Economía
18/03/2017

Egipcio radicado aquí sí quería iluminar el muro… “del lado mexicano”; como Cemex, ya no va

La empresa Ecovelocity es familiar.

El egipcio Theodore Nicholas Atalla, quien fundó en 2013 la empresa de iluminación Ecovelocity en la capital de Puebla, aseguró en entrevista que su intención era iluminar el muro de este lado de México para “beneficiar” al país, pero fue “mal interpretado” y acusado de “traidor”. Aseguró que con los contratos con el Gobierno mexicano “no ha tenido suerte por culpa de la corrupción”.

Dos legisladores mexicanos han requerido que los gobiernos federal, estatal y municipal no brinden contratos públicos a ninguna de las empresas que busquen participar en la construcción del muro. Declararon que no merecen beneficiarse del presupuesto público, integrado en parte por los impuestos ciudadanos, porque aunque tienen el derecho constitucional, en el terreno de “la ética y honorabilidad” estas compañías no están “comprometidas” con el país al buscar construir el “símbolo” de la ofensa, xenofobia y discriminación.

Ayer, el Secretario de Relaciones Exteriores que “quien vea en este hecho [el muro] la oportunidad económica, haga un examen de conciencia porque aquí no estamos hablando de un hecho económico, estamos hablando de un acto profundamente inamistoso entre dos naciones”. Cemex, que dijo ver una oportunidad en el muro, se desdijo ayer.
Y parece que el otro interesado en el muro, este empresario egipcio radicado en México, ya no ve la oportunidad…

Ciudad de México/Puebla.– El empresario Theodore Nicholas Atalla se interesó en la asignación de contratos para iluminar el muro fronterizo de este lado de México a través de su empresa Lámparas e Iluminarias Ecovelocity, con sede en una casa particular ubicada en el fraccionamiento Las Fuentes de la capital de Puebla. El hombre, que nació en Egipto y ha vivido en el país 5 años, aseguró que pensó ofrecer el servicio de luminarias de LED porque escuchó que los directores nacionales de Cementos Chihuahua y de Cementos Mexicanos (Cemex) “quieren presupuestar sobre el muro”.

Aunque Cementos Mexicanos (Cemex) no aparece en la lista de empresas que participan en la licitación, ayer la cementera mexicana, reconocida a nivel mundial, expuso frente a analistas que el proyecto del muro aumentará la demanda de cemento en Estados Unidos. Respecto a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), reconoció la incertidumbre que genera para las compañías.

Luego se desdijo. Señaló que no va a participar en el muro.

Ecovelocity se fundó en 2013 y es una empresa familiar de cuatro personas que ofrece servicios de iluminación industrial a pequeños comercios de Puebla. Atalla es el director general y los colaboradores son su hijo, cuñada y sobrino.

“Nosotros hemos vendido en bodegas y otras empresas aquí en Puebla. La venta va un poco despacio, pero tratamos con el gobierno y no tuvimos muy buena suerte por culpa de la corrupción”, aseguró en entrevista con SinEmbargo.

De 2011 a 2016, Rafael Moreno Valle gobernó Puebla. El Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY) reveló que su administración dejó una deuda de más de 40 mil millones de pesos, una cifra mayor a la reportada por el panista. En el penúltimo año de su gestión, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) realizó 21 auditorías a la Cuenta Pública por irregularidades en diversos rubros, especialmente en seguridad pública, servicios de salud y obras públicas.

Afuera de la casa donde opera Ecovelocity, su director aseguró que ellos sólo “mostraron su interés” para ver los planos del muro. Sin embargo, habló con uno de los proveedores y le expuso que como sus LED vienen de China y el requerimiento para el muro es que el producto sea “cien por ciento americano”, no podrá venderlos.

“No era para vender del otro lado, sino para este lado de México. Queríamos beneficiar aquí [dando empleos]. Pero mucha gente lo mal entendió y dicen que somos traidores”, se excusó.

“Queríamos hacer algo de este lado de México para apoyar empresas mexicanas y mexicanos, pero otros proveedores nos dijeron que no podíamos presupuestar porque no manejamos un producto cien por ciento norteamericano. Las luminarias de LED tienen componentes de los Estados Unidos, pero ensamblados en China”, explicó Atalla.

Dos legisladores mexicanos, Gabriela Cuevas y Braulio Guerra, han requerido que los gobiernos federal, estatal y municipal no brinden contratos públicos a ninguna de las empresas que busquen participar en la construcción.

Aseguraron que no merecen beneficiarse del presupuesto público, integrado en parte por los impuestos ciudadanos, porque aunque tienen el derecho constitucional, en el terreno de “la ética y honorabilidad” estas compañías no están “comprometidas” con el país al buscar construir el “símbolo” de la ofensa, xenofobia y discriminación, a pesar de que existen “diversos” proyectos en el mundo.

