México
10/02/2018

Mientras haya impunidad, no hay garantía de que Ayotzinapa no se repita: Luis Raúl González (CNDH)

En su quinto año de gestión al frente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Luis Raúl González, brinda una visión crucial sobre Ayotzinapa. Dice que mientras haya impunidad, no habrá garantía de no repetición. En otras palabras: aún no se ha construido un “Nunca más” para la mayor tragedia del Gobierno de Enrique Peña Nieto cuyo reclamo llegó hasta la Corte Interamericana de Derechos Humanos sin que aún tenga una sola resolución. En este preámbulo electoral, el máximo ombudsman ve un México en el que se ha instalado la desigualdad; además de dos binomios: la inseguridad y la violencia, así como la corrupción y la impunidad.

Ciudad de México.- Luis Raúl González, abogado por la Universidad Nacional Autónoma de México y ex fiscal especial en el caso Colosio, juró ante el Senado como presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos para el periodo 2014-2019.

Era noviembre de 2014. Los 43 de la Normal Rural de Ayotzinapa acababan de desaparecer el 26 de septiembre anterior en una carretera de Iguala, Guerrero, y en Tlatlaya, Estado de México, militares habían abatido a 22 personas, en julio.

"El organismo que llegaba a presidir tenía meses sumido en una crisis de credibilidad. Dos tercios de los asistentes de la Cámara Alta votaron a su favor. Obtuvo 97 de los 107 votos. Él ofreció: “Seré incómodo e implacable”.

En su penúltimo año al frente de la CNDH, el organismo fundado en el Gobierno de Carlos Salinas de Gortari en 1990, responde que él sí logró ser incómodo; pero respecto a la comisión, aunque hay más aceptación de las recomendaciones, también hay más dilación para cumplirlas.

En su despacho en el Periférico Sur, desde donde puede verse la zona arbolada y hasta la Biblioteca Central de la máxima casa de estudios donde se licenció, el ombudsman nacional brinda una visión crucial sobre Ayotzinapa, la máxima tragedia del sexenio de Enrique Peña Nieto : “Mientras haya impunidad, no habrá garantía de no repetición”.

Al momento de esta entrevista, la CNDH cuenta 34 defensores asesinados desde 2006 y el ombudsman dice que su reclamo, reflejado en la campaña “Para que un día no tengamos que ser defensores de Derechos Humanos”, no tuvo nada de eco.


Los Derechos Humanos han estado ausentes en las precampañas, reclama el Ombusman nacional. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo

***

– Presidente, este es su penúltimo año al frente de esta Comisión, ¿cuál es el nivel de cumplimiento de las recomendaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos? Y diga, por favor, si hubo mayor o menor dilación con respecto a otros periodos.

– Le puedo decir primero, que hoy se aceptan las recomendaciones, salvo una que no nos fue aceptada por un municipio, el de Choix, Sinaloa, el año pasado …

– ¿Qué ocurrió ahí?

– Algo muy delicado. Algo que además ha motivado la actuación de la CNDH de manera enfática, que es visibilizar uno de los temas que no se han reconocido que existen en México. Esta institución del Estado mexicano lo puso en la agenda de los Derechos Humanos. Se trata del desplazamiento forzado interno. Hicimos un informe y luego hicimos una recomendación al Gobierno de Sinaloa. Al de Quirino Ordaz. Es obvio que no son hechos actuales. Venían de años atrás. También dirigimos la recomendación al alcalde de Choix y decidieron no aceptar la recomendación. Lo que vamos a hacer es ponerlo en manos del Senado haciendo del conocimiento de ese rechazo para que conforme al artículo 102. El tema es mucho mayor. El tema está en muchas partes de la República Mexicana. Le doy un ejemplo. Chachilhuatán, ahorita en Chiapas. Tenemos el caso de Allende … Le puedo decir que hoy aceptan todas las recomendaciones. Por eso nosotros entregamos un informe a través de la permanente con un corte de caja y ahí ustedes pueden ver por autoridad cuál es el grado de cumplimiento y vemos con tristeza, pero con dolor para las víctimas que hay muchas recomendaciones que no se atienden con oportunidad. La recomendación no se agota. El trabajo de la CNDH no se agota y a la víctima no le sirve un papelito por más documentado que esté. La violencia lo que necesita son cuatro elementos: que se conozca la verdad de los que sucedió, que no quede impune, la reparación integral de daño, que no es monetario. Hay determinadas acciones que tienen que ver con atenciones psicológicas, teratológicas, con restablecimiento del tejido social, y el cuarto elemento fundamental, garantías de no repetición. Hoy se aceptan, pero se cumplen con mayor demora.

