Un cuerpo abrumador de evidencia científica sólida demuestra que los edulcorantes bajos en calorías pueden ser herramientas útiles para controlar el peso, cuando se usan para reemplazar el azúcar y como parte de una dieta controlada en calorías y un estilo de vida saludable1,2.

En realidad, el reciente estudio sistemático publicado por Toews y otros3 muestra que las personas que consumen edulcorantes bajos en calorías tienen una menor ingesta de energía y azúcar. Es importante destacar que se demostró que el uso de edulcorantes bajos en calorías reduce el peso corporal en consumidores obesos y con sobrepeso, es decir, en aquellas personas que pueden beneficiarse más de la pérdida de peso.

Como también se señaló en un editorial de Vasanti Malik en el British Medical Journal 4, entre los adultos, los hallazgos de los ensayos controlados aleatorizados que compararon la administración de edulcorantes bajos en calorías con la ingesta de azúcar sugirieron pequeñas mejoras en el índice de masa corporal y concentraciones de glucosa en la sangre en ayunas que favorecen la elección de edulcorantes bajos en calorías. Entre los niños, la ingesta de edulcorantes bajos en calorías condujo a un aumento más pequeño en la puntuación z del índice de masa corporal que el consumo de azúcar.

Finalmente, mientras que el estudio actual por Toews y colaboradores es un estudio importante, este presenta serias limitaciones que también se discuten en el editorial del British Medical Journal realizado por Vasanti Malik. El estudio ha excluido ensayos importantes y bien diseñados, que han examinado los efectos a largo plazo de los productos con edulcorantes bajos en calorías (por ejemplo, bebidas carbonatadas light) en el control del peso. Por ejemplo, el ensayo clínico aleatorizado de un año de duración realizado por Peters y otros mostró claramente un efecto beneficioso de la ingesta de bebidas azucaradas bajas en calorías, tanto en la pérdida de peso como en el mantenimiento de la pérdida de peso (Peters y otros, 2014; 2016) 5,6. Al excluir dichos estudios, los resultados finales del estudio y el meta análisis podrían haberse visto afectados.

En general, la riqueza de la evidencia científica hasta la fecha demuestra que los edulcorantes bajos en calorías pueden ser herramientas útiles no solo para controlar el peso, cuando se usan para reemplazar el azúcar y como parte de una dieta controlada en calorías y un estilo de vida saludable, sino que también pueden ser una ayuda importante para los diabéticos, ya que no afectan el control de la glucosa en sangre7,8. Además, los edulcorantes bajos en calorías tienen el beneficio adicional de no ser fermentables por las bacterias orales y, por lo tanto, son ingredientes no cariogénicos e inocuos con los dientes9.

Referencias

Rogers PJ., Hogenkamp PS., de Graaf C., Higgs S., Lluch A., Ness AR., . . . Mela DJ. Does low-energy sweetener consumption affect energy intake and body weight? A systematic review, including meta-analyses, of the evidence from human and animal studies. Int J Obes 2016;40(3):381-94
Miller PE., & Perez V. Low-calorie sweeteners and body weight and composition: a meta-analysis of randomized controlled trials and prospective cohort studies. Am J Clin Nutr 2014;100(3):765-777
Toews I, Lohner S, Ku?llenberg de Gaudry D, Sommer H, Meerpohl JJ. Association between intake of non-sugar sweeteners and health outcomes: systematic review and meta-analyses of randomised and non-randomised controlled trials and observational studies. BMJ 2019;364:k4718

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here