Lautaro, en el entrenamiento de este lunes. MIGUEL MEDINA AFP

Lautaro Martínez camina por Apiano Gentile, la ciudad deportiva del Inter, con la parsimonia del deportista cuando anda sin la alerta competitiva. “Tengo un poco de sueño”, comenta el punta argentino; “ayer me quedé despierto para ver el partido de Racing”. Dos años después de dejar Argentina, al 10 neroazurro aún le persigue la nostalgia del Cilindro de Avellaneda. “A veces, hablo con Milito”, dice. Fue Diego Milito, director deportivo de Racing y campeón de la Champions con el Inter en 2010, el artífice de su llegada a Milán. Una llamada a su amigo Javier Zanetti, vicepresidente del cuadro italiano, inició lo que acabó siendo el traspaso más caro en la historia de Racing: 23 millones.

“Pupi, llévense a Lautaro. Es una apuesta segura”, le aseguró Milito a Zanetti. Tras una primera temporada de transición, en la que estuvo a la sombra de Mauro Icardi —cedido al PSG—, el argentino se ha destapado esta campaña. “Cuando apostamos por Lautaro sabíamos que tenía el valor que está demostrando hoy. En estos últimos dos años, la liga italiana está volviendo a ser la liga de hace unos años. Es un fútbol que te hace crecer como jugador y como persona; es uno de los torneos más difíciles de jugar. Lautaro siempre trabajó muy bien y con gran humildad”, subraya Zanetti. La temporada 208-2019, su primera en Milán, marcó nueve goles en 35 partidos; esta lleva 13 en 20.

Antonio Conte, sin embargo, quiere más. “Ha progresado, pero a sus 22 años todavía tiene un importante margen de mejora. Aún tiene que aprender a ser más malo, más letal. Y para continuar su progreso, debe conservar el fuego sagrado”, asegura el entrenador italiano. “Debe trabajar y trabajar. No tiene que pensar que el gol lo es todo para un delantero; debe jugar para el equipo. Está creciendo mucho, se está convirtiendo en un delantero completo. Nos gusta cuando da asistencias y cuando marca”. El curso pasado, dio una asistencia en 1.761 minutos; ahora suma tres en 1.489.

La operación Vidal

“De espaldas da continuidad, ideal para un defensor como Lenglet que lo encuentre entre líneas. Retrocede perfecto para potenciar a otros, como el caso de Lukaku en el Inter. Se adapta bien a jugar con otro centrodelantero puro. Y pone de frente a interiores como Vecino”, explica Matías Manna, analista de la selección. Y desarrolla: “Tal vez sea más parecido a Kempes que a Batistuta. Aunque sus definiciones en la portería rival se asemejan más al estilo del Bati. Puede convivir y jugar en zonas de gestación y ayudar en estructuras defensivas. Podría ser comparado con un Bakero o un Müller, más que con un 9 típico”, comenta Manna, estudioso del Dream Team de Cruyff. En la última Copa América, Lautaro se ganó un lugar al lado de Messi y de Agüero. “Lautaro y Dybala están llamados a liderar este grupo”, subraya Lionel Scaloni, técnico de la Albiceleste. A Messi le sorprendió el fútbol del delantero del Inter. Si antes de la Copa América, el 10 se imaginaba una delantera con Agüero de compañero, en Brasil dijo que se sentía cómodo con Lautaro.

Tomó nota Scaloni. También la secretaria técnica del Barça. “Es uno de los delanteros que estamos siguiendo. Pero, por ahora, no nos lo podemos permitir”, aseguran. “Lautaro es un jugador que está haciendo una gran campaña, rápido, potente y allí nos hizo un gol de fuerza corriendo al espacio. Además, se entiende muy bien con Lukaku, tienen movimientos mecanizados que les está dando mucho al Inter. Un poco diferente de Luis Suárez, pero bueno son dos delanteros natos que están siempre muy cerca del gol”, lo analiza Ernesto Valverde.

En el Inter se remiten a su cláusula de rescisión: 111 millones. “Su situación no es problemática ni peligrosa. Lautaro es un buen chico y está agradecido al club”, asegura Giuseppe Moratta, consejero delegado del Inter. Arturo Vidal puede ser la opción para abaratar la llegada de Lautaro al Camp Nou. El chileno, conocido de Conte de su etapa en la Juventus, figura en la carpeta del conjunto italiano. Y el exjugador del Bayern, que no lleva bien su papel de revulsivo, vería con buenos ojos reencontrarse con Conte.

El argentino tiene contrato hasta 2023 y afirma que se siente “feliz” en Milán. “Quiero trabajar y demostrar con humildad que estoy a la altura de lucir esta camiseta”, dice Lautaro. Palabras que destaca Conte: “Le toca a Lautaro decidir si quiere convertirse en un jugador top o si quiere quedarse como uno de nivel medio”.

Acompañado de Lukaku, Lautaro Martínez juega para Conte mientras sueña con Messi siempre que no se queda despierto para ver al Racing de Avellaneda.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here