– En el caso de esta recomendación que no fue recibida. Esa zona (Choix, Sinaloa) está cruzada por el narcotráfico. De hecho, es la periferia del Triángulo Dorado, ¿esa es la razón de que la Comisión no haya podido hacer valer su recomendación?

– No sé si la violencia ahí es la razón. Desde luego hay presencia de narcotráfico en esas zonas. Pero la respuesta estatal de cualquier Gobierno no puede ser que los grupos se enfrentan y entonces afectan a poblaciones. El estado tiene que generar condiciones de tranquilidad.

– El desplazamiento no se ha estudiado con suficiencia; ¿de modo que esos miles de seres humanos hoy son una población flotante?

– Siendo tan lamentable este caso, le puedo decir que hay otros tantos desplazamientos y por eso queremos que haya una regulación jurídica de atención. Estamos hablando de niñas, niños, adolescentes, personas mayores … Estamos hablando de que tienen que emigrar de un lado a otro en condiciones sumamente precarias. Es un tema que ya pusimos en la agenda. Le puedo decir que fuimos con un juez de Texas, nos admitieron, tomaron argumentos nuestros para eliminar algunos artículos de esta Ley xenofóbica y racista SD4 que afecta a los migrantes, no solamente mexicanos, a los migrantes. Ahí estuvimos. Hemos solicitado dos medidas cautelares a la Comisión Interamericana por el trato de autoridades americanas a nuestros connacionales. Hemos dicho las historias de estas familias que retornaron, pero también hemos dicho con mucha firmeza que nuestro Gobierno, el énfasis que le pone a la defensa de los connacionales de EEUU, debe tener congruencia. Así como nuestros mexicanos se van en busca de mejores oportunidades, hay nacionales centroamericanos que huyen de la violencia, del hambre y que van en busca de otra opción, y en su trayecto se encuentran con múltiples violaciones a los Derechos Humanos.

– Es un problema que se extiende de la frontera sur a la del norte, en México, ¿qué avances se lograron en el sexenio de Enrique Peña Nieto respecto para aminorar el problema migratorio tanto con los centroamericanos como con los connacionales?

– Yo le voy a decir. La reforma de 2011 en materia migratoria elevó a nivel constitucional el asilo. A partir de eso, se generó la Ley de Migración, pero ¿qué ha pasado? El tema es que en México tenemos buenas leyes, siempre perfectibles. Tenemos tratados importantes. México tiene y hay que reconocérsele una apertura al escrutinio internacional porque ha firmado muchos otros, a diferencia de Estados Unidos que no firmó ninguno. Pero México sí. México tiene buenas leyes, tenemos la Ley de Migración, la de Adolescentes, dos de Desaparición y contra la tortura, que esperemos que estas dos últimas no caigan en lo que va a ser mi respuesta: buenas leyes, pero no se aplican suficientemente. Es decir, hay una brecha entre la normatividad y su aplicación.

– Pero, con Peña Nieto ¿Qué ocurrió en migración? ¿Se avanzó?

– Déjeme decirle … Desde luego que el tema no es actual. Hoy se hizo más evidente Por la política xenofóbica y racista, y el discurso de odio de Donald Trump.

– ¿Eso nos hizo maltratar los Derechos Humanos aquí en México?

– Nos hizo no tomar mejor conciencia sobre los Derechos Humanos. No es que eso tuviera repercusión acá. Tenemos el problema, sí. Ha habido esfuerzos, sí. Sólo que han sido insuficientes.

– Respecto al escrutinio que dice usted que acepta México, en efecto se firman muchos tratados internacionales, pero después de Ayotzinapa, quien fuera subsecretario de Gobernación de Derechos Humanos (Roberto Campa Cifrián) negó todo lo que dijo la ONU sobre México …

– Estamos abiertos al escrutinio, pero también debo decir lo mismo, no cumplimos las recomendaciones que nos emiten los organismos internacionales de Derechos Humanos.

