Alberto Fernández, quien encabeza las preferencias para ser presidente en Argentina, advirtió este jueves a las empresas de servicios públicos que congelaría los precios de electricidad y gas natural durante un año, según personas familiarizadas con el asunto.

MetroGAS, distribuidor de gas que abastece el área de Buenos Aires, y las empresas de servicios públicos de la capital, Edenor y Edesur, conocen los planes, señalaron las personas, quienes pidiendo no ser nombradas ya que las conversaciones entre el equipo de Fernández y las firmas son privadas.

Fernández derrotó al actual mandatario, Mauricio Macri, en una reciente votación primaria. Ahora se espera que gane las elecciones el 27 de octubre y lleve al país suramericano hacia la izquierda. De ser así, asumiría el cargo el 10 de diciembre.

Los representantes de Fernández y Edesur no respondieron de inmediato a los mensajes en busca de comentarios. MetroGAS y Edenor no tuvieron comentarios inmediatos.

Reducción progresiva de subsidios
Para frenar el gasto del gobierno en subsidios de energía, Macri ha permitido que las compañías de servicios públicos aumenten las tarifas para hogares y negocios después de años de congelaciones bajo su predecesora Cristina Fernández de Kirchner, quien es compañera de fórmula de Fernández.

Sin embargo, con una inflación de 54 por ciento y las dificultades de los argentinos para llegar a fin de mes, estas alzas han sido muy impopulares, lo que finalmente ayudó a allanar el camino para la rotunda victoria de Fernández en las primarias.

Si Fernández congela las facturas de servicios públicos y subsidia el consumo, eso podría ampliar el déficit fiscal de Argentina después de que Macri lo redujo en virtud de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Si el Gobierno no lograra cubrir toda la brecha entre las tarifas congeladas y los precios del mercado, eso sería malo para los servicios públicos.

Guillermo Nielsen, uno de los principales asesores de Fernández, declaró en una entrevista telefónica que su Gobierno buscaría subsidiar algo del consumo de gas. No mencionó la electricidad.

Fernández ha mencionado libremente durante la campaña que “no dolarizaría” las tarifas de servicios públicos, aunque no está claro exactamente qué implicaría eso.

Pampa Energía, firma de energía integrada que controla Edenor, informó en una llamada del 13 de agosto a los inversores que sus ganancias se verían afectadas negativamente si Fernández cambiaba sus contratos de suministro con el mayorista estatal de electricidad, Cammesa, de dólares a pesos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here