Miembros del Parlamento Europeo durante una sesión plenaria, en Bruselas, el pasado 26 de marzo. En vídeo, Ángela Merkel habla de los retos de Europa frente al coronavirus. (FOTO: AFP | VÍDEO: EPV)

Los principales dirigentes comunitarios han celebrado este lunes una segunda videoconferencia sobre la crisis del coronavirus con la notable ausencia del presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli. El líder de la única institución elegida por sufragio universal ha sido excluido deliberadamente una vez más del foro encargado de preparar la hoja de ruta para “un plan integral de recuperación y una inversión sin precedente”, según el encargo recibido por parte de los 27 Gobiernos de la Unión. Alemania y Países bajos encabezan la exclusión de Sassoli.

La pandemia ha dejado la democracia parlamentaria en cuarentena en numerosos lugares del mundo y el poder legislativo afronta cortapisas hasta en la Unión Europea. Las instituciones comunitarias siguen preparando un plan de rescate de la economía del continente, pero el Parlamento Europeo ni siquiera es el convidado de piedra de esa negociación. La institución presidida por el socialista italiano David Sassoli simplemente no puede participar en las videoconferencias que, como la de este lunes, intentan allanar el camino hacia un “plan de acción” asumible por los 27.

Varios de esos Gobiernos, con la canciller alemana Angela Merkel y el primer ministro neerlandés Marc Rutte a la cabeza, se niegan a que el Parlamento Europeo participe en la negociación por temor a que Sassoli decante la balanza hacia las tesis de España, Francia o Italia, países partidarios de que la Unión asuma parte de la tremenda factura que dejará la pandemia.

El veto deja fuera al representante del Parlamento y reduce el encuentro a los cuatro líderes que en su día fueron elegidos a puerta cerrada por los presidentes de Gobierno o por los ministros de Economía. En consecuencia, la cita de este lunes, como la primera del pasado martes, ha reunido al presidente del Consejo, Charles Michel; a la presidenta de la Comisión Europea; Ursula von der Leyen; a la presidenta del BCE, Christine Lagarde; y al presidente del Eurogrupo, Mario Centeno.

Sassoli reaccionó en un principio bastante airado ante el resultado de una cumbre que no solo le excluía del diseño del plan de recuperación a largo plazo sino que alejaba, además, la posibilidad de cualquier medida de mutualización como los coronabonos defendidos por el Parlamento. “¿Algunos países, que en estos momentos son tímidos [en la respuesta], a quién venderán su tecnología o sus tulipanes?”, se quejó el presidente del Parlamento en una entrevista con la televisión italiana al tiempo que meneaba un ramo de las populares flores holandesas.

El italiano parece haberse resignado desde entonces. Y, por ahora, se conforma con mantenerse en contacto con el resto de presidentes, que le informan de la evolución de sus trabajos. “Sassoli habla a diario con Michel y con Von der Leyen”, señalan desde el Parlamento. “Y será informado después de la reunión de este lunes con Lagarde y Centeno”, añaden esas mismas fuentes.

La coreografía de los encuentros revela, sin embargo, la desconfianza de capitales como Berlín o La Haya hacia las instituciones u organismos a los que se atribuye la defensa del interés común. Fuentes diplomáticas aseguran que durante la cumbre de marzo Merkel incluso intentó dejar fuera del grupo de presidentes a Lagarde, cuya postura a favor de una respuesta fiscal europea masiva también se alinea con el sur.

La composición del grupo, pactada en la cumbre europea del pasado 27 de marzo, ha roto con la fórmula de “los cinco presidentes” que se utilizó en 2014, tras la crisis financiera, para esbozar el plan necesario para completar la Unión Monetaria en 2025. El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, intentó en la cumbre, sin éxito, que el informe sobre la crisis del coronavirus se encargara también a los cinco presidentes. Pero Merkel se negó.

“Angela, ¿cómo es posible que no confíes en un informe elaborado por nuestras instituciones?—, le planteó Sánchez, según fuentes comunitarias. “Porque propondrá cosas que no puedo asumir—, respondió Merkel, convencida de que el informe de los cinco presidentes podría sugerir una mutualización de deuda (vía coronabonos o eurobonos) intolerable para Berlín.

Alemania alejaba así el riesgo de un informe demasiado ambicioso como le pareció el de 2014. En aquel momento, la alineación de los “cinco presidentes” no resultaba demasiado inquietante para Berlín. El presidente de la Comisión, el conservador luxemburgués Jean-Claude Juncker, lideraba el grupo. Y junto a él, el presidente del Consejo, el conservador polaco Donald Tusk, próximo a Merkel; y el presidente del Eurogrupo, el socialista holandés, Jeroen Dijsselbloom, considerado entonces la mano derecha del ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble. La presidencia del Parlamento estaba ocupada por el alemán Martin Schulz, del SPD alemán, socio de coalición de Merkel.

Aun así, su informe no gustó demasiado en Berlín y nunca fue avalado por el Consejo Europeo. El informe fue prácticamente ignorado. Y muchas de sus propuestas siguen pendientes, como el remate de la Unión bancaria, la comunitarización del Mecanismo europeo de estabilidad (MEDE) o el proyecto de Tesoro Europeo. Nada de eso se ha hecho realidad ni tiene visos de ver la luz en los próximos años. A pesar del escaso impacto del informe anterior, Merkel no ha querido exponerse a una repetición de la misma fórmula. Y menos en un momento en que tres de las presidencias (BCE, Eurogrupo y Parlamento) están ocupadas por una francesa, un portugués y un italiano.

LOS COMISARIOS DEL SUR SE DISTANCIAN DE VON DER LEYEN
La fisura entre el norte y el sur también ha llegado a la Comisión Europea, donde varios comisarios meridionales, con independencia de su color ideológico, consideran demasiado timorata la respuesta a la crisis del coronavirus de la presidenta Ursula Von der Leyen. La alemana quiere convertir el presupuesto de la UE en el eje principal de la reactivación económica. Pero ni la envergadura de esas cuentas (apenas el 1% del PIB de la UE) ni su estructura y manejo (las partidas tardan meses o años en ejecutarse) responden a las necesidades de la crisis, según varios miembros de la Comisión. Tanto el comisario francés, el conservador Thierry Bréton, como el italiano, el socialista Paolo Gentilloni, abogan por un fondo de reconstrucción similar al que defiende Francia. Ese fondo, con al menos medio billón de euros, permitiría mutualizar parte de la deuda generada por la crisis, una propuesta rechazada por Berlín y silenciada por Von der Leyen.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here