Y ayer, Luis Videgaray Caso, Secretario de Relaciones Exteriores, dijo que “México es un país donde se respeta la libertad económica, donde se respeten los derechos de las empresas y de las personas. Dicho lo anterior, creo que es continente que quien vea en este hecho lo oportunidad económica haga un examen de conciencia porque aquí no estamos hablando de un hecho económico, estamos hablando de un acto profundamente inamistoso entre dos naciones”.

Ecovelocity, que cuenta sólo con cuatro empleados, no aparece en ningún contrato con alguna dependencia gubernamental registrado en Compranet, el sistema electrónico de información pública gubernamental, ni en el Portal de Transparencia. Así fue verificado por SinEmbargo.

La firma, ubicada en un fraccionamiento de la capital de Puebla, se dedica a la distribución, promoción, venta de equipo, accesorios y proyectos de iluminación comercial, industrial y exterior, así como para áreas deportivas, clasificadas, alumbrado público, sistemas viales, complejos carreteros, centros penitenciarios, puertos de carga y estacionamientos mediante tecnología Lighting Emitting Diode (LED). Su material lo importa principalmente de China.

A favor de la política migratoria de Trump, el empresario Theodore Atalla aseguró querer “tener alguien como ese para defendernos de las ratas que están en la política”.

Consideró que la construcción de un muro aporta para la seguridad fronteriza y sugirió otro para la frontera con Centroamérica. El egipcio argumentó, en entrevista con el diario español, con un discurso parecido al del Presidente republicano, que “estamos viendo un montón de inmigrantes en Puebla que llegan y están haciendo robos y son criminales”.

Durante el lanzamiento de su campaña rumbo a la presidencia, Donald Trump acusó que México no estaba mandando “a su mejor” gente a EU y que los mexicanos eran violadores y criminales. Ya como Presidente de Estados Unidos, le magnate ha enfocado su discurso contra los denominados “bad hombres“.

El proyecto del gobierno del Presidente Donald Trump busca frenar el flujo de migración y de “bad hombres“. El muro podría implicar contratos alrededor de 20 mil millones de dólares. El próximo 3 de mayo será la presentación de propuestas seleccionadas, incluyendo el costo exacto. Esta valla de más de 3 mil kilómetros demandará al menos tres años y medio de trabajo, de acuerdo con el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), y deberá lidiar con la compra de terrenos y expropiaciones.

Dentro de su propuesta presupuestal, Trump solicita mil 500 millones de dólares al Congreso para comenzar la construcción este año y 2 mil 600 millones adicionales para 2018, aunque aún se desconoce en qué parte iniciará. Actualmente ya existe un muro levantado en la franja fronteriza de California, Arizona, Nuevo México y parte de Texas. La convocatoria del Gobierno de Estados Unidos contempla que el nuevo tendría 30 pies de altura para que no pueda ser escalado y debe ser resistente a daños intencionados.

Este jueves, la Senadora Gabriela Cuevas, presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores, a través de un punto de acuerdo llamó de manera oficial a los poderes de la unión en sus tres niveles de gobierno a “abstenerse” de llevar a cabo contrataciones o adjudicaciones públicas de bienes o servicios a favor de aquellas personas físicas o morales que busquen obtener algún tipo de beneficio derivado de alguna acción “que se oponga al interés nacional y ponga en riesgo la seguridad de nuestro país, como es la construcción del muro en la frontera sur de Estados Unidos”.

En entrevista con SinEmbargo, Cuevas detalló que se trata de un exhorto desde el Senado de la República a los distintos niveles de gobierno para que no se asignen contratos a aquellas empresas que participen en la licitación del muro de Donald Trump porque el presupuesto de un país “es el principal elemento de política pública” con el que se cuenta y se compone básicamente de los impuestos que pagan los mexicanos, por lo que hay que “velar” que las empresas que estén haciendo construcciones o adquisiciones gubernamentales tengan “al menos un compromiso claro con México”.

Ese dinero recaudado por impuestos, dijo la Senadora, no tiene por qué ir a manos de empresarios que quieran construir el muro. De las más de 638 firmas apuntadas hasta el momento, 60 son de origen hispano.

–¿Esta empresa Ecovelocity la incluiría en su petición?, ¿por qué?

–A todas las empresas que participen en esta licitación. Se trata de un elemental ejercicio de cuidar los intereses de México y los mexicanos. Si una empresa, ya sea persona física o moral, está participando para querer construir el muro de Donald Trump es alguien a quien no le interesa lo que le pase al país y buscan construir un espacio donde la gente puede perder la vida. No merecen tener ningún beneficio del presupuesto mexicano. Ese muro significa la xenofobia y discriminación; construir una frontera parecida a la de la Alemania comunista y basta ver la parte del muro en Tijuana que está llena de cruces. Esos muros son espacios donde muchísima gente muere.