– Pues eso no es estar abiertos al escrutinio, ¿o sí? Es decir, que me critiquen, pero no voy a cumplir …

–No se hace lo suficiente para cumplir las recomendaciones que es parte de lo que nosotros estamos incorporando a nuestras recomendaciones. No ha habido la voluntad suficiente para atender los requerimientos del exterior. Le doy un ejemplo, tenemos la ley contra la desaparición. Fui al comité de desapariciones. Propuse por lo menos 15 acciones, mismas que tomó el comité y lo mandó a México. Tardamos dos años en instrumentar la Ley. Y ahora la tenemos. Qué bueno, ¿Es un avance? Sí, ¿Tardío? Sí. Ahora veámoslo en la realidad, si somos capaces de materializar esa ley. Por estas fechas tendría que haber fiscalías para atender personas desaparecidas. Se acaba de anunciar la fiscalía a nivel federal. ¿Y las entidades federativas? Los Gobernadores tienen una gran responsabilidad.


La sociedad calificará mi gestión: Luis Raúl González Pérez. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo

***

– ¿Qué evaluación tiene de la campaña “Para que un día no tengamos que ser defensores de Derechos Humanos”? (34 defensores de Derechos Humanos han muerto en México de 2006 a la fecha y el comisionado lanzó esa campaña)

– Opino que no hemos tenido eco. Receptividad. Distingo etapas. La recomendación que emitimos de periodistas data de febrero de 2016 y la recomendación de defensores de julio de 2016. En el tema de los defensores, de los activistas de Derechos Humanos en esa recomendación pedimos entre otras cosas algo muy sencillo, pero que muestra que no hay voluntad política para llevarla a cabo. Que hicieran una campaña desde las más altas autoridades federales y estatales, reconociendo el trabajo de los defensores porque si eso empieza de arriba, permea hacia abajo. Si no hay esa expresión de reconocimiento del trabajo abajo hay indiferencia, apatía y regresión. Tenemos 34 muertes del 2006 a la fecha. Falta ver qué tienen las comisiones locales. Segundo, nosotros construimos esta campaña. Propusimos eso desde julio de 2016. Propusimos la campaña. Lo dije en público y en privado. Lo acabo de reiterar con la Conago. Construimos esta campaña para que un día, no tengamos que hacer esto y dedicarnos a otras cosas. Les ofrecimos: compren esta campaña, asúmanla. No ha habido el eco para eso.

– ¿Cuál va a ser el principal problema que se va a quedar en México cuando usted concluya su gestión?

– Si bien son problemas muy estructurados, yo espero que podamos lograr en los dos años que quedan, dejar las bases suficientes de canalización de la solución de varios de estos temas. En tortura y desapariciones, la CNDH va a estar muy vigilante de que se materialicen las leyes. Segundo, el tema migrante. El discurso del odio. Hay que ver el tiempo de Trump y por eso estamos alzando la voz. En lo que llevamos del año, he tenido tres actos visibilizando y llamando la atención sobre los Derechos Humanos de los migrantes allá. Lo estamos haciendo con la Universidad, estamos buscando ciudadanizar a mexicanos allá con Fundación Slim y con la Universidad. Los México americanos no quieren regresar y les queremos hacer ver que tienen derechos a la doble nacionalización y que pueden tener la mejor defensa al ciudadanizarse. Estamos viendo las condiciones de estancia de los americanos allá como la estamos viendo aquí y por eso, hemos emitido recomendaciones aquí sobre condiciones inadecuadas en la República Mexicana. Migración es un tema al que yo creo que debemos ponerle mucha atención por otra razón. No se ha actualizado la deportación masiva que anunciara Trump pero sí se ha incrementado la detención en los Estados Unidos y están saturando sus estaciones. El sistema judicial está saturado. Cuando se desahogue pueden venir hacia acá.

Otro tema es el tema de las personas desaparecidas. Es enorme y es un dolor que toca el corazón de varias regiones del país. Y ese es un tema que mientras no se conozcan los paraderos de las víctimas, lo vamos a tener en el corto y mediano plazo.

– Desaparecidos (es una palabra que irremediablemente) lleva a Ayotzinapa, ¿qué garantías de no repetición hay para esa tragedia?

– Esperemos que la mejor garantía de no repetición en este y en muchos otros casos sea que no haya impunidad que es el círculo vicioso para que se sigan cometiendo. Mientras la impunidad no se erradique, no vamos a poder dar verdaderas garantías de no repetición.

