Espectáculos
04/08/2016

Eiza González, de Televisa a las alturas

La actriz Eiza González y Cristiano Ronaldo.

El nombre de la mexicana se repite en la prensa del corazón por una posible relación con el futbolista Cristiano Ronaldo

Eiza González (Ciudad de México, 1990) nunca cantó lo suficientemente bien para ser cantante, ni fue lo suficientemente guapa para ser modelo. Pero fue las dos cosas. Aunque en el imaginario colectivo de los mexicanos nacidos a mediados de los noventa aparezca todavía con la cara redonda, nariz grande y vestido de tul, como una Punky Brewster, pero adolescente. Esta joven de 26 años ha pasado de ser una estrella infantil de telenovelas a la supuesta novia del astro al que veneran miles de niños en el mundo: el madridista Cristiano Ronaldo. Y en el universo de la prensa rosa se preguntan: ¿Quién es esa morena que se asoma a un balcón ibicenco con el galáctico?

Aunque nadie ha confirmado nada, ni siquiera que la joven que aparece en esa foto borrosa sea la mexicana González, cualquier coincidencia con el futbolista se lleva al extremo. Hasta ahora se sabe, gracias a las redes sociales, que estuvieron a la vez en París —el luso ganó ahí con su selección la Copa de Europa—; después, coincidieron en Ibiza, donde les robaron la supuesta foto en un balcón. Y para liquidar la sed de amores de verano de las celebrities, acudieron a una fiesta en el mismo local en Los Ángeles, donde vive desde hace años González. Hasta ahí pudiera parecer que los dos llevaron unas vacaciones de famosos al uso, pero la prensa del corazón ha hecho saltar todas las alarmas.

González, que hasta el momento no era muy conocida ni siquiera en su país, se ha vuelto tendencia mundial. "La nueva novia de Cristiano Ronaldo es mexicana", titulaba la prensa local. Y las fans más aguerridas de ese lado del Atlántico lo interpretaron como: "Tú puedes ser la próxima". Los más futboleros lo celebraron: "¡Cristiano, hermano, ya eres mexicano!". Poco importaba que unos días después del robado del balcón, el delantero apareciera besando el cuello de una explosiva rubia, conocida en Instagram más por sus fotos de espaldas que por su rostro: ella es Cassandre Davis y sus instantáneas le han granjeado más de medio millón de seguidores. En México insisten en que el corazón del portugués le pertenece a la morena.

González fue una joven estrella. De esas que en sus inicios deben saber cantar, bailar y actuar y hacerlo todo a la vez en una misma serie de televisión. Así debutó con la telenovela infantilLola, érase una vez en 2007, con las puntas del pelo oxigenadas y una postiza rebeldía adolescente. En una entrevista en 2012 en la revista Caras, confesó sentir una envidia profunda por Belinda. Las dos parecen cortadas por el mismo patrón: voz dulce, cara de niñas, muchas cirugías y hasta el mismo novio, el joven empresario Pepe Díaz. La ventaja principal de Ei, como algunos la conocen en México, es que una de las madrinas del modelaje en México, Glenda Reyna, es su madre.

Así se codeó con la flor y nata del famoseo mexicano desde muy joven. Y aunque los productores de Televisa, la principal cadena de televisión nacional, lucharon por que sonara en las estaciones de radio, según confirman fuentes de la empresa, González no terminó de despuntar. Entonces se fue a Los Ángeles a probar suerte y no fue hasta 2014 que consiguió cierta fama. En la ficción gótica que dirige Robert Rodríguez, From Dusk Till Down, representa uno de los papeles principales.

Antes de la serie estadounidense, su papel de niña mimada en la telenovela mexicana Amores Verdaderos (2012) tuvo cierto éxito entre la población latina de Estados Unidos. Pero hasta ese entonces, Eiza solo había aparecido en la prensa rosa de aquel país por una fugaz relación con el novio de Miley Cyrus, el actor australiano Liam Hemsworth. Muchos se preguntan si la mexicana ocupará el hueco que dejó en el portugués la inalcanzable Irina Shayk.

 

Fuente: 
EL PAIS

Se el primero en comentar