Los datos del Inegi reflejan la mayor caída desde que la institución tiene registros, esto por la desaceleración económica prevaleciente desde el tercer trimestre de 2018.

Las empresas constructoras del país reportaron este martes un ‘derrumbe’ de 10.3 por ciento anual durante mayo, lo que representó la mayor contracción productiva para este indicador desde que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) tiene registros.

El valor de la producción de la construcción acumuló 11 meses consecutivos en terreno negativo durante el quinto mes del año, impactado principalmente por la desaceleración económica que ‘contagió’ a México desde el último trimestre de 2018 y un entorno de incertidumbre en diversos proyectos de inversión.

Analistas de Grupo Financiero Banorte enfatizaron que la economía mexicana ha presentado una desaceleración mayor a la anticipada, derivado en gran parte a dos desafíos, la suspensión de obras en la CDMX y a la lenta reactivación de proyectos de inversión en el sector privado.

“Estos problemas se han visto impactados por la falta de generación de confianza, con efectos adicionales en la demanda agregada y el consumo”, señalaron.

El retroceso que mostró la construcción durante el quinto mes del año se percibió en cinco de los seis subsectores que integran al sector.

Por una parte, el principal pilar de la construcción en México, la edificación, cayó 7.8 por ciento a tasa anual, lo que representó su tercera caída consecutiva. Este subsector aportó el 47.7 por ciento del valor de la producción que generó la construcción en mayo.

La caída más pronunciada del mes se observó en el subsector denominado otras construcciones (montajes, albañilería o instalaciones), al registrar una contracción de 26.8 por ciento anual mientras que los proyectos vinculados a transporte y urbanización disminuyeron 18.6 por ciento.

A su vez, las empresas constructoras que se dedican a actividades de agua, riego y saneamiento reportaron un retroceso de 6.5 por ciento, mientras que los enfocados en electricidad y telecomunicaciones cayeron 6.1 por ciento.

El único componente que registró números positivos durante mayo fue el que contabiliza los proyectos productivos de petróleo y petroquímica, al reportar un crecimiento anual de 35.4 por ciento, su mayor expansión desde diciembre de 2015.

Por otra parte, se pudo observar que los niveles negativos de producción en el sector ya han afectado distintas áreas, como el empleo.

Durante el quinto mes del año, se observó una reducción de 4.7 por ciento anual en el personal ocupado, lo que reflejó 10 consecutivos de contracción para este indicador.

A su vez, las remuneraciones reales de los trabajadores cayeron 0.7 por ciento, mientras que las horas trabajadas también se vieron reducidas en 5.2 por ciento.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here