Cristiano Ronaldo durante la conferencia de prensa de este lunes en Old Trafford con el exclusivo reloj en su muñerca. OLI SCARFF AFP

Cristiano Ronaldo lo ha vuelto a hacer y ha mostrado que le gustan las joyas y que no le preocupa hacer ostentación de ello. Este lunes el delantero de la Juventus se presentó en la rueda de prensa que se celebró en el estadio de Old Trafford, donde se enfrentó posteriormente a su antiguo equipo, el Manchester United, con un auténtico muestrario de joyería de altos vuelos: anillo en el dedo meñique, pulsera de brillantes y un espectacular reloj de brillantes de la marca Jacob & Co, valorado en dos millones de euros.

La firma neoyorquina creadora del reloj lo define como una obra de valor incalculable y considera que se trata de una pieza de arte porque se han utilizado piedras preciosas que además son raras y están engastadas de forma invisible. Gemas que además se han elegido una a una para que combinen en forma y color.

El reloj, que además es sumergible hasta una profundidad de 30 metros, se compone de un total de 424 diamantes blancos y rojos que se distribuyen en su esfera y en la correa. La pieza forma parte de una colección exclusiva que cuentan con una producción de tres únicas piezas para todo el mundo y se entregan a su propietario con un certificado de autenticidad y un número de serie, como se hace con algún tipo de obra de arte.

La relación de Cristiano Ronaldo con la firma creadora del reloj se remonta a 2013. Desde entonces es su embajador y ya en otras ocasiones se ha presentado ante la prensa con otras creaciones de la misma marca, por ejemplo un modelo de diamantes que se dijo estaba valorado en 113.000 euros y que llevó en alguna rueda de prensa cuando formaba parte de la plantilla del Real Madrid.

Lo que se desconoce es si la pieza pertenece al futbolista o se trata de una manera de publicitar la marca y multiplicar el valor de las piezas que luce de cara a posibles subastas en el futuro.

Tras disputar el partido contra el equipo en el que futbolista luso jugó entre 2004 y 2009 y que su equipo actual, la Juventus, ganara el encuentro, Ronaldo dejó su papel estrella y embajador de marca a un lado para dejar que un admirador que saltó al campo de juego se acercara a él. El futbolista impidió que fuera expulsado por los miembros de seguridad e incluso realizó él mismo un selfie con el móvil del fan que llevaba una camiseta del Manchester con el número siete a la espalda, el que históricamente lleva siempre el delantero en los diferentes equipos en los que ha jugado.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here