Cultura
11/09/2017

Sube a 90 mdp pérdida en etiquetados

Cd. de México.- Cerca de 90 millones de pesos se han perdido para la cultura en este 2017 por la deficiente revisión que hicieron los diputados de los proyectos culturales que seleccionaron para obtener presupuesto etiquetado desde el Congreso, además de la desidia de algunos beneficiarios.

De acuerdo con documentación de la Secretaría de Cultura (SC), 18 proyectos del Programa Anual de Proyectos Culturales de la Cámara de Diputados no pudieron recibir recursos este año porque fueron aprobados por los legisladores sin cumplir con los requisitos básicos.

Otros 22, porque los beneficiarios (asociaciones civiles, Estados y Municipios) no acudieron a registrar sus proyectos ante la SC o dejaron de entregar documentación.

En total, 87 millones 125 mil pesos que serían otorgados para actividades culturales, de acuerdo con el anexo "Ampliaciones a Cultura" del Presupuesto de Egresos de la Federación 2017, ya no saldrán de las arcas de Hacienda hacia la SC, que cada año gestiona su distribución y supervisa su uso.

Con cada nuevo ejercicio fiscal, desde 2009, la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados emite una convocatoria para que asociaciones civiles, Estados y Municipios inscriban sus proyectos culturales y sean elegibles para obtener recursos etiquetados. Este año, la cifra a repartir ascendió a mil 500 millones de pesos.

Históricamente, sin embargo, el programa se ha visto empañado por la discrecionalidad con la que los diputados reparten los recursos. Este año, al menos 67 millones de pesos fueron asignados a asociaciones civiles con nexos directos a legisladores o sus familiares (REFORMA, 02/04/2017).

Por ejemplo, la artista Carmen Mondragón, hermana de la diputada priista Angélica Mondragón --secretaria de la Comisión de Cultura-- recibirá un triple subsidio en etiquetados en 2017.

Asimismo, dos organizaciones civiles ligadas al senador priista Gerardo Sánchez, Fundación Organizados para Servir y Juan José de los Reyes Martínez "El Pípila", AC, se llevaron 35 millones de pesos.

A esto se suma la falta de aplicación, por parte de los diputados, de los criterios sugeridos por la Secretaría de Cultura para favorecer proyectos de mayor impacto social y por no realizar la correcta verificación de la factibilidad de los proyectos que eligen.

De esta forma, los diputados benefician proyectos que, al no cumplir con los requisitos básicos, deben pasar por varias revisiones de la SC y, al no poder solventarlas, eventualmente deben ser desechados.

Tal es el caso, por ejemplo, del proyecto "Atizapán va por la cultura", ingresado por el Ayuntamiento del municipio mexiquense, que perdió 6 millones 500 mil pesos tras no solventar las observaciones de dos revisiones de la dependencia federal.

También de la Secretaría de Cultura del Estado de Michoacán, que perdió 2 millones 500 mil pesos para su proyecto "Bibliobús", tras incumplir con las observaciones de la segunda revisión.

Algunos proyectos, como "Conservación de Pintura Mural y Sensibilización Social del Ex Convento de Santo Domingo de Guzmán 1er Etapa", de la Secretaría de Cultura de Morelos, llegaron incluso a la tercera revisión y no pudieron obtener recursos.

Actualmente, la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados no cuenta con un comité especializado que prevenga que los proyectos deficientes sean etiquetados o que los recursos no paren en asociaciones afines. Asimismo, la Secretaría de Cultura sólo puede acompañar el proceso de los proyectos ya previamente seleccionados.

El resto de los recursos perdidos son ocasionados por los beneficiarios que ni siquiera acudieron, por única ocasión, a la oficina de la SC a registrar sus proyectos o que en algún punto del proceso dejan de entregar documentación.

Este último es el caso del ayuntamiento de Campeche, que registró su proyecto "Festival del Centro Histórico de Campeche", pero jamás lo sometió a revisión. Por ello perdió 6 millones de pesos.

Tras el último corte, realizado el 31 de agosto pasado por la SC, se espera que más proyectos perderán la posibilidad de obtener los recursos por incumplimiento de sus obligaciones fiscales o por falta de la documentación necesaria.
 

Fuente: 
EL PAIS

Se el primero en comentar