Mundo
21/06/2018

Salvini deja en la mar otro barco con 224 inmigrantes a los que llama “carne humana”

El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, ha negado la entrada en su país a un barco con bandera holandesa de la ONG alemana Lifeline con 224 inmigrantes rescatados frente a Libia. Salvini intervino en sus ya habituales directos en las redes sociales para explicar qué está sucediendo con el buque y les acusó de no respetar las ordenes de la Guardia Costera italiana y libia: "La Guardia Costera italiana les ha escrito para que no se movieran, que se ocupaba Libia, pero estos desgraciados, incluso poniendo en peligro la vida de los inmigrantes en estos botes, no han escuchado a nadie y han intervenido cargando a la fuerza el valiosa cantidad de seres humanos, de carne humana a bordo".

Salvini ha advertido que "las ONG no pisarán nunca más los puertos italianos", un nuevo caso tras el del Aquarius hace más de diez días. En esa ocasión, el buque de las ONG Médicos sin Fronteras y SOS Mediterranée tuvo que desviar su rumbo hasta Valencia (España), acompañado de dos barcos de la guardia costera italiana.

Salvini añadió que se ha mandado una nota oficial a la Embajada de los Países Bajos en Roma para saber si la embarcación de esta ONG es de este país. Y agregó: "Este barco Italia lo va a ver solo en postal porque las reglas se respetan. Queremos acabar con la mafia de la inmigración clandestina que causa miles de víctimas", aseguró el también líder de la ultraderechista Liga, que agregó que no permitirán la existencia de los "taxis del mar que luego desembarcan en Italia". El ministro del Interior atacó a las ONG, de las que dijo "no hacen voluntariado" sino que "ayudan al tráfico de seres humanos". Salvini añadió sobre los rescates: "Estos falsos socorristas miran más a la cartera que a salvar vidas". Al hablar de los países a los que pertenecen los barcos indicó: "Llevaos a toda la carga de seres humanos a Holanda, o a Gibraltar, a Reino Unido, a España, a Francia o donde queráis. Italia no se puede hacer cargo de los costes económicos y sociales de una inmigración fuera de control".

Por otra parte, el ministro de infraestructuras y Transportes, Danilo Toninelli, también informó de que el barco de Lifeline está actuando "en aguas libias fuera de las reglas del derecho internacional" y que "han embarcado a 250 náufragos sin tener los medios técnicos para garantizar su seguridad".

Fuente: 
EL PAÍS

Se el primero en comentar