Cultura
06/12/2017

Resguarda Ibero todo Yampolsky

Cd. de México.- Mariana Yampolsky (1925-2002) se entregó a la tarea de retratar el México de las primeras décadas del siglo 20.

Su mirada se cifra en los 70 mil negativos que conforman el acervo de un trabajo de medio siglo, legado que será resguardado a partir del próximo año por la Biblioteca Francisco Xavier Clavigero de la Universidad Iberoamericana.

Las negociaciones para la custodia fueron pactadas durante todo 2017 a través de Arjen van der Sluis, el esposo de la fotógrafa, señaló Teresa Matabuena, directora de la dependencia universitaria.

"Llegamos a un acuerdo para que él nos donara la biblioteca y el archivo fotográfico, así cómo algunos grabados. Es un material que tiene tanto las fotografías publicadas y conocidas, más fotografías inéditas".

Como el acervo requiere de características especiales para su cuidado, la Ibero construyó una bóveda de refrigeración con el objetivo de que el material se conserve en las mejores condiciones, dijo Matabuena en entrevista.

La Biblioteca Francisco Xavier Clavigero resguarda 54 fondos documentales, del siglo 18 al 20, más el fondo de la Universidad. Hay algunos fotográficos, como el del periódico El Heraldo de México, en su primera fase, además de colecciones de la Revolución Mexicana y La Decena Trágica.

Aunque Yampolsky nació en Chicago, en 1925, está íntimamente ligada a México. Llegó a vivir al País en 1945, matriculándose en La Esmeralda.

La vida diaria de los pueblos mexicanos transitó por su lente, en blanco y negro.

"Sus fotografías son muy importantes desde el punto de vista estético y de conservación de costumbres de nuestro País", indicó Matabuena.

Pero la fotógrafa, fallecida hace 15 años, también incursionó en la ilustración y el grabado, y publicó varios libros en vida, de lo cual también da cuenta el acervo.

La directora de la Biblioteca Francisco Xavier Clavigero, con sede en Santa Fe, aseguró que la misma Yampolsky deseaba que su legado se quedara en México.

El acervo llegará a la Ibero en enero, y una vez que arribe comenzará su digitalización, un proceso que, según estimaciones de la directora de la biblioteca, llevará cerca de un año y medio, lo anterior con el fin de ponerlo a disposición de investigadores interesados.

"Queremos que se vea que en México hay instituciones (como la Ibero) que tienen la infraestructura para conservar fondos fotográficos", comentó Matabuena.

Una vez analizado el archivo, se detectará el material inédito, el cual se divulgará en un libro que podría publicarse en el mismo 2018. Pero antes habrá de alistarse una exposición.

El acento estará en la divulgación del acervo.

Fuente: 
REFORMA

Se el primero en comentar