Mujeres
25/05/2018

Debra Perelman, nueva reina de la belleza cosmética

La empresaria, de 44 años, se convierte en presidenta de Revlon que controla las marcas Elizabeth Arden, Almay, American Crew y Mitchum. Es la primera mujer en acceder al cargo

Cambio de guardia en el conglomerado de la belleza Revlon. La elegida para liderar la compañía es Debra Perelman. Lleva dos décadas trabajando para la firma de cosméticos y con su ascenso se convierte en la primera mujer que la dirige, lo que le permite entrar de paso en el restringido club de las ejecutivas de empresas que cotizan en Wall Street. Es la hija de Ronald Perelman, que controla la sociedad y de las 50 mayores fortunas de EE UU.

Hace solo cuatro meses que Perelman se puso al frente de las operaciones de Revlon, que en su cartera de productos controla las marcas Elizabeth Arden, Almay, American Crew y Mitchum. La empresaria tiene 44 años de edad y empezó a trabajar para la compañía en 1998, una década después de que su padre la adquiriera. El equipo de relaciones públicas se apresuró para dejar claro que no hay nepotismo.

“Es un buen momento para que la compañía esté liderada por una mujer”, comentó la ejecutiva tras su nombramiento. Conoce bien el funcionamiento de la compañía y del negocio, gracias a que ocupó puestos de liderazgo mientras escalaba posiciones. Es un hecho, dice, que su padre es el principal accionista. Pero insiste que eso no tiene nada que ver con su nombramiento para llevar los mandos.

“Revlon forma parte de mi vida personal y profesional desde hace más de 20 años”, insiste. La revista Forbes calcula la fortuna de Ronald Perelman en 10.200 millones de dólares. La mueve a través de su propio fondo de inversión, que invierte desde compañías en la industria de la confección hasta el fabricante de los vehículos militares Humvee. Como su hija, aprendió el arte de los negocios de su padre, Raymond.

Revlon tuvo ventas el año pasado por valor de 2.700 millones. Actualmente solo el 5% de las compañías que cotizan en Wall Street están dirigidas por mujeres, como Mary Barra en General Motors o Indra Nooyi en PepsiCo. También son escasas entre los gigantes de la belleza. Avon acaba de nombrar a Jan Zijderveld consejero delegado, en sustitución de Sheri McCoy, que reemplazó a su vez a Andrea Jung. Estée Lauder y L´Oréal también están lideradas por hombres.

Ronald Perelman, que tiene ocho hijos de cinco mujeres diferentes, también es conocido por su pasión por las obras de artes. Cuenta con colección que incluye miles de piezas. Hace dos años el magnate neoyorquino anunció una donación de 75 millones para la construcción de un centro artístico en el World Trade Center. Y entre sus mejores amigos tiene al actual presidente Donald Trump.

El mundo cambia tan rápido, dice el inversor, que no hay margen para adoptar una posición pasiva. Por eso trata siempre de ir por delante en el juego. Pero su hija toma el mando en un momento complicado. Fabián García renunció a comienzos de año incapaz de impulsar las ventas. La compañía necesita algo más que campaña con las modelos Adwoa Aboah y Ashley Graham de embajadores de belleza.

La estrategia de Debra Perlman para revertir las fortunas pasa por utilizar las nuevas tecnologías digitales para entender lo que quiere sus clientas y poder así diferenciar a sus marcas de la competencia. Porque como dice la ejecutiva, es un negocio muy dinámico por las nuevas formas de venta de sus productos vía Amazon y otras plataformas electrónicas, o competidores como las cadenas Sephora y Ulta.

Revlon fue fundada por los hermanos Charles y Joseph Revson en 1932. Empezó vendiendo pintura para uñas y de ahí expandió a los productos para el cuidado de la piel, para el pelo y cosméticos. “Como compañía de belleza entendemos y pensamos en la mujer”, concluye la ejecutiva, “por eso creo que tener a una mujer liderando el conglomerado es un increíblemente excitante”.

Fuente: 
EL PAÍS

Se el primero en comentar