Opinión
12/09/2017
ASTILLERO | Julio Hernández

Peña: la inviabilidad escénica

ASTILLERO | Julio Hernández

INSTALAN COMISIÓN PARA ATENDER A DAMNIFICADOS EN OAXACA. En el cuarto día de evaluación de daños en el Istmo de Tehuantepec, el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, instalaron la comisión de delegados federales y estatales que atenderá con prioridad a cada uno de los 41 municipios afectados por el sismo del pasado jueves. La misión de cada funcionario será levantar el censo de las casas y comercios afectados, para que puedan acceder a los recursos del Fondo de Desastres Naturales

 Promesas, discursos, asomos

 Desunido, PAN gana cargos

 Monreal, Morena, AMLO

En términos gráficos, discursivos y políticos,Enrique Peña Nieto pareciera no ser capaz de leer con precisión el pulso social mexicano (y, junto a él, en desafortunadas réplicas políticas, los gobernadores y los miembros del gabinete federal), en particular el relacionado con la más reciente de las tragedias, la derivada del sismo de la semana que acaba de pasar.

Padece de especial descrédito el formato de las reuniones de cúpulas administrativas que rinden parte de las muchas cosas buenas que dicen estar haciendo para resolver determinado problema, vacuo ceremonial al que se agregan largas intervenciones oratorias del ocupante de Los Pinos para dar por constatados los informes alegres de sus subordinados o para encontrar detalles y omisiones que le llevan a encargar, de buena o mala manera, que se subsanen los errores y los funcionarios del caso redoblen esfuerzos.

Los aparatosos recorridos de zonas en desgracia se han convertido en trampolines para la propaganda de los gobernantes, inmersos en la realidad popular durante asomos tan efímeros como insustanciales, a veces más caro el costo de los traslados y movilizaciones oficiales que el monto de lo que se llegara a distribuir como ayuda entre los damnificados (comprobadamente falsas muchas de las promesas de reconstrucciones, inversiones y rehabilitaciones). Ayer, Peña Nieto reincidió en esos formatos que terminan provocando más irritación que alivio: planteó objetivos, trazó rutas de trabajo e incluso encomendó a los ciudadanos que sean ellos quienes no permitan que haya lucro con la tragedia.

El Partido Acción Nacional se ha quedado con dos de los principales cargos directivos del Poder Legislativo federal. Pero, irónicamente, esa fuerza está repartida entre dos grupos crecientemente antagónicos: el calderonista, que con procedimientos altamente impugnados fue colocado por el PRI en la presidencia de la mesa directiva del Senado, en la persona de Ernesto Cordero (a quien sus propios compañeros de partido acusaron de traidor), y el anayista (por Ricardo Anaya) que, luego de una escaramuza que retrasó la designación de la correspondiente mesa directiva (por el tema del pase automático del #FiscalCarnal), ha instalado a Marko Antonio Cortés Mendoza en la presidencia de la Junta de Coordinación Política de San Lázaro.

El avance panista en el organigrama legislativo obedece a las negociaciones entre partidos, conforme a reglas no escritas y acuerdos cumplideros a la palabra. Con las dos designaciones (Cordero y Cortés) se fortalece la ilusión óptica de que los dos principales partidos en el escenario político son el PRI y el PAN (relegando a Morena, cuya fuerza en ascenso podría tener la adecuada proporcionalidad en la integración de las cámaras a partir de la elección del año próximo).

Además, el PRI progresa en su proyecto de dividir las filas de sus opositores, dando posiciones a representantes de dos corrientes panistas en guerra. Recuérdese que, consciente de su condición desventajosa ante el electorado, el Revolucionario Institucional alienta todas las opciones que signifiquen división entre sus adversarios, en busca de ganar la próxima presidencia a partir de ser la mayor de las minorías.

Fuente: 
LA JORNADA

Se el primero en comentar