La efigie del rey Felipe VI mide 4.4 metros. Foto: AFP

MADRID.- Doscientos mil euros por darse el “placer” de quemar una estatua del rey Felipe VI de España. Es lo que proponen en la feria de arte contemporáneo ARCO de Madrid dos artistas españoles acostumbrados a la polémica.

La estatua, de 4.44 metros de alto, reproduce al monarca en posición firme y mirando al frente, con traje azul, corbata verde (el color fue elegido porque cada letra representa la primera de cada palabra de la frase ‘viva el rey de España’) y camisa blanca.

La obra, calificada de “provocación” por la prensa conservadora española, se llama Ninot, el término con que se conoce en Valencia a los muñecos de grandes dimensiones que cada año se queman en la fiesta grande de la ciudad, las Fallas.

La escultura está expuesta en la feria ARCO que, por cierto, será inaugurada hoy por el rey. En la venta se incluye una peculiar cláusula por la que el comprador “se compromete a que la obra sea quemada”, explica Luis Navarro, colaborador de uno de los dos artistas, Santiago Sierra. El otro es Eugenio Merino.

Cuando se queme, sólo quedará una calavera, ya que los demás materiales —madera, cera, cartón, textiles, cabello— son inflamables.

VARGAS LLOSA

El Nobel de Literatura peruano-español, Mario Vargas Llosa, calificó de “provocación” la obra Ninot. “No tiene ninguna gracia, no hay ninguna creatividad, es la pura provocación”, resaltó el escritor tras la charla inaugural que protagonizó en el Foro de ARCO. No obstante, señaló que le parecía “bien” que ARCO permita que estén estas “malas creaciones”. En cuanto a la presencia de Perú en la feria como país invitado, señaló que es “maravilloso” que su país natal esté presente en Madrid “como hecho cultural”, y no por la existencia de “dictaduras, guerras o terrorismo”.

Por su parte, la galería finlandesa Forsblom expone la obra Nuestros reyes favoritos, del artista Riiko Sakkinen, en la que aparece Felipe VI acompañado de nombres de “otros reyes” como Melchor, Gaspar, Baltasar, el Rey León, Martin Luther King o Burger King. Según señaló el propio artista, frente a su obra, que no pretende ser “tan directa” y que deja libertad al espectador, cree que el Ninot es “muy fácil, simple y superficial”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here