México
12/09/2017

Pobladores no dejan sus viviendas, sin víveres, combustibles y cajeros sin dinero

Los vecinos de la comunidad de Juchitán de Zaragoza se niegan a dejar la calle en donde duermen, cocinan, educan a sus hijos. El temor los obligó a instalar afuera de sus casas tiendas de campaña o en campamentos familiares.

OAXACA.- Cientos de pobladores de Juchitán de Zaragoza, duermen en las calles frente de sus viviendas que quedaron en ruinas o están a punto de colapsar, luego del sismo de 8.2 grados del pasado jueves 7 de septiembre.

Y es que a pesar de la invitación de las autoridades estatales para acudir a los refugios temporales habilitados, los vecinos de esa comunidad se niegan a dejar la calle en donde duermen, cocinan, educan a sus hijos.

El temor a perder lo poco que pudiera quedar con valor dentro de sus domicilios, los obligó a instalar afuera de sus casas tiendas de campaña, campamentos familiares y duermen en espera de que ya no siga temblando, otro de sus miedos.

Refieren que han recibido reportes de que personas sin escrúpulos, están haciendo visitas para evaluar daños por parte de gobiernos federales y estatales, sin embargo esto se ha desmentido por las mismas autoridades de Protección Civil, quienes afirman que no hay ninguna instrucción de hacer un censo de ese tipo.

A toda esta calamidad, se suma la escasez de alimentos y agua potable porque todos los tendajones, supermercados, tiendas de conveniencia y las grandes cadenas comerciales decidieron cerrar sus puertas.

En un recorrido por el Financiero se pudo constatar que el mercado algunos productos pero han triplicado su valor, un cono de huevos casi es vendido al mejor postor, tiene un precio de 100 pesos pero si alguien llega y ofrece 150 pesos más.

Asi mismo, las medicinas escasean por la misma razón, las farmacias no han abierto las puertas por revisión en su estructura o porque están volviendo a acomodar los productos que el sismo derribó; los hospitales están saturados y la atención médica la reciben a través de unidades móviles enviadas por el gobierno federal y estatal.

Además, los cajeros automáticos no tienen efectivo, las camionetas de valores no han ido a rellenar los dispensarios y algunos de los bancos esperan abrir las puertas este martes, debido a que esperan la valoración de las autoridades para su apertura por posibles afectaciones en su estructura.

El combustible también ha escaseado, al menos las estaciones de servicio ubicadas en el crucero principal que lleva a Juchitán de Zaragoza ha mantenido suspendido el servicio y los automovilistas han tenido que hacer largas filas en localidades cercanas en donde avisan que solo habrá gasolina para este martes.

Fuente: 
EL FINANCIERO

Se el primero en comentar