GUERREROS EN EL HOSPITAL JUÁREZ DE MÉXICO. Médicos, enfermeras y personal de limpieza se preparan para ingresar a la zona de atención a enfermos de Covid-19.Foto Marco Peláez

Bufonada con Javier Lozano
¿Revuelta en Coparmex?
Oaxaca, Segob, represión 2006

En el fondo, el principal perdedor fue Gustavo de Hoyos Walther, el beligerante antiobradorista que no pudo procesar al interior de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) el nombramiento de vocero especial para la defensa del estado de derecho que en favor de Javier Lozano Alarcón había maquinado y dialogado con éste a lo largo de meses.

En cuestión de horas (menos de diez), Lozano Alarcón pasó de la selectividad de una presunta vocería oficial (que había sido anunciada mediante un tuit matutino el martes por el propio De Hoyos) a la masificación intrascendente de un voluntariado más, entre miles de socios de la citada Coparmex. Agraviado (yo como el esposo ofendido, el último en enterarse), Lozano no aceptó tal degradación y se manifestó abiertamente contra quien le prometió y no le cumplió: qué decepción; yo pensé que este cuate tenía más habilidad y más talento para operar estos temas, pero pues no, lo rebasaron. Agregó que Gustavo de Hoyos se le cayó de la nube, pues pensó que estaba hecho de otra madera (según lo dicho ayer en Astillero Informa por el político y abogado que fue secretario del Trabajo con Felipe Calderón Hinojosa como jefe: https://bit.ly/35i1Mnm ).

Más allá de la personalidad e historial políticos de Lozano Alarcón, que generaron una cascada de críticas en las redes sociales en cuanto se conoció el anuncio de su vocería especial patronal, el tema de mayor trascendencia política es la impericia política del dirigente empresarial que ha pretendido erigirse en corrector y casi mentor de la política nacional, especialmente contra lo que postula y practica el presidente López Obrador.

Poco aliento da a su causa un representante de los patrones del país cuando urde un nombramiento tan peculiar como el anunciado el martes en la mañana y menos de diez horas después tiene que recular, presionado por sus propios presuntos representados que repararon a tiempo en la imprudente declaración de guerra política al obradorismo que significaba la creación de una vocería especial.

Es probable que este sonoro zape dado por sus presuntos representados a De Hoyos Walther (quien no es patrón más que de los miembros del bufete jurídico que creó en el norte del país para defender intereses patronales) signifique cierto grado de contención, así sea temporal, de la excitada conducta de quien ha convertido a la citada Coparmex en la más rijosa oposición desde la iniciativa privada a López Obrador y en una sigla más incorporada al catálogo de partidos (PAN, PRI y PRD, sobre todo) que preparan candidaturas y campañas para 2021 y la presidencial de 2024, elección ésta en la cual el citado De Hoyos pareciera empeñado en participar.

Además, habrá de verse el alcance de la oleada que frenó la decisión de De Hoyos. Exhibirlo públicamente como incapaz de entender los alcances de un nombramiento tan denso, el de Lozano, y obligarlo a ejecutar una maroma de muy baja calidad, son formas de deslegitimar tal liderazgo. El propio Lozano dijo ayer que le parecía timorato el empresariado ante el Presidente de la República, pues no es capaz ni de defender sus intereses. No sé, señaló, si tienen miedo, están amenazados o tienen cargo de conciencia. Con tales criterios en una vocería especial que no logró consolidar, ¿para qué quiere enemigos (internos) el descalificado De Hoyos Walther?

Astillas:

La secretaría de Gobernación, formalmente a cargo de Olga Sánchez Cordero, hizo llegar una invitación a Heliodoro Díaz Escárraga (coordinador de Protección Civil con Alejandro Murat) para que fuera el delegado (¿no que no habría más delegados?) en Oaxaca. El recuerdo del papel siniestro de Díaz (acusado de coordinar escuadrones de la muerte) durante la represión del entonces gobernador Ulises Ruiz contra el movimiento social encabezado por la Asamblea Popular de Pueblos de Oaxaca, en 2006, tumbó tal pretensión y fue colocado otro político en tal cargo. Pero, ¿quién y por qué intentó colar al impresentable Díaz como delegado de Segob? ¡Hasta el próximo lunes!

Twitter: @julioastillero

Facebook: Julio Astillero

juliohdz@jornada.com.mx

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here