Expertos consideran que mayo y junio serían los meses más crudos en cuanto a despidos, sobre todo en los sectores considerados como motores generadores de trabajos.

La pandemia del coronavirus y su impacto en la economía podrían ocasionar la pérdida de entre 110 y 150 mil empleos formales al cierre de 2020, mientras que la tasa de desempleo subiría a niveles de 4 por ciento, pronosticaron analistas consultados por El Financiero.

Señalaron que mayo y junio serían los meses más crudos en cuanto a despidos, sobre todo en los sectores considerados como “motores” generadores de empleos: manufacturas, construcción, turismo, comercio y extracción.

Gabriela Siller, directora de análisis de Banco Base, estimó que el PIB se contraerá al menos 3 por ciento este año ante caídas en la inversión y en las exportaciones, así como desaceleración en el consumo, lo que resulta en un estimado preliminar de una pérdida de 110 mil empleos formales.

José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, aseguró que existe el riesgo de que al cierre del año se registre la pérdida de 150 mil empleos con IMSS, cifra que considera una contracción de hasta 3.5 por ciento de la industria.

Marco Oviedo, economista en Jefe para América Latina en Barclays, previó que el empleo podría caer 2 por ciento al cierre del año, lo que llevaría a que la tasa de desempleo subiera a niveles de 4 por ciento en 2020.

Omar Rodríguez, especialista en políticas públicas de empleo, explicó que la escalada en el desempleo implicaría que “gente que tiene empleos formales podría entrar a la informalidad y que otras tantas personas que ahora no participan en la actividad económica tendrían que verse forzadas a buscar trabajo para compensar la pérdida de ingreso familiar”.

En la crisis de 2009 se perdieron 171 mil 713 puestos de trabajo en el IMSS.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here