Política
09/08/2018

'El PAN podría hacerse chiquito'

Luis Felipe Bravo Mena ha recibido en los últimos días varios mensajes de correligionarios que le dicen que se le ha "pasado la mano" por advertir que el PAN corre el riesgo de desaparecer tras el descalabro electoral del 1 de julio.

Pero el dos veces ex dirigente nacional sostiene lo dicho: si los panistas no dejan a un lado la "politiquería" van derechito al precipicio.

Integrante de un reducido grupo que busca generar consensos con miras a la renovación del liderazgo del panismo, Bravo Mena advierte que el blanquiazul recibe cada vez menos votos en la elección presidencial.

"Los panistas están en un periodo de reflexión y de discusión sobre el futuro del partido; de reflexión para entender el por qué de los resultados, dónde estuvieron los aciertos, dónde se produjeron los errores. Hay un ambiente de discusión, a veces no tan pausado como debiéramos tenerlo para tener conclusiones válidas para nuestra estrategia hacia adelante, pero finalmente es un periodo de debate interno.

"Y se combina además con una acelerada competencia por la presidencia del partido. Estamos en este ambiente, a veces es ríspido, pero yo estimo que debemos hacer un esfuerzo por que las ansias por definir quién asume las jefaturas estatales o nacional sea sometido a un proceso de más pausada reflexión y pensamiento en colectivo para darnos la oportunidad no solamente de elegir quién preside, sino definir el papel del partido frente a la nueva etapa del País".

Usted ha advertido del riesgo de desaparecer. ¿Qué hacer para sortear ese riesgo?
¿Por qué lo digo en forma tan dramática para algunos? Ya tengo algunos compañeros que me han escrito mensajes diciendo que se me pasa la mano al decirlo, pero estoy convencido de que ese es un riesgo real. ¿Por qué? Porque estos resultados de hoy, que son malos aunque hayamos tenido triunfos muy destacados, estos malos resultados nos ponen frente a una evidencia: hay un descenso permanente de votos para el PAN.

Cada elección presidencial tenemos menos votos y este descenso tiene causas remotas, no es de ayer solamente. Y es que el PAN gestionó muy mal su derrota de 2012. No se detuvo a pensar qué debía hacer para refortalecerse. Ahora estamos en riesgo otra vez de hacerlo: si volvemos a cometer el error es por lo que digo que el PAN está en riesgo de desaparecer, porque esta vez ya vamos sobre menos votos, pero además sobre una situación muy deteriorada del partido en muchas partes del País.

Y en una disputa de grupos en el escenario nuevo, en el que hay un poder concentrado en una persona y en un sólo actor político, un partido sin una clara visión de lo que necesita ser, sin una redefinición de su misión histórica política en el País, pues es un partido que va a desaparecer porque elegir un presidente de partido sin la clara visión de lo que tiene que encabezar es mandarlo a la nada y a una institución que le tiene que hablar a los ciudadanos, y los ciudadanos no van a encontrar en el mensaje del PAN algo atractivo que significa un volver a atraer el voto del ciudadano.

¿Cómo sortear este trance?
Lo primero, hacer un alto en el camino. Pensar que con una maniobrita aquí, que con una jugada acá, vamos a salir, es una equivocación gravísima: tenemos que detenernos a pensar el nuevo momento, los nuevos retos que nos crea el surgimiento de este poder concentrado --por voluntad de los ciudadanos, de este legitimado hegemonismo político-- qué hacer con una convicción democrática de defensa de libertades.

¿Hay condiciones?
Hay elementos que nos deberían llevar a hacerlo. No sé si todos los miembros y dirigentes del partido están convencidos de esto porque creo que para muchos pesa más quién es el presidente y quién se coloca aquí y allá, y eso va a ser un gran obstáculo para darnos la oportunidad de repensar al PAN.

Hay que darle la vuelta a la politiquería...
Así es: hay que pensar en la política grande, no en la politiquería de corto plazo ni de una miopía enorme (...), pero hay tendencias y factores que no ayudan a este relanzamiento profundo del PAN. Yo digo que el PAN tiene tres erres en este momento: reconciliación, reorganización y relanzamiento.

¿Cuál es el mayor riesgo para el PAN? 
Perdernos en la coyuntura inmediata y otra vez repetir la historia de una disputa de grupos y facciones para ver quién se queda en la dirigencia y luego el grupo que gana camina desplazado a todos y va haciendo chiquito al PAN. Pero soy optimista y por eso estamos dando la batalla.

Fuente: 
REFORMA

Se el primero en comentar