La comisión va a hacer su trabajo, como lo ha venido haciendo, con neutralidad, con objetividad y daremos un pronunciamiento sólido en la perspectiva que nos toca, que son violaciones a los Derechos Humanos. Nosotros no perseguimos delitos. Y aun no persiguiendo delitos en tres diferentes reportes dimos insumos suficientes para la investigación en la desaparición forzada. Es que es desaparición forzada. Y hubo intervención de servidores públicos y nosotros ya dijimos que están los policías de varios municipios. Al menos de tres que son Cocula, Iguala y Huitzuco. Pero también dijimos que se investigara a elementos de la Policía Federal. Eso lo dijimos en un reporte.

– ¿Y al Ejército?

– Forma parte de actuaciones que tenemos en nuestras constancias, pero no tenemos elementos de una participación.

– Esta es la tragedia mayor del sexenio. Pero en la medida que no hay resolución no hay garantía de no repetición …

– Coincido. Por eso la CNDH en su conocimiento de cuáles violaciones se identificaron, dirá qué otras cosas faltan por hacer y contribuirá a las cuatro vertientes que decía que se conozca la verdad, que coadyuve al fincamiento de responsabilidad administrativa y que se busque la reparación que no es solamente en lo individual, sino en lo familiar y en lo colectivo. ¿Cómo vamos a recomponer el el tejido social en Iguala?

– ¿Hay esperanzas de eso?

– Hay optimismo de que vamos a hacer un trabajo que ayudará para que se pueda llegar a la justicia. Desde la CNDH haremos lo que nos toca con puntualidad y plenamente documentado.

– ¿Y se pondrá el “Nunca Más”?

– Y poner el nunca más … Porque hoy desafortunadamente estamos viendo a Tierra Blanca, Veracruz [cinco jóvenes fueron víctimas de detención arbitraria, tortura, desaparición forzada y ejecución]. Vemos cómo en Chilpancingo jóvenes son detenidos, desparecidos. Y Marco Antonio en la Ciudad de México [fue detenido de manera arbitraria, desapareció por horas y apareció con un estado mental crítico]

Como yo he dicho la detención arbitraria es el comienzo de muchas otras violaciones. No sabemos con certeza qué pasó, pero lo que dio origen a esta incertidumbre fue una detención arbitraria, y por eso propuse a los 32 ombuds person que hagamos un informe de la detención arbitraria en el país. Sería la primera vez. Para tener el mapa de cada rincón de la República. En la detención arbitraria puede comenzar la tortura, los malos tratos, la desaparición y si no ves, lamentablemente en algunos casos ejecución arbitraria.

 

– Hay una crisis de instituciones en el país, innegable desde muchos ámbitos, ¿cuál es el nivel de credibilidad de la CNDH, hoy por hoy?

– Mire, hay crisis … quiero decirle que dentro de esta desconfianza de falta de credibilidad de las instituciones, desde luego que parte del reto que enfrenté al inicio de esta gestión fue cómo fortalecernos en credibilidad y confianza. La respuesta y así lo presenté al Senado: ejercer nuestras atribuciones y ejercer desde la naturaleza de la institución lo que significa autonomía e independencia. Me presenté en el Comité de Desapariciones, desligado de la comisión. Presenté diagnósticos alternos con propuestas en el comité de niños. Participo hoy con la CNDH con los comités de tratados coadyuvando a la información de los cuestionamientos que pueden hacer al Gobierno mexicano porque estoy convencido que esta institución del Estado Mexicano y patrimonio de la sociedad, coadyuva identificando los problemas y diciendo dónde están y criticando a quienes se apartan de ello, y haciendo sinergia de manera subsidiaria porque los organismos internacionales son complementarios subsidiarios.

– ¿Y los ciudadanos acá en México?

– Al interior, ¿qué me propuse? Nuestro eje de atención: las víctimas. También fortalecer la vinculación con la sociedad civil. Yo le puedo decir, pero se los puede preguntar. Las organizaciones de Derechos Humanos están reconociendo el papel autónomo de esta institución. (Ahí está un ensayo) del padre Concha quien dice, “ahora hay un ombudsman autónomo”. Nos falta mucho para alcanzar esa confianza y credibilidad plena. Ahora tenemos una idea de dónde está el tema y el reto que los Gobiernos, las autoridades de los tres niveles de Gobierno entiendan la pedagogía de esta institución. Entiendan que somos un contrapeso coadyuvante.

– Un cuarto de siglo después (el que lleva en funciones la CNDH) ¿no lo han entendido todavía?

