Deportes
16/05/2018

Pliskova pierde el control y golpea la silla del árbitro

Derrotada en la segunda ronda, la checa se expone a una dura sanción

Karolina Pliskova es una jugadora fría, una tenista que habitualmente no se excede en los gestos cuando está sobre la pista y que ante los micrófonos se expresa siempre desde la mesura. Desde hace tiempo pugna por conseguir su primer Grand Slam –fue finalista del US Open en 2016 y semifinalista de Roland Garros el año pasado– y también por instalarse en el primer peldaño del circuito, posición que defendió durante nueve semanas en 2017. Ahora mismo es la cinco y en Roma no tuvo un buen día. Cedió contra la griega Maria Sakkari (3-6, 6-3 y 7-5) y se despidió en la segunda ronda del torneo italiano. Sin embargo, lo peor no fue la derrota, sino la escena que protagonizó durante el protocolario saludo final.

Durante unos instantes, a Pliskova (26 años) se le cruzaron los cables. Previamente le había protestado al árbitro una decisión que le costó un breakdecisivo, con ella al servicio, 5-5 en el tercer set y 40-40. En ese punto llegó la queja y después el estallido final de la checa, cuando el partido se había resuelto y ambas jugadoras se dirigían al juez de silla para darle la mano. Entonces, Pliskova amagó con el saludo y a continuación comenzó a golpear su raqueta contra la silla. Hasta en tres ocasiones lo hizo, perforando uno de los laterales.

Ahora, Pliskova (ganadora de 10 títulos individuales de la WTA) se expone a una dura sanción por parte de la Federación Internacional de Tenis (ITF).

Fuente: 
EL PAÍS

Se el primero en comentar