Opinión
26/06/2015
Campos Elíseos / Katia D'Artigues

De Felipe y Letizia a EPN y Angélica

Campos Elíseos / Katia D'Artigues

Los Reyes de España llegan en unas horas a México. No estaría mal que nuestra pareja monár… perdón, nuestro Presidente y su primera reina, digo, ¡dama! 

hablaran con ellos --dado que tienen buena química, se ha dicho-- de lo mucho que hay hecho allá los jóvenes reyes por restablecer su credibilidad. Y cómo lo han hecho, aparentemente, sin “domar” condición humana alguna, a través de leyes (como aquí) sino ¡voluntariamente! 

Como claro ejemplo, Felipe VI le quitó a su hermana Cristina el título de duquesa y cualquier privilegio. Ha pintado claramente su raya desde que ella y su esposo se vieron involucrados en el caso Noos, de corrupción. Sacó a su otra hermana, Elena, de la familia real lo que implica no recibir más dinero público. 

Felipe VI decidió ganar 20% menos que su padre; los gastos de la Corona no han hecho más que bajar en los últimos 5 años. A partir de que asumió la corona transparenta sus gastos y hasta los regalos que recibe (los más caros van a dar al Patrimonio Nacional directo) e interventores del Estado los auditan. También la Familia Real ya “no aceptará préstamos sin interés o con interés inferior al del mercado, ni regalos de dinero”. 

En España, por ejemplo, ni Angélica Rivera tendría su “Casa Blanca” ni Luis Videgaray la suya en Malinalco. 

También impuso a sus colaboradores un estricto “Código de Conducta”. 

La reina Letizia también le podría dar clases de austeridad en gastos personales a Rivera. Ella, que a veces usa hasta el mismo atuendo 3 veces de manera pública, sin dejar de ser ícono de la moda. Una revista británica hasta la “criticó” por “reciclar” tanto el guardarropa; aquí solo reciclamos… políticos. 

Un reportaje de “Vanitatis” de El Confidencial (ver http://tinyurl.com/pc4afbh) analizó el costo de la ropa, joyas y zapatos que Letizia usó durante todo el primer año del reinado. El resultado: 130 mil euros máximo (unos 2 millones 300 mil pesos), cuando solo en los vestidos de la pasada visita a Inglaterra, Rivera se habría gastado unos 120 mil pesos… 

Aquí presumimos en revistas españolas (qué paradoja) el vestuario de la familia presidencial para la graduación de una de las hijas de la primera dama. 

Por cierto, Forbes publicó que el gobierno de EPN ha gastado de diciembre de 2012 a marzo pasado 11 mil 287 millones de pesos solo en medios, eso son 627 millones de euros; unas 78 veces más que el presupuesto de toda la corona española de un año. Esto en un país en el que 47% son pobres y el 1% acapara el 21% de la riqueza. 

En enero pasado, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray fue enfático: 

--No habrá un incremento en el déficit público, por el contrario, el objetivo este año es reducir conforme se comprometió en 2013 el déficit público y, por supuesto, tampoco habrá alza en los impuestos. 

Pero no cumplió su palabra. A partir del próximo miércoles 1 de julio se nos aplicará un nuevo impuesto de 16 por ciento a la comida preparada que se venda en cualquier establecimiento. Tome nota: Alitas, molletes, hamburguesas, sopas instantáneas, “hotdog”, tacos, gorditas, tacos, quesadillas, flautas, croissants, “hot cakes”, sándwiches, tortas (en cualquiera de su modalidad, chapatas, baguetes, pepitos, paninnis, subs), “bakes”, burritos, rollos y “wraps”, empanadas, volovanes, pizzas, guisados, nachos, tamales y sushi. 

Caray, tan fácil que hubiera sido informar que era parte de la estrategia para evitar siendo un país obeso y mejor aplicarlo como parte de la campaña #ChécateMídeteMuévete. 

Donald Trump ya no ve lo duro sino lo tupido. Las reacciones por su discurso antimexicano ya no son solo fuera de Estados Unidos, sino dentro. 

Ayer la cadena Univisión, vía su presidente Alberto Ciurana, anunció que rompían la relación comercial con Trump para la transmisión del concurso Miss USA en julio próximo y para todos los proyectos en los que esté metido el magnate. 

Trump anunció que demandará a la compañía televisiva por rescindir el contrato de 5 años. 

Ahora sí le dolió porque le pegó en el bolsillo: el concurso representa para él la pérdida de unos 20 millones de dólares. 

Trump (no se ría tanto) ahora intenta culpar a los medios de comunicación: 

--Estoy personalmente ofendido por el intento de los medios de comunicación de distorsionar mis comentarios sobre México y su gran gente. 

Es más, ¡culpó al gobierno mexicano de presionar a Univisión! 

Caray, qué no ve que tenemos otras broncas, como el informe del Departamento de Estado sobre la situación de derechos humanos en el país. 

Y ya que hablamos de derechos humanos en el país. ¡Está bien duro el reporte del Departamento de Estado de Estados Unidos con respecto al tema en México! John Kerry, el canciller, ya sabiendo la sensibilidad mexicana que hasta le reclama al Papa comentarios en comunicaciones privadas y no se diga el uso de la palabra “generalizado” si se habla de tortura, mejor se curó en salud y dijo: 

--Mi consejo, para cualquier líder que está molesto por estos hallazgos, es realmente examinarlos, observando las prácticas de su país y reconocer que la mejor manera de cambiar lo que piensa el mundo y la forma de evitar estos juicios es cambiar lo que está sucediendo. 

Kerry, ex candidato presidencial, dijo que lo dice porque hay gobiernos --quién sabe cuáles-- que tienen la piel muy sensible. “Incluidos algunos con los que trabajamos muy estrechamente”. 

El informe de 40 páginas habla, obvio, de Ayotzinapa. De Tlatlaya. De condición infrahumana en la que viven personas encarceladas, de la violencia contra los periodistas. 

Él lo dijo: 

--Me voy de vacaciones y en agosto hablaré con mi equipo sobre los asuntos del Ayuntamiento… me voy a chingar por el pueblo: Cuauhtémoc Blanco, alcalde electo de Cuernavaca, quien antes de tomar las riendas de su cargo, se va de luna de miel con Natalia Rezende (no fue ni a recoger su constancia de mayoría, total)

Fuente: 
EL ZÓCALO

Se el primero en comentar