Opinión
18/05/2017
CONTRALÍNEA | Gabriela Gallegos Ávila*

“El Narco y el Gobierno, vienen del mismo vientre”

CONTRALÍNEA | Gabriela Gallegos Ávila*

“Actuaremos con firmeza y determinación para detener y castigar a los responsables” dijo el Presidente Enrique Peña Nieto, ante los miembros del sindicato de gobernadores (CONAGO), reunidos en Los Pinos, para atajar la ola de violencia contra los y las periodistas de nuestro país.

Y me pregunto… ¿cómo lo hará, si en México El Narco y el Gobierno, vienen del mismo vientre?

Qué extraña paradoja. Y más cuando lo que motivó la reunión de gobernadores con Peña Nieto, fue justo la muerte del compañero Javier Valdez, quien acuñó la frase que da título a esta columna.

Y no es una expresión hecha a la ligera.

No, tiene el soporte de casi 30 años investigando en el infierno, como él mismo decía, dando rostro y nombre a las víctimas, en lugar de contar los muertos. Referente obligado para periodistas locales, nacionales e internacionales sobre el tema de narcotráfico en México.

Ese era Javier, un compañero que conocí en la Casa de los Derechos de Periodistas, con quien nos tocó a muchos dibujar una y otra vez el escenario que diariamente se enfrenta en los estados y compartir, incluso, la terapia colectiva que a veces tomábamos en las reuniones de “La Casa”, y que nos revelaba que no estábamos curados, que el dolor y el miedo, seguía allí.

Hoy, luego que 12 balas le quitaron la vida, por vez primera el gobierno federal, convoca a los gobernadores para atender la violencia contra periodistas y defensores de Derechos Humanos.

Y anuncia tres medidas que calificó de extraordinarias para frenar la violencia contra los y las periodistas:

1. Fortalecer estructura y presupuesto asignado para personas defensoras de derechos humanos y periodistas.

2. Establecer esquema nacional de coordinación con entidades federativas y protocolos de acción para protección a periodistas.

3. Fortalecer la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos, cometidos contra la Libertad de Expresión, que consistirá en más personal, y contacto y diálogo con la sociedad civil y el gremio.

Ojalá que el Presidente hoy si pase del dicho al hecho, porque es claro que el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, gasta la mayor parte de su presupuesto en mantener su estructura y un porcentaje menor en lo que es su objetivo principal, el de proteger a periodistas y defensores.

Es claro que en los hechos la ley relativa, está totalmente rebasada por los acontecimientos que se registran a lo largo y ancho del país, por ello se hace necesario un nuevo estudio que la reforme y adecue a la realidad. No se trata solo de más presupuesto.

Pero además, cómo creer que en la recta final de su gobierno, Peña Nieto si cumplirá su promesa con los periodistas, si es justo su sexenio el que se ha caracterizado por estar acompañado de la camarilla de gobernadores más corruptos de la historia.

Y que a cinco años de vigencia, esta ley general no ha permeado adecuadamente en los estados, no obstante, hoy propicia el escenario para que los mandatarios estatales cumplan no sólo con los esquemas de coordinación que con antelación se comprometieron, al firmar el convenio de colaboración, sino impulsando la construcción de leyes estatales que realmente protejan a los periodistas y defensores de derechos humanos.

Qué lástima que el gobernador de Durango, José Rosas Aispuro Torres, se haya inscrito entre los siete gobernadores que no acudieron a la cita de Los Pinos, por no tener tiempo en su agenda para la reunión, o porque simplemente el tema de los periodistas poco le importa.

Sin embargo hay que decir que Durango, es un ejemplo de cómo se soslaya esa obligación y se legisla para “taparle el ojo al macho” http://www.yancuic.com/opinion/en-ley-de-proteccion-siguen-legislado-par...

Porque aquí, no sólo se hizo una ley de protección que únicamente de ello tiene el nombre, sino que se reformó la ley orgánica de la Fiscalía General de Durango, para cambiar el nombre de una de las vice fiscalías y simular que atendían la obligación de una Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra de la Libertad de Expresión. La Vice fiscalía de Derechos Humanos y Atención a Víctimas, Protección a Periodistas y Personas Defensoras de Derechos Humanos, es lo que tenemos a cambio.

Y luego de ocho meses de este gobierno y dos años del anterior, no existe el reglamento de la ley, ni se ha instalado la oficina local de Coordinación y Enlace ni se ha designado al “Encargado General”.

Situación que pone en la mesa la falta de voluntad política del anterior y actual gobierno para atender el tema.

No hagamos cosas buenas que parezcan malas, alejemos de la “Tierra de los Alacranes”, el rumor, ruido, bisbiseo, secreteo, ronroneo, cuchicheo, de que:

“El Narco y el Gobierno, vienen del mismo vientre”

¡Mejor hay que mandar obedeciendo!

 

 

*Enlace en Durango de la Casa de los Derechos de Periodistas, A.C.

Y miembro del Colectivo Nacional de Alerta Temprana de Periodistas y Defensores de Derechos Humanos.

Se el primero en comentar