México
09/04/2018

Destapan moches en torno a Marina

Un hermano de Francisco Gerardo Martínez Pastelín, quien fuera jefe de ayudantes del Secretario de la Marina Francisco Saynez, está sujeto a juicio porque entre 2010 y 2014 manejó más de 220 millones de pesos en sus cuentas bancarias por depósitos de contratistas de la Armada.

 

Según las pruebas presentadas en el juicio, tanto el hermano como los dos proveedores sumaron en sus cuentas depósitos superiores a casi mil 400 millones de pesos entre enero de 2010 y abril de 2015, de los cuales sólo declararon ante Hacienda 48 millones de pesos.

El Contralmirante Francisco Gerardo Martínez Pastelín también fue investigado por la Secretaría de la Función Pública por enriquecimiento ilícito, pues adquirió inmuebles de alto valor y conducía un Ferrari, pero fue exonerado en 2014.

La Contraloría Federal lo libró de toda responsabilidad al concluir que no había excedentes injustificados en su patrimonio. El mando expuso que tenía un hermano empresario que le pagaba las cuentas y propiedades y que las inconsistencias en sus declaraciones patrimoniales fueron errores de registro que no eran de mala fe.

El hermano del que hablaba era Jesús Marcial Martínez Pastelín, a cuyo nombre estaba registrado el Ferrari, y a quien la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) le detectó que recibió depósitos bancarios por más de 222 millones de pesos durante los dos últimos años del sexenio pasado y los dos primeros del actual.

El hallazgo más importante de la UIF fue que los depósitos bancarios fueron hechos por dos importantes proveedores de la Secretaría de Marina, que lo mismo le venden calzado que radares.

Se trata de Marco Antonio Martínez Tirado y Humberto Cervantes Pacheco, quienes a través de diversas empresas han provisto a la Marina de telas militares, equipos de radiocomunicación, deportivos y de entrenamiento, sombreros y botas.

La información pública disponible consigna contratos a Cervantes Pacheco por 87 millones 967 mil 794 pesos, y a Martínez Tirado por 4 millones 653 mil 748 pesos, aunque no necesariamente son los únicos.

Entre 2010 y 2014 ambos proveedores le depositaron más de 87 millones de pesos y un millón 262 mil dólares a Jesús Marcial Martínez Pastelín, el hermano del Contralmirante, según documentos de la UIF.

La mayoría de esos contratos y sus montos no se transparentan con el argumento de que se trata de información que puede poner en riesgo la seguridad nacional.

El organismo hacendario refiere que Jesús Marcial Martínez Pastelín hizo algunas transferencias a su hermano, el mando de la Marina, por la misma época, aunque muy menores en comparación con lo que recibía de los dos proveedores, pues le depositó poco más de 500 mil pesos desde cuentas bancarias a su nombre.

Es el caso de la cuenta en HSBC con número 4034755116, de la que el hermano envió 209 mil pesos al Contralmirante. Esa cuenta fue cancelada en junio de 2011.

De una cuenta de cheques Santander, con número 60555052453, también le transfirió por SPEI al mando de la Marina un total de 366 mil 535 pesos en el periodo del 18 de diciembre de 2013 al 1 de abril de 2015.

El hermano también registró como beneficiario al Contralmirante en las cuentas 6141977 de Banamex, 131107374 de Banca Afirme y 60516978262 de Santander.

La de Santander fue abierta el 25 de mayo de 2005 y cancelada el 29 de octubre de 2008 y durante los 10 meses previos a su cancelación tuvo depósitos por 101 mil 821 pesos y retiros por la misma cantidad.
El rastreo
Las alertas por los depósitos millonarios al hermano del Contralmirante se prendieron en varios frentes.

La Unidad de Inteligencia Financiera de EU, a través del Grupo Egmont --una instancia que reúne a 150 UIFs del mundo--, le reportó a Hacienda que, de febrero a diciembre de 2010, uno de los proveedores, Humberto Cervantes Pacheco, le hizo depósitos al hermano del Contralmirante por más de 1.2 millones de dólares.

La UIF de México también documentó que, en agosto de 2014, Cervantes Pacheco le depositó 10 millones de pesos, mientras que Martínez Tirado le transfirió 4.8 millones de pesos.

Los señalamientos contra el Contralmirante --quien recién pasó al retiro-- han tenido consecuencias sólo para su hermano y los dos empresarios, que enfrentan el juicio por defraudación fiscal en libertad.
Sólo 3.5%
La UIF empezó a indagar al hermano y los dos proveedores en 2015, un año después que el Contralmirante librara la investigación patrimonial.

Estableció que de 2010 a 2014 Jesús Marcial Martínez Pastelín obtuvo depósitos por 222 millones 163 mil 743 pesos, pero sólo declaró al fisco 33 millones 903 mil 775 pesos.

Durante el mismo periodo, Humberto Cervantes Pacheco registró depósitos en sus cuentas por 726 millones 508 mil 831 pesos y declaró ingresos sólo por 13 millones 166 mil 347 pesos.

A Marco Antonio Martínez Tirado le depositaron 402 millones 173 mil 924 pesos, de los cuales declaró a Hacienda sólo 936 mil 181 pesos, según la UIF.

La presunción de la UIF era que los tres contribuyentes en conjunto sólo declararon el 3.5 por ciento de los ingresos por los que debían pagar el Impuesto Sobre la Renta (ISR).

Fuente: 
REFORMA

Se el primero en comentar