Política
21/04/2017

Caso Yarrington salpica a Eugenio Hernández

Mandato. Eugenio Hernández Flores, acompañado de su esposa, Adriana González, en diciembre de 2010, al presentar su sexto informe como gobernador de Tamaulipas.

CIUDAD DE MÉXICO.- Pese a que en 2013 fue descartada por la PGR una investigación directa en su contra, en las primeras indagatorias que en 2012 se hicieron en el caso Yarrington, un testigo colaborador del caso Yarrington involucró a Eugenio Hernández, exgobernador de Tamaulipas, con presuntas redes de prestanombres, delincuencia organizada y omisión en el combate al narcotráfico en el estado.

Según consta dentro de la averiguación previa PGR/SIEDO/UEIDC5/240/2012, iniciada contra Tomás Yarrington, el testigo identificado como Pitufo declaró que, al igual que su predecesor, Tomás Yarrington, durante la administración de Hernández se permitió en territorio tamaulipeco el libre paso de los cárteles de la droga.

“En esa época se apoyaba a los Zetas a través de la policía, quienes colaboraban con la organización siendo omisos en sus funciones, es decir, no molestaban las tienditas de ventas de droga, ni detenían las caravanas de autos de los miembros de la organización, no realizaban operativos en los bares que controlaba la organización, así como los funcionarios del municipio expedían los permisos para la venta de alcohol sin muchos requisitos”, señaló.

Incluso, refirió que, a meses que asumió Eugenio Hernández como gobernador, puso como secretario a José Ives Soberón, quien a su decir fue recomendado por el crimen organizado para ocupar el puesto de secretario de Seguridad Pública Estatal.

Pitufo detalló que también en el nombramiento del director de los penales de Tamaulipas, Horacio Sepúlveda, “intervinieron los Zetas para que fuera designado” en mayo de 2005. Dicho funcionario fue destituido cinco años después, a dos semanas de que finalizara la administración de Hernández, por la fuga de 141 reos del penal de Nuevo Laredo.

Buscado en EU

En el transcurso de la semana se reveló que el pasado 8 de febrero una corte de Texas emitió una segunda orden de detención en contra Eugenio Hernández Flores. La primera data de mayo de 2015.

Y es que la Corte de Distrito Sur de Texas, división Corpus Christi, reiteró en el auto de acusación formal que, entre 2008 y 2015, Hernández Flores y su cuñado Óscar Manuel Gómez Guerra lavaron cerca de 30 millones de dólares mediante la compra de bienes inmobiliarios en McAllen y Austin, Texas.

Advertencias

Un documento elaborado en 2011 para el recién ungido gobernador de Tamaulipas, Egidio Torre, y hecho llegar a Excélsior por fuentes de esa administración señala que la explosión de la delincuencia organizada se aceleró a partir de 2005, al comenzar la gestión de Eugenio Hernández.

“Al Cártel del Golfo le fueron cedidas plazas completas, grandes, medianas y pequeñas, es decir todo: comandancias, jefaturas de grupo, Ministerios Públicos y policías en general, así como peritos”, señala el texto.

El documento también advirtió a Torre Cantú que “por desgracia”, para ese entonces, “con los Zetas no se puede discutir, pues se hace lo que ellos quieren o se pasa a la fase violenta, mientras que con el Cártel del Golfo sí se puede hablar y llegar a un entendimiento”.

Prófugo

Eugenio Hernández, es buscado por la DEA (Administración para el Control de Drogas, por sus siglas en inglés).

El exgobernador de Tamaulipas está acusado de conspirar para lavar dinero y de ayudar a facilitar operaciones ilegales de transferencias de dinero.

La Corte de Distrito Sur de Texas, división Corpus Christi, ordenó el arresto de Eugenio Hernández y su cuñado por el lavado de alrededor de 30 millones de dólares mediante la compra de bienes inmobiliarios en McAllen y Austin, Texas.

En octubre de 2012, Hernández Flores aseguró que el origen lícito de sus bienes y cuentas bancarias es lícito, ya que se dedicó al ramo de la construcción antes de ser gobernador.

EN MÉXICO NO TIENE ORDEN DE CAPTURA: PGR

Aunque en Estados Unidos Eugenio Hernández, exgobernador de Tamaulipas, es requerido por tres delitos, las autoridades mexicanas no cuentan con una orden de captura en contra del exmandatario.

Según la Procuraduría General de la República (PGR), por el momento las autoridades mexicanas no tienen ninguna petición girada por un juez para que Eugenio Hernández sea detenido.

“No tengo ninguna información de una orden de aprehensión ni tampoco se hace un requerimiento a las autoridades extranjeras para su localización”, mencionó el subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales de la PGR, Alberto Elías Beltrán, en entrevista con Ciro Gómez Leyva.

De acuerdo con las investigaciones realizadas por las autoridades de EU, Eugenio Hernández, junto con su cuñado, Óscar Gómez, realizaron lavado de dinero y transmisión ilegal  de dinero, delitos por los cuales son requeridos por la Corte Federal del Distrito Sur de Texas con sede en Corpus Christi. Ambos cargos fueron presentados desde junio de 2015.

La última acusación en contra del sucesor de Tomás Yarrington, quien será extraditado a Estados Unidos, es por engañar a tres bancos en Texas para obtener productos financieros, entre los años 2008 y 2014.

Fuente: 
EXCELSIOR

Se el primero en comentar