Por su parte, el Diputado Braulio Guerra hace unas semanas se subió y sentó en una parte del muro “para evidenciar que es innecesario totalmente y absurdo construir este proyecto de Donald Trump”, dijo en un video grabado por él mismo después de escalarlo.

“Simpatizo con que el gobierno federal, los estatales y municipales no abran sus puertas a las empresas que no estén comprometidas con nuestro país. Tendría que haber un acuerdo en ese sentido para ser solidarios con las empresas que se la juegan con nosotros no con las que se rajan como Ford en San Luis Potosí [quien retiró inversión ya anunciada ante las amenazas de Trump]”, aseguró Guerra a este sitio vía telefónica.

–El dueño de Ecovelocity, Theodore Atalla, le dijo al diario español que ya no participa por contratos públicos porque la “corrupción está demasiado extendida” –se le dijo a la Senadora Gabriela Cuevas, quien encabeza la petición que veta a las empresas referidas de contratos gubernamentales.

–La única forma de combatir la corrupción tiene que ver con no caer en esas prácticas y segundo, con denunciarlo. Ojalá este empresario o cualquier otro denuncien cualquier intento de corrupción por parte de la autoridad –respondió.

El Diputado Braulio Guerra afirmó que México ha recibido al empresario Theodore Atalla y aunque él sea extranjero, la empresa Ecovelocity fue constituida conforme a las leyes mexicanas.

“Si bien hay que combatir la corrupción en México subrayadamente, también hay otro tipo de negocios que Ecovelocity pudo buscar en los estados muy diversos de Estados Unidos o cualquier otro país del mundo. Lo que resulta indigno es que sea una empresa constituida en México, mexicana, y que participe en una licitación donde se pretende construir un muro que violenta y tensa la relación bilateral, que manda un mensaje de detrimento a los derechos humanos de los migrantes; es un símbolo de una ofensa”, afirmó.

Respecto al proyecto del muro, la presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores aseguró en su documento que la construcción no agilizará el comercio de más de un millón de dólares que cada minuto se realiza en la zona fronteriza, ni beneficiará a los estados de la unión americana que tienen a México como su primer, segundo o tercer socio comercial.

El Diputado Braulio Guerra agregó por separado que “el mensaje hostil que se ha generado entorno del muro no es solamente la barda, hay un conjunto de hechos que agravian a nuestro país; ese muro ofende al país que ha dado cobijo y establecimiento a Ecovelocity, aunque sea ciudadano egipcio”.

Las más de 60 empresas de origen hispano de las 600 interesadas en la construcción del muro propuesto por el Presidente Donald Trump aseguran que su participación es por negocio sin un sentido antinmingrante o de afiliación política.

Sin embargo, el Diputado Braulio Guerra, quien se subió al muro, afirmó que “por encima de los negocios, donde siempre hay terreno de proyectos en el continente, se abandonan los principios y valores que deben ser parte de una visión empresarial y comercial”.

Mario Burgos, de la empresa de construcción Burgos Group, declaró a la agencia EFE que “honestamente, para nosotros sería antes que nada un trabajo más de infraestructura y creador de empleos, algo que tanto necesitamos en Nuevo México”.

Hijo de un peruano, Burgos dijo que la participación de su empresa familiar en un proyecto que puede repartir contratos por más de 20 mil millones de dólares, no tiene ninguna connotación antiinmigrante, sino que es una cuestión práctica.

Amadeo Sáenz, de la compañía texana J. D. Abrams, aseguró que cuando decidieron participar no consideraron los “aspectos políticos, sino económicos” del proyecto.

Ricardo Díaz, de Halbert Construction ubicada cerca de San Diego, California), dijo que su empresa tiene 38 empleados con orígenes y opiniones muy diferentes sobre Trump y el muro, pero eso no fue obstáculo para interesarse en la obra.

“Alguien tiene que hacerlo, trabajo es trabajo, sin importar las afiliaciones políticas”, declaró.

Desde Puerto Rico, el ingeniero militar retirado Patrick Balcázar dijo a Efe que aunque está en contra del muro, su empresa San Diego Project Management participará porque la participación en el proyecto sería un alivio para los problemas económicos de la isla.

“En Puerto Rico no hay trabajo, estamos en depresión económica y para mantener mi nómina tengo que aprovechar lo que se asoma en el horizonte”, explicó.

 

Fuente: 
SINEMBARGO.MX

Se el primero en comentar