El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está presionando a sus negociadores comerciales para que cierren pronto un pacto con China con la esperanza de estimular un repunte del mercado, ya que le preocupa cada vez más que la falta de un acuerdo desvalorice las acciones, según personas familiarizadas con el asunto.

A medida que avanzan las conversaciones comerciales con China, Trump ha observado las ganancias del mercado que siguieron a cada señal de progreso, dijeron las personas cercanas al asunto, quienes solicitaron no ser identificadas porque se trata de deliberaciones internas.

El mandatario observó un repunte en las acciones estadounidenses y asiáticas tras su decisión de retrasar un aumento en los aranceles a los productos chinos previsto para el 1 de marzo, dijo una de las personas.

Las dos economías más grandes del mundo se están acercando a un acuerdo final que podría terminar con su guerra comercial de casi un año, resultado que adicionalmente podría impulsar los esfuerzos de Trump para buscar la reelección en 2020. Un nuevo acuerdo comercial le brindaría al presidente estadounidense una victoria muy necesaria tras el fracaso de su cumbre con el líder norcoreano, Kim Jong-un.

Trump, quien se reunió con su equipo comercial el lunes, ha manifestado interés en recibir al presidente chino, Xi Jinping, para una ceremonia de firma de un acuerdo a más tardar este mes. Su entusiasmo por un pacto podría dar forma a decisiones cruciales, tales como el equilibrio entre la presión china para que elimine los aranceles de inmediato frente a los argumentos de los partidarios de posturas comerciales más duras, de mantener inicialmente los gravámenes como medida de presión para asegurar el buen comportamiento de Beijing.

Esto podría proporcionar una apertura para que China selle un acuerdo sin ceder mayor terreno.

“Las concesiones de China probablemente no serán muy considerables ya que muchas de sus demandas son lo que ya planeamos reformar”, dijo el exministro de Finanzas, Lou Jiwei, este miércoles en Beijing, calificando de “poco razonables” algunas exigencias de cambio de Estados Unidos.

La fijación de Trump en el desempeño del mercado de valores ha determinado sus evaluaciones de sus políticas económicas. El personal superior de la Casa Blanca sabe estar al tanto de la manera en que se están desempeñando los mercados cuando son convocados a la Oficina Oval para hablar con Trump, ya que el presidente a menudo pregunta: “¿Qué está pasando con los mercados?”.

Los partidarios de cerrar un acuerdo dentro de la administración han aprovechado esa fijación para reforzar sus argumentos, dijo una persona.

El equipo económico de Trump comentó al presidente que un acuerdo desencadenará un repunte en el mercado, según las personas. Los defensores de un compromiso con China también le han manifestado al presidente estadounidense que es crucial cerrar pronto un acuerdo para aprovechar todo el impulso antes de la elección ya que los beneficios, como nuevas compras chinas de soya estadounidense y otros productos, tendrán un impacto demorado y tardarán un tiempo en repercutir a través de la economía, dijeron.

El personal de comunicaciones de la Casa Blanca decidió no emitir comentarios.

La guerra comercial entre ambos países ha afectado al mercado de valores. Renaissance Macro Research concluyó que el índice S&P 500 sería un 11 por ciento más alto sin el impacto del conflicto. Sin embargo, las acciones estadounidenses han recuperado la mayor parte de sus pérdidas del otoño, cuando los inversionistas estaban más pesimistas respecto a las perspectivas comerciales.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here