Cultura
16/02/2017

Guerra y glamour

Se celebra el centenario del buque que participó en dos Guerras Mundiales y transportó a Fulgencio Batista, Katharine Hepburn y Hart Crane

CIUDAD DE MÉXICO.- Esta es la historia del USS Orizaba, un barco lleno de secretos e historia, construido en 1917, el cual participó de manera fortuita en las dos Guerras Mundiales y que transportó a figuras como: el militar y político cubano Fulgencio Batista, el pelotero cubano Martín Dihigo, la actriz Katharine Hepburn y el poeta estadunidense Hart Crane, quien saltó de esta misma embarcación y se suicidó en 1932, frente a las costas de Florida.

No se sabe por qué razón este buque de origen estadunidense ostentó un nombre mexicano, el cual fue utilizado para transportar militares, repatriar ex prisioneros de guerra y hacer numerosos viajes transatlánticos. Hacia el final de su vida, se convirtió en barco auxiliar de la marina brasileña para lo cual cambió su nombre por el de Duque de Caixas.

La nave fue construida en Filadelfia, Pensilvania, por la compañía William Cramp & Sons, fue botada en febrero de 1917, su peso bruto se calculó en siete mil 652 toneladas y tuvo una vida útil de 46 años. De origen, esta embarcación no fue pensada para participar en conflictos bélicos, pero la marina de Estados Unidos la requisó en 1918 y la comisionó para hacer viajes transatlánticos con tropas estadunidenses durante la Primera Guerra Mundial, tal como lo explica el Dictionary of American Naval Fighting Ships.

Concluida la Primera Guerra Mundial, en 1919, la nave fue devuelta a la Ward Line, la compañía que lo operó durante los siguientes 20 años para viajes transatlánticos entre Estados Unidos y España, en uno de los cuales el vate Hart Crane se suicidó a los 32 años.

Crane es conocido por su poema The Bridge, definido por la crítica como una “síntesis de la historia de los Estados Unidos”, donde utilizó el puente de Brooklyn como el mayor de sus símbolos, y fue considerado uno de los poemas más vitales de la lengua inglesa del siglo XX, junto a La tierra baldía de T.S. Eliot y los Cantosde Ezra Pound.

Quienes conocieron a Crane, lo definieron como un autodidacta que luchó contra las expectativas de su padre, el famoso empresario que hizo fama con el caramelo que llamó Salvavidas.

Sin embargo la dramática historia entre Crane y el USS Orizaba sucedió al mediodía del 27 de abril de 1932, durante un viaje en que la nave se dirigía a Nueva York y se encontraba a 443 kilómetros al norte de La Habana y a 16 de la costa de Florida. Según los testigos, el poeta se dirigió a la cubierta de popa, se quitó la chaqueta blanca, la acomodó sobre la cubierta, observó un instante el mar y saltó.

Las crónicas indican que el capitán del Orizaba detuvo el crucero y lanzó varios botes salvavidas para rescatar al poeta que la noche anterior fue víctima de una agresión homofóbica mientras bebía en el bar de la nave, como lo cuenta Paul Mariani en la biografía que escribió sobre el poeta.

La búsqueda de Crane se prolongó durante cuatro horas, pero no se encontró el cuerpo del también autor de White Buildings y O My Land, My Friends. Por esa razón en la lápida del poeta en Garrettsville, Ohio, se lee la siguiente frase: “Harold Hart Crane (1899-1932) Lost at Sea”.

ESTRELLAS A BORDO

A principios de los años treinta, el Orizaba fue utilizado para transportar barras de oro y plata de Veracruz a Nueva York, sin dejar de lado su función como transporte. De ahí que en 1934, la actriz estadunidense Katharine Hepburn (1907-2003) abordara el Orizaba, junto con su amiga Laura Harding, en un viaje que la llevaría de Nueva York a Mérida, Yucatán, donde pensó en la relación que sostenía con el empresario Ludlow Luddy Ogden Smith desde hacía siete siete años.

Desde entonces, Hepburn ya era conocida por sus premios premios Oscar a la mejor actriz y más tarde sería nombrada la mayor estrella femenina en la historia de Hollywood, y se le recuerdan cintas como Morning Glory, Woman of the Year y The African Queen.

Aquel viaje de Hepburn sucedió en abril de 1934 y se cuenta que a su llegada a Mérida, la actriz le pidió el divorcio a Ludlow Ogden. Poco después, Hepburn y Harding viajaron a La Habana.

A finales de los años 30 hubo otros pasajeros distinguidos que abordaron el USS Orizaba, como: el diplomático ecuatoriano Gonzalo Zaldumbide, el militar y político cubano Fulgencio Batista, en un viaje de México a La Habana, tras una visita oficial; así como del beisbolista cubano Martín Magdaleno Dihigo (1905-1971), apodado El Inmortal y considerado uno de los peloteros más completos de la historia, quien desde los 11 años fue fanático de la pelota caliente.

Con la llegada de la Segunda Guerra Mundial, en 1939, este barco fue nuevamente requisado y adaptado por la Administración de Transporte Naval de Guerra del gobierno estadunidense, donde completó numerosas travesías transatlánticas, le adaptaron dos cañones de 130 mm y cuatro más de 76 mm para que en abril de 1942 fuera utilizado para transportar soldados y prisioneros de guerra.

Pero el 11 de julio de 1943 el USS Orizaba fue dañado durante un ataque aéreo, hizo algunos recorridos más, pero tras una meticulosa revisión volvió a casa, fue reparado y fue comisionado con un par de viajes más para trasladar tropas que se sumarían en la batalla de Okinawa, hasta que el 23 de abril de 1945 fue puesto fuera de servicio.

Tres meses después la Marina de Brasil asumió el control del Orizaba y le dio el nombre de Duque de Caixas, y lo utilizó para recoger soldados brasileños heridos durante la Segunda Guerra. Sin embargo, el 31 de julio de 1947 la nave sufrió un incendio en el cuarto de máquinas, que se extendió a los camarotes de primera clase y causó la muerte de 27 personas. Luego de una reparación mayor el Duque de Caixas se transformó en buque escuela, pero a finales de 1963 éste fue dado de baja y desguazado.

Fuente: 
EXCELSIOR

Se el primero en comentar