Durango
11/09/2017

Son las mujeres más propensas al suicidio

Durango, Dgo.-  Para la Secretaría de Salud en el estado de Durango, la prevención del suicidio es un tema prioritario en Salud Mental, motivo por el que se ha diseñado u programa integral para detectar y atender conductas de riesgo en grupos vulnerables.

Fue la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio, quien en el año 2003 designó el día 10 de septiembre como el Día Mundial de la Prevención del Suicidio, con el propósito de concienciar a todo el mundo de que el suicidio se puede prevenir.

Por ende, el Secretario de Salud en el Estado, César Franco Mariscal, destacó que con base a las metas establecidas durante la administración del Gobernador, José Aispuro Torres, en materia de salud se trabaja de manera coordinada con otras dependencias gubernamentales de los tres órdenes de gobierno para implementar estrategias y programas que contribuyan a una disminución real de incidencias.

Esto, al considerar que de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, México se ubica entre los países con una tasa de suicidios del 6.5 por cada 100 mil habitantes, muy por debajo de países como en Europa del Este, Europa Central, Asia, Estados Unidos, Canadá y Cuba, datos que muestran una prevalencia de edad de suicidio entre los 10 y 25 años, con una incidencia mayor en el sector femenino.

En cuanto al tema de prevención, explicó que una persona con ideas suicida puede identificarse por medio de un marcado cambio de comportamiento o altibajos emocionales, presencia de ansiedad, signos depresivos, sueño constante, insomnio, cambio en la alimentación, consumo de sustancias toxicas y conductos autodestructivas, a sabiendas de que los factores de riesgo que se pueden presentar para tener la idea de suicidarse son principalmente en personas con enfermedades psiquiátricas, personas con abuso de sustancias, en estado psicológicos, situaciones sociales agravantes o con familiares.

Por mencionar un ejemplo, es en adultos entre los 20 y 29 años donde se presenta con mayor frecuencia los intentos de suicidio, seguido por adolescentes entre los 12 y 19 años quienes intentan quitarse la vida, pero que sin lograrlo, llegan a algún hospital del estado para recibir la atención médica que requieren.

No obstante, “las acciones difícilmente serán suficientes porque los factores externos son muchísimos, desde el punto de vista individual no se puede ejercer ninguna presión institucional para que una persona se atienda hasta que vean las consecuencias, pero lo más importante es que son los padres de familia quienes deben estar al tanto de sus hijos, participar en la asistencia médica o profesional, y sobre todo contribuir con una buena educación para que los hijos no se vean involucrados en estas situaciones, y entonces nosotros reforzar esos conocimientos de manera preventiva para no llegar a la parte reactiva”.

Por lo que enfatizó que las acciones que se pueden realizar para prevenir un suicidio está en mantener lazos afectivos, escuchar de forma empática, sin interrumpir, con comprensión a esa persona con síntomas depresivos; no juzgar a la persona con ideación, no querele imponer opiniones personales; es necesario tomar en serio cualquier signo de depresión y/o comentarios sobre deseo de muerte; tomar medidas: platicarlo y canalizarlo a la persona, con un profesional.

Finalmente el funcionario estatal recalcó que en caso de conocer, detectar en sí mismo o un amigo o familiar alguno de los síntomas anteriores, se puede solicitar orientación o llevar a la persona al Instituto de Salud Mental (ISMED), el Centro Integral de Salud Mental (CISAME) o el Hospital de Salud Mental, así como el grupo Esmeralda al que puede llamar al 066 en caso de alguna emergencia y el Instituto de la Mujer Duranguense; instituciones que cuentan con personal especializado para tratar el problema.

 

Se el primero en comentar