionan a Kuczynski con una de las ramificaciones de la trama Lava Jato, el nombre que dio Brasil a los múltiples casos de corrupción en los que la firma Odebrecht se ha visto envuelta en varios países de América Latina.

La trama de la constructora brasileña afecta a los cuatro últimos presidentes peruanos, con la única excepción del actual, Martín Vizcarra: Alejandro Toledo -prófugo de la justicia y sobre quien pesa una orden de captura y de extradición de Estados Unidos, donde reside-, Alan García -que se suicidó la semana pasada para evitar un arresto por 10 días-, Ollanta Humala -que pasó nueve meses en prisión preventiva hasta el año pasado- y el propio Kuczynski -quien renunció al cargo de presidente en marzo de 2018-.

Sobre Kuczynski, que pronto cumplirá 81 años, pesaba una orden de arresto preliminar de 10 días desde el 10 de abril, pero el día del suicidio de García sufrió un dolor en el pecho y una arritmia. Al ser paciente coronario, fue ingresaro en una en una clínica privada de Lima, donde se le practicó un cateterismo y pasó a la unidad de cuidados intensivos.

Este viernes por la mañana, una sala de apelaciones escuchó al abogado del político, quien el lunes había recurrido la prisión preventiva y había solicitado una comparecencia restringida o el paso a arresto domiciliario. El fiscal superior Hernán Mendoza, del Equipo Especial Lava Jato de Perú, también se había decantado por esta última opción habida cuenta la condición de salud del investigado.

La resolución emitida este sábado por una sala de apelaciones especializados en delitos de corrupción de funcionarios subraya que los riesgos de obstaculización de la justicia y el peligro de fuga se mantienen en el caso de Kuczynski, y señala que la detención domiciliaria será por el mismo tiempo de la prisión preventiva que se le dictó previamente: tres años.

Cuando los médicos le den el alta en la clínica, el expresidente quedará detenido en su domicilio, en el acomodado distrito de San Isidro, y el pago de una caución de poco más de 30.000 dólares. Asimismo, le prohíben reunirse con otros imputados y dar declaraciones a los medios de comunicación.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here