–Todavía no se entiende. Ha habido picos…

– Más o menos respecto a los 90, respecto a Jorge Carpizo McGregor (el primer comisionado), ¿cuál es la situación?

– Carpizo, y lo digo y estoy convencido, fue un gran ombudsman que le dio en el papel esa confianza y credibilidad a la institución. En la época de Jorge Carpizo por Ley no era autónoma la comisión, pero en los hechos la ejercía. Creó instituciones. Un jurista que el país no le reconoce lo suficiente a su trabajo y hoy que tenemos esa atribución la estamos ejerciendo.

– ¿Algún declive?

– Con Carpizo se inició y con Jorge Madrazo siguió. Después ha tenido variaciones. Déjeme decirle, De 2007 a la fecha, tenemos la facultad de acciones inconstitucionalidad. Por lo menos el 75 u 80 por ciento en 10 años en tres años que lleva la gestión he metido el 75 u 80 por ciento de acciones. El año pasado sólo 107. Estamos haciendo esta confianza y credibilidad porque la acción de inconstitucionalidad previene no en lo individual sino que evita que una ley entre en vigor si es inconstitucional y nos ha ido muy bien en la Corte. Hemos tenido desde luego, asuntos donde no nos dan la razón, pero logramos que a veces siendo inconstitucional, le dan la orientación jurídica de cómo se debe interpretar. Entonces, excelentes periodos de Jorge Carpizo y Jorge Madrazo, y en el futuro valorarán cómo fue mi gestión en los hechos.

 

– ¿Logró ser un ombudsman implacable e incómodo que se propuso?

– Eso lo calificará la sociedad pero de que yo estoy actuando …

– Pero usted… ¿Qué cree?

– Sí, sí. Y déjeme decirle no fue ser incómodo por ser incómodo. Esa incomodidad deriva de que no se comprometen con los Derechos Humanos porque no entienden su

pedagogía. Desde luego que mi actuar, el eje de mis atribuciones ante la falta de entendimiento de esa pedagogía ha generado tensiones. Desde luego que no gusta que active a la Corte. Claro que no agrada que meta una acción de inconstitucionalidad contra el uso de la fuerza legítima porque tiene vicios de inconstitucionalidad como fue la del Estado de México. No gusta que haya metido la acción de inconstitucionalidad por los códigos militares.

– O el que defienda a sus colegas …

– Desde luego … El nivel de violencia que ha llegado a victimar a un represor de los Derechos Humanos de un estado, de Baja California sur, y que provocó con firmeza pedir reunión con la Conago y la autoridad federal, y ya la tuvimos porque hubo eco. Y vea mis posicionamientos en esta reversión que se quería hacer del nuevo sistema de justicia penal apenas incipiente. Ante la falta de capacidad de los operadores, ah pues lo más fácil, era limitar las libertades, cambiar los delitos de prisión oficiosa. Desde luego que eso no gusta, pero no es de gustos, es de convicciones. Puse mi posicionamiento y bueno, pues un día platicaré el debate intenso que se dio en una reunión privada.

– Y vino el caso de Chihuahua donde se acusó tortura (ex secretario adjunto del PRI, acusado en estos momentos de desvío de recursos hacia ese partido por el Gobierno de Javier Corral de Chihuahua. El detenido denunció que fue torturado y su abogado interpuso una queja ante la CNDH).

– La Comisión Nacional no elige a sus clientes. Ahí está la Ley. Cuando conozco a una persona, le digo, me pongo a tus órdenes, pero ojalá que nunca lo necesites. La queja la desarrollamos como cualquier otra queja. Y desarrollamos los protocolos como en cualquier otra queja. La mayor tranquilidad de esta administración es la solidez de sus investigaciones.

– ¿Ya tienen integrada la recomendación en este caso?

– Está en integración porque falta que nos manden unos videos de Chihuahua y falta que la PGR nos de otra investigación?

– Todo en torno a Alejandro Gutiérrez.


Mientras la impunidad no se erradique, no vamos a poder dar verdaderas garantías de no repetición. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo

– ¿Cómo ve México en este preámbulo electoral?

– Veo que es un contexto muy complicado. Hay desigualdad y dos binomios, seguridad y violencia, así como corrupción e impunidad.

