El ex director de Pemex, Emilio Lozoya, declaró ser inocente de los delitos de asociación delictuosa, cohecho y operación con recursos de procedencia ilícita, de los que fue acusado este miércoles por la Fiscalía General de la República, en particular por presuntos sobornos de la constructora Odebrecht, que ascendieron a 10.5 millones de dólares.

En la segunda audiencia en la que participa tras ser extraditado a México el 17 de julio, ahora ante el juez Juan Carlos Ramírez Benítez, por una causa distinta a la de ayer (con el caso Agro Nitrogenados), el ex funcionario repitió su estrategia legal, al no declararse culpable, pero ofrecer su colaboración a las autoridades mediante un “criterio de oportunidad”.

“Quiero que sepa que no soy culpable ni responsable de los hechos que se me imputan… di instrucciones en España a que se agilizaran los trámites de mi extradición como un acto voluntario de mi parte… para cumplir mi compromiso de colaborar con las autoridades del Estado mexicano en el marco de un posible criterio de oportunidad”, indicó Lozoya, quien siguió la audiencia mediante videoconferencia pues se encuentra hospitalizado por padecer anemia y el síndrome de Barrett.

Lozoya repitió exactamente la misma frase de un día antes en el caso Agro Nitrogenados, ahora para lo sucedido con la constructora brasileña, cuyos directivos han reconocido la entrega de sobornos en varios países, entre ellos México, para conseguir obras:

“Quiero hacer de su conocimiento su señoría que con relación a los hechos que se me imputan, fui intimidado, presionado, influenciado e instrumentalizado. Así mismo, manifiesto a usted que denunciaré, señalaré, a las personas responsables de estos hechos y los posibles beneficiarios de los mismos”.

Al inicio de la audiencia, la Fiscalía expuso desde transferencias a la madre y hermana de Lozoya, parte de lo cual se habría utilizado para comprar un inmueble en Ixtapa; hasta la relación que tuvo Lozoya con Luis Alberto Meneses, director de Odebrecth en México, a quien durante la campaña de Enrique Peña Nieto “le dijo que en caso de ganar tendría cargo que le permitiría proporcionar contratos de obra pública y así fue en los estados de Hidalgo, Veracruz y Tamaulipas”.

“Usted sabía que los recursos eran de Odebrecht y recibió 10.5 millones de dólares como resultado de sobornos, se asoció con madre, esposa y otra persona, con el propósito de delinquir. Esto es así toda vez que su hermana era la propietaria de la cuenta”, indicó la FGR.

Por ello, para la Fiscalía el dinero transferido a la madre de Lozoya, primero 185 mil dólares y después un millón 200 mil, “tienen origen ilícito”.

Ls sobornos son situados en dos momentos: “usted (Lozoya) refirió a Luis Alberto M. un pago de 4 mdd cuando era parte del comité de campaña 2012”; y el segundo, “cuando siendo director de Pemex se reunió en las oficinas de Pemex con representantes de Odebrecht y le solicitaron su apoyo para resultar beneficiario de contratos de obras públicas y le prometieron 6 millones de dólares para diversas obras como la refinería de Tula”.

Por todo esto, la FGR solicitó su vinculación a proceso.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here