Juan Guaidó durante su visita a España el pasado 25 de enero. GETTY

Diosdado Cabello, número dos del régimen chavista, ha declarado que “no le pasará nada” al líder opositor venezolano, Juan Guaidó, cuando concluya la gira internacional que lleva a cabo. Cabello, como otros dirigentes del chavismo, ha optado por restar importancia a Guaidó, reconocido como presidente por una cincuentena de países, y procurar menospreciar el impacto de su proceder en estos días, en los cuales ha vuelto a los grandes titulares de la prensa internacional. “¿Qué va a ocurrir con ‘Juanito Alimaña’ cuando venga?”, se preguntó Cabello en su acostumbrada rueda de prensa de cada lunes, aludiendo Guaidó. “Nada. Así como pasó el año pasado, que no hizo nada, aquí no va a ocurrir nada. Él es la nada, y dentro de 10 días, sus socios de aquí y de allá le van a decir ¿para qué te fuiste?”

Cabello, primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela, ha hecho estas declaraciones mientras muchas personas en privado hacen conjeturas sobre la fecha de regreso de Guaidó al país, y la vía que usará para su ingreso. El año pasado, luego de su primera incursión internacional, el líder opositor venezolano decidió desafiar a las autoridades chavistas, ingresando por el aeropuerto internacional Simón Bolívar, en Maiquetía, luego de llamar usurpador a Nicolás Maduro y erigirse como presidente encargado del país sudamericano. Su ingreso produjo un enorme estruendo de euforia en una población que parecía estar motivada ante la inminencia de un cambio político. La dirigencia chavista, como en otras ocasiones, dejó pasar la provocación, procurando operar en su debilitamiento en el largo plazo.

La semana pasada, en un acto con sus seguidores en el Palacio de Miraflores, Nicolás Maduro llamaba a Guaidó “payaso” y le espetaba, irritado, invocando su fracaso, “¿quién coño te eligió a ti presidente?”. El temor entre la oposición venezolana es que la dirigencia chavista termine por perder la paciencia y busque encarcelar a Juan Guaidó.

El líder opositor acaba de concluir una gira por Europa, España incluida, que ha producido un impacto muy positivo entre sus seguidores en Venezuela. Ahora ha viajado a Canadá para sostener conversaciones con el presidente canadiense, Justin Tradeau, y sesiones de trabajo adicionales con los cancilleres del Grupo de Lima. En el equipo político de Juan Guaidó no se ha descartado una conversación personal con Donald Trump. Guaidó, que aún no tiene fecha de regreso, tiene ya varias acusaciones penales en las entrañas del sistema judicial chavista.

En ciertos sectores radicalizados del espectro político se ha propuesto que Guaidó decida terminar su gira regresando abiertamente por el aeropuerto, acompañado en esta ocasión del dirigente Antonio Ledezma, exalcalde metropolitano de Caracas, hoy exiliado en Madrid, y de Diego Arria, político y diplomático, con amplia experiencia en Naciones Unidas, también forzado a emigrar. El propio Arria, un fiero crítico del chavismo, ha declarado que, tanto él como Ledezma, están dispuestos a acompañar a Guaidó.

Aunque fue muy desdeñoso con su oponente, Diosdado Cabello no dejó de hacer sus habituales advertencias, tomando probable nota de las graves acusaciones hechas en el exterior en contra del régimen chavista, y la acogida del político opositor en Europa. El número dos del chavismo hizo alusión a Arria y a Ledezma. “Más temprano que tarde va a haber justicia, y quienes hoy piden invasiones y sanciones no pueden estar tranquilos. Nadie puede estar diciendo que invadan el país y uno quedarse de brazos cruzados. Ellos pueden llegar, a lo mejor esa pelea tarda bastante. Ahora, los que están aquí que llamaron al ataque, que asuman su responsabilidad, porque serán tratados como atacantes y traidores a la patria”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here