Ginóbili, durante su homenaje en San Antonio. RONALD CORTES AFP

Manu Ginóbili, en un emocionante acto de reconocimiento en la cancha de los Spurs, cosechó lo que sembró durante las 16 temporadas en que se distinguió como uno de los iconos del equipo. En él formó un trío estelar con Tim Duncan y Tony Parker, ganó cuatro títulos (2003, 2005, 2007 y 2014) y fue dos veces All Star (2011 y 2015). Y este jueves, en una noche memorable, recibió el cariño de la afición que llenó el ATT Center de San Antonio. Los Spurs rindieron honores al jugador de Bahía Blanca (Argentina) y, tras el partido que ganaron ante Cleveland Cavaliers (116-110), retiraron su camiseta con el número 20.

Vistió ese número 20 desde que llegó a la NBA en 2002, cuando tenía 25 años y había ganado hacía poco la Euroliga con el Kinder Bolonia, hasta que jugó su último partido, el 24 de abril de 2018. Le rindió tributo la afición de los Spurs y toda la NBA. Fue un jugador muy querido. Marcó una época. Fue capaz de realzar el valor de aquellos que no juegan en el quinteto titular. Ganó el premio al Mejor Sexto Hombre en 2008. Jugó 1.057 partidos en la liga regular con los Spurs, solo 349 como titular, además de 218 partidos en los ‘playoffs’.

“Siempre será una leyenda aquí”, dijo su excompañero Tony Parker. El base francés, micrófono en mano y desde el centro de la cancha, proclamó: “No hay ningún jugador como tú. No sería el jugador que soy si no te hubiera tenido como compañero. Eres muy generoso. Ninguna otra estrella aceptaría salir desde el banquillo sin protestar. Pusiste tu ego detrás de todo. Fue un honor jugar contigo”.

Su compañero en la selección Fabricio Oberto tomó la palabra: “Para mí lo más importante es lo grande que es como persona y como amigo. Aunque siempre quieres ganar a todo lo que juegas y a veces se hace difícil ser tu amigo. ¡Gracias por hacerme mejor y gracias por hacernos mejores!”.

Fue el turno de Gregg Popovich. El entrenador de los Spurs recordó la Euroliga que ganó Manu cuando lo entrenaba Ettore Messina en Italia y afirmó que la selección argentina con la que Ginóbili ganó el oro olímpico es uno de los mejores equipos que ha visto en su vida. Prosiguió: “Manu metía los triples más increíbles. Tuve que dejar de preguntarle: ‘¿Manu por qué haces estas cosas?’ Me di cuenta que no necesitaba que yo le diera ninguna instrucció. Hacía cosas que nos permitían ganar. Sí, teníamos un buen equipo, pero sin Manu no hubiera habido ningún título. Tuvo ese deseo de ganar. Fue un competidor nato. Era intrépido y salvaje, uno de los mejores compañeros que uno podía tener y con él se podía hablar de política, de religión, de todo… Y una de las cosas más importantes que se dieron en esta franquicia fue cuando accedió a salir desde el banquillo. Eso nos hizo mejores, más peligrosos, y al equipo más profundo”.

Tim Duncan, otro legendario de los Spurs, con los que formó durante toda su carrera, desde 1997 hasta 2016, cerró: “Fue muy divertido jugar junto a ti y ver a Popovich quejarse de lo que hacías. Ha sido increíble compartir mi carrera contigo”. A continuación se proyectó en la pantalla gigante del ATT Center un vídeo de tributo al 20 argentino.

El tributo al 20 de Ginóbili emociona a toda la NBA
Ginóbili, acompañado por su esposa Manny Oroño y sus tres hijos, agradeció el calor del público y las palabras de sus compañeros y de su entrenador. En su largo discurso agradeció también a toda su familia por su apoyo a lo largo de carrera. Y entre otras cosas, afirmó: “Esto no era lo que se suponía que me iba a pasar en mi vida. Disfruté siendo parte de este equipo. Tuvimos algo muy especial”. El exjugador de los Spurs, de 41 años, se dirigió a Popovich: “Eres una persona sensible, generosa, inteligente, una locura de persona, y significas mucho para mí. Muchas de las cosas que he aprendido de ti no tienen nada que ver con el baloncesto, van más allá del juego”.

Durante sus 16 temporadas en los Spurs, a las órdenes siempre de Gregg Popovich, Ginóbili promedió 13,3 puntos, 3,5 rebotes, 3,8 asistencias y 1,3 robos de balón y un total en este apartado de 1.392, el que más en la historia de los Spurs, al igual que en el total de triples: 1.495. También es el cuarto máximo anotador en la historia de la franquicia con 14.043 puntos y el quinto en rebotes con 3.697. Es el jugador que ha anotado más puntos como suplente en la historia de los Spurs con 8.278.

Manu es el noveno jugador al que los Spurs retiran su camiseta. Antes fueron retiradas las de Johnny Moore (00), Avery Johnson (6), Bruce Bowen (12), James Silas (13), Tim Duncan (21), Sean Elliott (32), George Gervin (44) y David Robinson (50).

Eligió el 20 porque descartó hacerlo con el 6 debido a que ese número lo había utilizado Avery Johnson, campeón en 1999, y ya se preveía que se iba a retirar, y a que el 10, otro dorsal en el que pensó, ya lo utilizaba Speedy Claxton. “El 20 me quedaba bien y por eso lo elegí”, dijo.

Ginóbili es el único que ha conseguido ganar una medalla de oro olímpica (Atenas 2004), una Euroliga (2001) y al menos un título en la NBA. Y junto a Michael Jordan, Scottie Pippen y LeBron James, son los únicos que han conseguido el anillo y el oro olímpico en la misma temporada. La Confederación Argentina ya retiró la Albiceleste con el número 5 utilizada por Manu durante su larga trayectoria hasta que dejó la selección tras los Juegos de Río en 2016.

En la ceremonia en el ATT Center de San Antonio también participaron sus excompañeros en la selección argentina, Scola, Nocioni, Prigioni, Montecchia, Pepe Sánchez, Gabriel Fernández y Montecchia, entre otros, componentes de la generación dorada que ganó el oro olímpico en 2004, la plata en el Mundial de 2002, el bronce olímpico en 2008 y los oros en la FIBA América 2001 y 2011. Antes de dar inicio el partido ante Cleveland, la cantante Michelle Leclerq interpretó el himno argentino desde el centro de la cancha. La fiesta fue completa.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here