Opinión
26/07/2016
CONTRALÍNEA | Gabriela Gallegos Ávila

Las “porristas” de Jorge Herrera Caldera se salen con la suya…

CONTRALÍNEA | Gabriela Gallegos Ávila

Ali Gamboa y Sughey Adriana Torres Rodríguez

Hace apenas unos días el Partido Revolucionario Institucional  (PRI) eligió a Enrique Ochoa Reza como su nuevo dirigente nacional mediante la vieja práctica del dedazo, y aunque al interior del primoroso hubo rechazo a los usos y costumbres, se impuso la voluntad de Enrique Peña Nieto.

El día que fue ungido hubo muchas  y variadas expresiones para congraciarse con los priistas, entre ellas dijo:

…lo peor es el silencio y la omisión. Invito a que actuemos juntos. Compañeras y compañeros, es la hora de establecer una nueva relación con la sociedad, es el momento de un diálogo abierto, crítico, autocrítico, pero sobre todo, de propuestas constructivas.

(…) Tenemos que abrir las puertas del partido, abrir el espacio de la política partidista a toda la sociedad, analizando y estudiando a fondo los errores, tenemos que revisar aciertos y errores, pero sobre todo poner sobre la mesa propuestas de soluciones constructivas que ayuden a recuperar la confianza entre nosotros mismos y la confianza de la sociedad en nuestro partido político.

Bla, bla, bla, bla…

Sin embrago, queda claro que todo es parte del show mediático requerido para transitar al 2018. Ni existe un nuevo PRI ni les interesa una nueva relación con la sociedad ni estudiar sus aciertos o errores.

Pero tampoco lo peor es el silencio.

-Mmn… adelante les explico-

Un claro ejemplo de ello es lo ocurrido el pasado fin de semana en las entrañas del PRI en Durango.

Mientras las y los militantes priistas se encontraban vacacionando con todo y sede cerrada, de pronto les entró la urgencia de relevar a la dirigente sexenal del Organismo de Mujeres Priistas en el estado.

Y siguiendo a pie juntillas el esquema de su dirigencia nacional decidieron no abrir el proceso de elección a las mujeres de todo el partido. El dedazo fue el ejemplo a seguir.

A muchas personas les resulta escandalosa la decisión de Ali Gamboa de imponer a Sughey Adriana Torres Rodríguez como su sucesora cuando para ella es lo natural. Ella misma es producto de la imposición de Jorge Herrera Caldera.

¿Que ya nadie recuerda cómo llegó al organismo de mujeres?

Fue justo por el dedo sagrado del aún gobernador de Durango que ella paso de ser su porrista predilecta a dirigenta que no líder de las mujeres priistas de la entidad. Y así la mantuvo hasta el miércoles 20 de julio en contra del estatuto que no prevé una dirección tan longeva.

Pero no solo la mantuvo durante casi todo el sexenio en el ONMPRI, sino que la predilección por su porrista lo llevó a entregarle “al organismo de mujeres” lo que no recibieron en su momento ni Mary Milán ni Susy Torrecillas, quienes siempre despacharon en un pequeño cubículo en el edificio estatal del PRI y operaron con un raquítico presupuesto.

Mientras que Ali Gamboa hasta antes del 5 de junio de 2016, siempre mantuvo un espacio rentado por 70 mil pesos mensuales fuera del CDE del PRI y un presupuesto que ya lo hubiesen querido sus antecesoras. Un millón de pesos por mes para hacer y deshacer.

-Después de la derrota, el ONMPRI regresó a una pequeña oficina al interior de la sede estatal del tricolor. Del presupuesto mensual nada se sabe-

¿Pero porqué para Ali Gamboa es natural imponer a Sughey Adriana Torres Rodríguez?

Durante su “reinado” siempre lo hizo y nadie dijo nada.

De entrada su experiencia política y profesional es como chistosa, rara o de risa…

Ambas fueron las porristas más destacadas de las tres únicas campañas de Jorge Herrera Caldera en el PRI.

En 2007 como candidato a la Presidencia Municipal de Durango. 2008 en la campaña por la diputación federal y en el 2010 por la gubernatura del estado. Aunque en su currícula profesional aparece como “Brigada personal de Jorge Herrera Caldera”

Una vez en el gobierno, Herrera Caldera tuvo mano para colocarla como regidora en el gobierno de Adán Soria Ramírez y posteriormente designarla dirigente del ONMPRI.

Ella a su vez a Sughey Torres como Presidenta del ONMPRI municipal. En el gobierno Municipal 2013-2016 sucedió a Alí como regidora, a la vez que la designó como Secretaria General del ONMPRI estatal, en tanto esta se convirtió en Diputada Local.

Ambas pidieron licencia como regidora y diputada local dejando trunco su encargo 2013-2016. Sughey para seguir los pasos de Ali en la Legislatura Local que perdió el pasado 5 de junio y Gamboa para llegar a la Diputación Federal que hoy ostenta.

-La regiduría para la administración 2016-2018 quedo en manos de la prima hermana de Ali Gamboa. Nora Verónica Gamboa Calderón, segunda regidora-

De porrista a regidora, presidenta del ONMPRI, diputada local y diputada federal. Seis años de trayectoria política y de imposiciones sin que nadie dijera nada, cuando menos no públicamente.

Por ello imponer a Sughey Adriana Torres Rodríguez como presidenta del organismo de mujeres es tan natural, que no habría explicación para el escándalo. ¿O sí?

*****

…lo peor es el silencio y la omisión.

Pues ahora resulta que lo peor ni es el silencio ni la omisión como dijo Enrique Ochoa Reza y si no, habría que preguntarle a quienes se animaron  a dejar de lado el silencio y la omisión y ahora se encuentran bajo la amenaza de ser cesadas de sus carteras.

Aunque lo más grave es que han puesto en riesgo su integridad física. Si ésta llega a ser lastimada nadie será más responsable que quien mece la cuna.

Sughey no se atreva, controle a su guarro.

*****

(…) es el momento de un diálogo abierto, crítico, autocrítico

Una engañifa en la que cayó Carmen Villalobos del Movimiento Territorial, Martha González de la CNOP, Gabriela Alvarado de la CTM, Socorro Ramírez de la CNC y Rosario Vázquez de la CCI.

Pensaron que como líderes de las mujeres de los principales sectores del PRI, debieron de ser invitadas a conocer lo que se cocinaba en el organismo de mujeres priistas, igual que cuando de aplaudir se trataba. La realidad fue otra.

Ni es cierto que el PRI está abierto al dialogo ni a la crítica. Quienes alzaron la voz no solo recibieron la amenaza de su dirigente estatal, también fueron violentadas por su líder nacional la senadora Diva Gastelum quien amenazó, grito y advirtió de consecuencias.

Ella que en otros escenarios ha denostado el uso de las mujeres como utilería en el partido, hoy en Durango las ha condenado a eso, a ser solo utilería para el macho en turno.

*****

A 55 días de concluir su mandato, Jorge Herrera Caldera sigue meciendo la cuna para mantener espacios afines para el 2018.

 

Twitter: @GabyGallegosA

Facebook: Gabriela Gallegos Avila

E-Mail: gaby_gallegos60@hotmail.com

 

 

Se el primero en comentar