Ganado muerto como consecuencia de la fuga de gas de la planta de LG Polymers, en Visakhapatnam, India, este 7 de mayo.REDDI NARENDRA / REUTERS

Una fuga de gas en una fábrica de la empresa surcoreana LG Polymers ha causado al menos 11 fallecidos y cientos de hospitalizados en Visakhapatnam, situada en el Estado de Andhra Pradesh, en el sur de la India. El incidente en esta industria de poliestireno ha causado la evacuación de 1.500 personas del pueblo más cercano y el ingreso en el hospital de más de 300 afectados por el gas tóxico, según fuentes policiales.

“Una localidad entera se ha visto afectada, con cerca de 2.000 familias. Los afectados superan los 7.000”, ha indicado a EFE Srijana Gummalla, la comisionada de la corporación municipal de la ciudad costera de Visakhapatnam donde se produjo el suceso. La comisionada aseguró que la fuga de estireno, un gas utilizado en la manufacturación de plásticos que es considerado neurotóxico y resulta mortal en grandes concentraciones, tuvo lugar hacia las dos y media de la mañana (las once de la noche en la España peninsular).

Un portavoz de la empresa, filial del mayor productor petroquímico de Corea del Sur, LG Chem Ltd, ha asegurado que la fuga fue descubierta durante el cambio de turno de la noche y que ya ha sido controlada. La central estaba preparándose para ser reabierta después de que la India relajara las medidas contra el coronavirus. De acuerdo con un mapa publicado por la corporación municipal de Visakhapatnam en Twitter, la nube tóxica de gas se extendió en un radio de unos tres kilómetros.

Yashwanth Saikumar Ambati, de 23 años y que vive a unos 300 metros de la planta, asegura que se despertó a las cuatro y media de la mañana debido al fuerte olor. “Me volví a dormir y me desperté de nuevo a las seis porque el olor era incluso más fuerte. Me picaban los ojos, me encontraba mareado y no podía respirar bien”, ha afirmado el joven, que se situaba dentro del radio tóxico de unos tres kilómetros de la fábrica. Como a él, a la mayoría de los afectados la fuga los sorprendió durmiendo.

La policía local se empezó a encontrar en los pueblos cercanos a gente desmayada por las calles a altas horas de la madrugada. Un vídeo de la agencia ANI de este jueves mostraba a equipos de emergencia entrando en el área para ayudar a las víctimas, algunas totalmente desorientadas.

“Rezo por la salud y el bienestar de todos en Visakhapatnam” tuiteaba el primer ministro indio, Narendra Modi, después de hablar con el Ministerio de Interior Federal y la Autoridad Nacional para la Gestión de Catástrofes que monitorizaron la crisis. Se estima que hay entre 300 y 400 ingresados en hospitales, de los cuales “todos se encuentran actualmente estables”, según ha afirmado a Reuters un encargado local de Sanidad.

Los hechos de este jueves evocaron el recuerdo de la fuga de gas de una fábrica estadounidense en la ciudad de Bhopal en 1984. Miles de personas murieron en aquella localidad del centro del país.

“Estamos en estos momentos evaluando el daño producido a los residentes del pueblo y tomando todas las medidas necesarias para proteger a los residentes y empleados en colaboración con las autoridades”, ha declarado la corporación LG Chem, que además ha iniciado una investigación para descubrir las causas del incidente.

Por su parte, la comisionada Gummalla ha manifestado que las autoridades están también investigando el suceso. Según las primeras pesquisas, la corporación municipal asegura que “parece que un grupo de obreros no cualificados tuvieron problemas con el trabajo de mantenimiento, lo que produjo la fuga”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here