Mujeres
20/01/2018

Al menos una mujer al día debe dejar su trabajo por violencia de género

CSI-F denuncia la falta de datos especializados y pone en marcha una campaña para detectar la violencia de género en el trabajo

Madrid.- Una mujer al día, por lo menos, deja su trabajo “de manera total o parcial” por violencia de género, según el sindicato CSI-F. Las cifras de la central, con una representación muy significativa entre los trabajadores públicos, señalan que entre 2013 y 2017 se firmaron casi 1.400 contrato laborales de sustitución de trabajadoras víctimas de este tipo de violencia. Lo que supone una media cercana a uno por día laborable en este periodo.

Desde el sindicato, se señala que este es solo un dato que revela la existencia de un problema mucho mayor, y se señala que la cifra que refleja la estadística laboral probablemente sea muy superior, ya que, en realidad, hay 42.000 denuncias por trimestre. “Solo son la punta del iceberg”, ha señalado Marian Mur, secretaria de Igualdad, en la presentación de una campaña puesta en marcha para detectar de forma precoz la violencia de género en el ámbito laboral.

“No hay datos estadísticos de cuál es la incidencia en el ámbito laboral”, ha continuado Mur. “Esto [en referencia a los contratos de sustitución] es lo único que hemos podido rescatar”. La sindicalista ha vuelto a señalar que esa cifra es solo un indicio de un problema mucho mayor que es muy difícil de cuantificar en el mercado laboral: “Hay muchas mujeres a las que despiden, otras a las que el maltratador no les deja trabajar, las que están en la economía sumergida…y todo eso no aparece aquí”.

Mur deduce que el problema debe ser mucho mayor que el que dice el titular de una mujer al día deja su trabajo por la violencia de género: “Hay unas 42.000 denuncias al trimestre. Todavía no hay números de 2017, pero deben ser unas 168.000. Estos contratos son solo la punta de iceberg”.

El sindicato ha organizado esta mañana un encuentro en el que han participado algunos víctimas de la violencia machista para explicar su particular calvario. "Mi jefa me despidió cuando le dije que mi novio me estaba vigilando y controlando cuando iba y volvía del trabajo", ha explicado Jessica Pagón, quien ha participado en el encuentro informativo junto a un grupo de víctimas que han conseguido rehacer su vida gracias al apoyo de la Asociación Ilicitana contra la Violencia de Género (AIVIG).

Como Sandra Moreno, que tuvo más suerte en su ámbito laboral ya que sus compañeros de trabajo le abrieron los ojos para entender que sufría maltrato desde hace ocho años. "Llegaba tarde al trabajo, con ansiedad, y una compañera me dijo que preguntara en Mujeres 24 horas para ver si era normal y no lo era". "El siguiente paso fue denunciar, pero debe ser con ayuda".

La asociación AIVIG —a la que acudieron estas dos mujeres—, el CSIF y la Confederación Española de Policía (CEP) han suscrito hoy un acuerdo para trabajar juntos para abordar la violencia de género en el ámbito laboral.

Fuente: 
El País

Se el primero en comentar