– Binomios muy fuertes

– Que forman el círculo. Y veo muchas tensiones en varias partes de México. Y lo he dicho. Lo dije en la Comisión Permanente de la entrega del Informe que exhortaba los propios legisladores a que el mensaje que se transmita sea de que dejemos de lado las diatribas y nos centremos en la agenda de los grandes problemas de México. Que los ciudadanos ponderemos nuestro voto a quien se comprometa con los Derechos Humanos.

–¿Algún precandidato ya lo hizo?

– Yo he visto que los Derechos Humanos han estado ausentes en las precampañas. Nosotros presentaremos un documento a quienes en su momento pueda ser candidato o candidata para decirles la agenda básica de los Derechos Humanos y qué compromiso van a tener con los Derechos Humanos.

– ¿Cómo va a quedar México en la materia?

– A este Gobierno le quedan meses. Yo estoy por platicar con el Secretario de Gobernación para presentarle la problemática. He tenido dos encuentros circunstanciales con la Conago y la Asociación de Congresos en eventos públicos ya hemos fijado reunión para que yo le plantee y una de las cuestiones prioritarias para insistir es el cumplimiento puntual y oportuno de las recomendaciones. Otro tema son las dos leyes, de tortura y de desaparición y el tema de migración también. El tema de la violencia contra las mujeres, ahí está otro posicionamiento que tuve con la alerta de género. No solamente he hecho una crítica sana, sino que he hecho propuestas para que se fortalezca la Ley. Una de ellas donde se decreta la alerta después la ley ya no dice nada. Necesitamos fortalecer esas herramientas. La violencia en contra de niños, niñas y adolescentes. El tema es cultura de la legalidad y cumplimiento del Estado de Derecho. Necesitamos que aquí se cumpla la Ley.

– Hablando de la Ley. La Corte desechó dos nuevas impugnaciones de la Ley de Seguridad, ¿por dónde estima usted que irá el camino?

– La Corte en los desechamientos que ha hecho lo está haciendo por formalidades. La Corte ha interpretado que los organismos locales no tienen esa personalidad para interponerlas. Yo creo que es debatible. Pero bueno, la Corte es una instancia intérprete de la Constitución. Lo que debemos en todo caso impulsar modificación legislativa para que cuando tengan normas que afecten también a los organismos locales o al interior de sus entidades …

– ¿Y qué va a pasar con la Ley de Seguridad y cuál es su posición hoy por hoy?

– La posición es la que ejercí. Decidí ejercer una institución jurídica que prevé la Constitución. No es la única que he interpuesto. Y segundo, ¿qué esperaría? Que la Corte con exhaustividad, con puntualidad, con objetividad, revisara el tema. Esperaría que la Corte visualizara que estamos cambiando el modelo con esa Ley para supeditar autoridades civiles a un mando militar. No porque esté en contra de las fuerzas armadas que reconozco. Quiero fortalecer a las instituciones pero conforme a los estándares internacionales que dicen que la participación de las fuerzas armadas en interacción con la población debe ser lo más restringida posible. Y yo me estoy basando que ya en el 96, la Suprema Corte dijo, once ministros en aquella época, que las fuerzas armadas podían intervenir, pero en auxilio. En auxilio.

Y si después de las reformas de 2011, los Derechos Humanos son el eje entonces tendría que ser a la inversa. Con todo el respeto de las fuerzas armadas están formadas para otro tipo de labores diferente a lo que implica la interacción con la población sin demérito de reconocerlas y la coadyuvancia que ha habido antes de las policías estatales y que no está planteado que salgan ahorita de las calles. Lo que he dicho es retorno verificable pero profesionalización de policías. Aquí tienen gran responsabilidad los Gobiernos estatales. Se han canalizado muchos recursos, pero ¿Sabe qué ha faltado? Responsabilidades.

Nosotros impugnamos la Ley desde la facultad del Congreso para emitirla. La Constitución dice que se puede hacer uso de las fuerzas armadas, pero no dice que dependan de la autoridad militar y civil. Dos, puede utilizarse pero no faculta al Congreso porque es una Ley General sino federal y está regulando a entidades federativas.

– ¿Qué tiene que pasar con la Ley de Seguridad?

– Hay tres caminos. Un camino sería que la declararan inconstitucional o constitucional. Si se declara constitucional que haya artículos inconstitucionales. Y que haya artículos declarados constitucionales que digan sí, pero con estos parámetros para evitar discrecionalidades.

 

Fuente: 
SinEmbargo.mx

Se el primero en comentar