El comercio exterior de México mantuvo su tendencia negativa al cierre de 2019 y los analistas avizoran un impacto negativo para la actividad económica en el último trimestre del año.

Las exportaciones disminuyeron 2.1 por ciento a tasa anual en diciembre pasado, en las cifras ajustadas por estacionalidad, con lo que sumaron cuatro meses en contracción, de acuerdo con los registros del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Por su parte, las importaciones moderaron su caída, de 8.1 a 5.1 por ciento anual, en noviembre y diciembre, respectivamente, pero hilaron siete meses a la baja.

En la variación mensual las exportaciones subieron 0.5 por ciento, pero las ventas externas de la industria manufacturera cayeron 2.5 por ciento, y esta fue su mayor baja desde octubre de 2016.

Por el lado de las importaciones, éstas bajaron 1.3 por ciento, respecto al mes previo, con caídas en las importaciones de bienes intermedios y de capital.

Analistas de Goldman Sachs indicaron que la baja mensual en las manufacturas y en la importación de bienes intermedios y de capital apuntan a una menor actividad económica y en el gasto en inversión en el corto plazo.

“La debilidad de las importaciones no petroleras, de los bienes de capital en particular, no son un buen augurio para la economía en el corto plazo”, indicaron en un reporte.

Para el subgobernador del Banco de México, Jonathan Heath, las cifras de comercio apuntan a una cifra negativa en el crecimiento.

“Aunque las exportaciones aumentaron 0.47 por ciento en diciembre respecto al mes anterior, los datos de comercio exterior de los últimos tres meses sugieren una caída de las exportaciones para el trimestre y anticipan una tasa negativa para la actividad económica para el cierre de año”, señaló en su cuenta de Twitter.

El último reporte de Oferta y Demanda reveló que el sector exportador fue el principal motor de la economía hasta el tercer trimestre de 2019, lo que permitió contrarrestar el impacto negativo del gasto del gobierno y de la inversión.

Las exportaciones totales tuvieron un avance de 3 por ciento durante diciembre del año pasado, frente a lo reportado el mismo periodo del año pasado, al alcanzar un monto de 38 mil 663.3 millones de dólares.

El incremento de las exportaciones se explicó en mayor medida por el avance de 3.6 por ciento de los envíos no petroleros, cuyo monto creció a 435 mil 130.7 millones de dólares.

En el análisis detallado de este componente, se observó un alza de 9.7 por ciento en los envíos agropecuarios que contrastó con una caída de 0.7 por ciento de las extractivas en 2019.

A su vez, las exportaciones mexicanas de la manufactura reportaron un aumento de 3.4 por ciento, lo que representó su menor crecimiento desde 2016. En su interior, los envíos de mercancías automotrices y no automotrices subieron 3.9 y 3.1 por ciento, respectivamente.

Tendencia negativa en 2019
Las exportaciones acumuladas en 2019 reportaron un fuerte debilitamiento, que es atribuido por los analistas a la guerra comercial entre Estados Unidos y China y un menor dinamismo en la industria del vecino del norte.

Las ventas al exterior crecieron apenas 2.3 por ciento durante 2019, y sumaron 461 mil 115.6 millones de dólares. Este avance fue mucho menor al 10.3 por ciento reportado en el año previo y fue el más bajo desde 2016, de acuerdo con los registros del INEGI.

Hace tres años, los envíos nacionales se contrajeron 1.73 por ciento a tasa anual.

Durante el año pasado “la guerra comercial entre Estados Unidos (EU) y China fue uno de los principales factores para el descenso en las exportaciones, pero no solo en México, sino en todo mundo, mencionó Marcos Daniel Arias Novelo, analista económico de Monex.

Importaciones descienden por primera vez en dos años
De enero a diciembre, el valor de las importaciones de mercancías reportó un descenso de 1.9 por ciento para ubicarse en 455 mil 295.3 millones de dólares, lo que representó su primera caída en dos años, según datos del Inegi.

De manera particular, las compras de bienes de capital (productos que ya están preparados para producir o consumir) se redujeron 8.9 por ciento en 2019.

La importación de bienes de consumo (aquellos productos que se utilizarán en el día al día, como lo son los alimentos o bienes duraderos) cayeron 3.1 por ciento, mientras que la de bienes de uso intermedio (aquellos que se emplean para ser transformados o incorporados a la producción de otros bienes) registraron una variación negativa de 0.8 por ciento.

En el intercambio comercial, México presentó una balanza comercial equilibrada, de acuerdo con el reporte del Instituto.

“En términos generales, se puede esperar un primer trimestre del 2020 débil, proyectamos para las exportaciones totales un crecimiento de 1.5 por ciento, que probablemente podría tener algunos meses negativos”, comentó José Luis de la Cruz, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

Añadió que este comportamiento se explica porque el sector manufacturero estadounidense se está desacelerando y esto incide mucho en las exportaciones e importaciones del país.

“Las exportaciones totales podrían verse positivas durante este primer trimestre del año, gracias al impulso del sector manufacturero y el rubro automotriz”, opinó Jesús Antonio Díaz, analista para CiBanco.

“Las exportaciones pueden recuperase entre un 4 y 7 por ciento, va a ser un trimestre en el cual la tasas de interés de la FED no se van a amover, eso hace que el crédito al consumo y empresarial en EU se mantenga estable y que sigan demandando bienes del exterior”, mencionó por su parte Raymundo Tenorio, catédrático de Tecnológico del Tec de Monterrey.

Analistas económicos de Invex estiman que en 2020 las importaciones se recuperarán, ante una reactivación marginal de la economía mexicana y consideran que es probable que las exportaciones mantengan tasas de crecimiento moderadas por la desaceleración de Estados Unidos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here