Opinión
16/04/2018
SANJUANA MARTÍNEZ

“El Bronco” y Carlos Salinas de Gortari

SANJUANA MARTÍNEZ

¿Cuánto costaron las trampas de las firmas de Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco” para conseguir su candidatura “independiente” a la Presidencia? ¿Quién está acompañando al gobernador de Nuevo León con todo su poder para finalmente lograr que su nombre aparezca en la boleta electoral?

Hay un nombre unido a “El Bronco”, un poderoso político, su nombre es Carlos Salinas de Gortari. Su relación con el gran operador del sistema político mexicano, es bastante conocida. Los unió en su momento el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Nuevo León, el lugar de origen de la familia paterna del ex presidente más odiado del país.

La relación de “El Bronco” y Salinas de Gortari es pública, pero no transparente. No sabemos lo que ambos, han negociado en lo oscurito para obtener sus objetivos, propósitos que son los mismos: el poder por el poder, el beneficio de ellos y unos cuántos. En definitiva, la misma filosofía que ha sostenido el PRI durante décadas.

Últimamente la vieja amistad entre ambos, conlleva otros fines: restarle votos a Andrés Manuel López Obrador. Y a eso, precisamente obedece la validación del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) de avalar su candidatura.

Los magistrados Felipe Fuentes Barrera, José Luis Vargas Valdez, Indalfer Infante y Mónica Aralí Soto Fregoso que votaron a favor de “El Bronco” no conocen la vergüenza, pero si los beneficios de la sumisión del poder ante Enrique Peña Nieto y Carlos Salinas de Gortari. ¿Qué recibieron estos magistrados a cambio de avalar esta mega-transa? Por favor, no olviden sus nombres, ni sus rostros.

Los cuatro magistrados tienen vínculos con el poder político. Tres fueron propuestos por el PRI y uno por el Partido de la Revolución Democrática (PRD ).
Las irregularidades detectadas por el Instituto Nacional Electoral (INE) son contundentes: 58 por ciento de las firmas de El Bronco son apócrifas, 80 mil 995 firmas no fueron encontradas en la lista nominal, 158 mil 532 simulaciones de firmas, 205 mil 721 son fotocopias de firmas, 23 mil 644 son documentos inválidos.

¿Por qué fue avalada la candidatura de El Bronco con semejantes irregularidades? Es obvio. Porque tiene un poderoso padrino, o más bien, dos: Enrique Peña Nieto y Carlos Salinas de Gortari.

La sombra de las irregularidades en su candidatura perseguirá a El Bronco durante su campaña electoral a la Presidencia, también el hecho de haber sido el gobernador más breve de los últimos años en Nuevo León. Jaime Rodríguez Calderón quien prometió no abandonar su puesto, resultó ser un buen chapulín. Claro, prefiere chapulinear sabiendo que su silla de gobernador lo espera después del 1 de julio que pierda.

El récord de promesas incumplidas de “El Bronco” ha quedado inscrito en los libros de historia. Los ciudadanos siguen sintiendo la inseguridad como el mayor de sus problemas. En su primer año de gobierno, ocurrieron 644 asesinatos, un 42.7 por ciento más que los registrados en 2015 y un 31.4 por ciento más que los de 2014. Es por eso, que solo el 9 por ciento de los ciudadanos se siente seguro de vivir en Nuevo León.

Los casos de corrupción persiguen también a Jaime Rodríguez “El Bronco”. El primer escándalo de su breve administración fue el llamado “cobija-gate”, un sobre precio en las cobijas que entregaría su gobierno a los más pobres de los pobres. Compraron 200 mil cobertores a precios inflados. Cada uno costó 144.9 pesos, cuando en el mercado se venden a 51 pesos. El total de la adquisición fue de 28.9 millones de pesos.

Inmediatamente después de su llegada, su calidad moral y ética quedó en entredicho por estos casos. Su principal ficha, el procurador Roberto Flores, se vio obligado a renunciar, luego de la denuncia de sus cheques sin fondos entregados en Estados Unidos y otro tipo de irregularidades en el desempeño de sus funciones.

La corrupción cubrió distintas instancias del gobierno: Isssteleón, Secretaría General de Gobierno, Secretaría de Desarrollo Social, Comunicación, Obras Públicas, las Secretarías de Salud y Educación, Metrorrey, Agua y Drenaje, Simeprode, Sistema Estatal de Caminos, los contratos y proyectos de Monterrey VI y su vinculo con KIA y el Parque Fundidora.

En fin, El Bronco tiene ya suficientes méritos para volver a formar parte importante de la reestructuración del sistema político mexicano encabezado por el capo di capi. No tiene posibilidades de ganar, pero si de declinar a favor de Meade o de Anaya o de quién mande el jefe de jefes, quien por cierto acaba de celebrar su 70 cumpleaños y fue acompañado por Peña Nieto, Luisa María Aguilar y Emilio Gamboa.

Revisar la lista de asistentes al cumpleaños del innombrable, es suficiente para darse cuenta del poder que aún ostenta. En el besamanos, estuvieron los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación: Aguilar, Jorge María Pardo y Eduardo Medina Mora, el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete, el secretario de Salud, José Narro, por supuesto, la secretaria de Sedatu, Rosario Robles, el titular de Segarpa, Batlazar Hinojosa y su amigo Diego Fernández de Cevallos, y varios gobernadores.

Las manos sucias de Salinas de Gortari ensucian a muchos otros. Y esas manos ya están dentro de la contienda electoral. Así están nuestras instituciones frente a las próximas elecciones. ¿Qué podemos esperar después del fraude de las firmas de “El Bronco”?

Nuestra única esperanza será sacar el tigre que llevamos dentro y defender el voto, nuestros votos; salir en masa a votar y en masa defender la elección y la voluntad popular.

www.websanjuanamartinez.com.mx
Twitter: @SanjuanaMtz
Facebook: Sanjuana Martinez

Fuente: 
SINEMBRAGOMX

Se el primero en comentar