A lo largo de estos tres meses de crisis sanitaria por el coronavirus, el gobierno federal se ha encerrado en sí mismo y ha desdeñado aportaciones muy importantes de organizaciones de la sociedad civil que agrupan a personalidades de reconocido nombre y sobre todo con profesiones de alta calificación.

Las negociaciones dentro del Consejo de Salubridad General y del gabinete presidencial han distorsionado las medidas a adoptar sobre todo en materia de confinamiento humano. Y destaca el aislamiento gubernamental y del Consejo a propuestas muy concretas y sensatas de organizaciones de la sociedad civil.

Hasta ahora habría cuando menos cuatro propuestas, incluidas en el Cuaderno para el Debate “Coronavirus: aportaciones de la sociedad civil” en este enlace.

1.- El 27 de marzo, un grupo plural de ciudadanos de áreas de salud, derecho, sociales, económicas, administrativas, de investigación y de altas funciones en el sector público circuló un desplegado titulado “Por la salud de todos”, con nueve puntos de reflexión sobre la pandemia y con llamados de atención a la lentitud de los organismos oficiales para esos menesteres. El punto central fue el señalamiento de “la ausencia de liderazgo de las autoridades sanitaras de carácter federal” y el desorden regional, además de señalar la “pobre capacidad de planeación y anticipación” del secretario de Salud y sus colaboradores.

Las seis recomendaciones fueron concretas: decisiones a partir de conocimiento y explicación de las mismas, cuidar la salud del personal de emergencia con equipo y protocolos, establecer “un plan estratégico para el exceso de la demandad de los servicios de salud, informar a la población sobre la enfermedad y sus efectos”, que en el Consejo de Salubridad “se escuchen y atiendan planteamientos de especialistas fuera de ese grupo” y colaborar con autoridades. Entre los firmantes están ex secretarios de Salud, un exministro de la Corte y exrectores de la UNAM, además de especialistas calificados.

2.- El 28 de marzo el Grupo Nuevo Curso del Desarrollo, de la UNAM, enlistó análisis y propuestas desde el punto de vista de la crisis económica por la pandemia y detalló cuatro prioridades: proteger el empleo y el ingreso, sobre todo de los grupos más vulnerables; salvaguardar la planta productiva, con énfasis en las pequeñas y medianas empresas; mantener la continuidad de los servicios estratégicos, sean públicos, concesionados o privados y apoyar más proyectos de inversión pública privada y mixta para la recuperación y el apuntalamiento del crecimiento potencial.

En suma, esta propuesta se basa en “una intervención estatal de gran magnitud” para enfrentar la pandemia y mitigar la crisis económica, a partir del abandono de “la idea de que el Estado no debe contratar más deuda”. Entre los firmantes están Cuauhtémoc Cárdenas, Rolando Cordera, Julio Carabias, Mauricio de Maria y Campos, Jorge Eduardo Navarrete, José Andrés de Oteyza, Enrique Provencio, Norma Samaniego, Carlos Tello y Enrique del Val.

3.- A finales de marzo un grupo de científicos de alta calificación publicaron un documento pidiendo “acciones de contención urgentes para proteger a la población de México” sobre la pandemia y ofrecieron su colaboración. El sentido del documento fue ofrecer la colaboración de especialistas –entre ellos premios nacionales, maestros eméritos y directores de organismos de salud– para la conformación de “equipos gubernamentales con la participación de científicos de diversas disciplinas, junto con representantes del sector privado y de la sociedad”, para multiplicar la capacidad de respuesta.

4.- Y el 30 de marzo el grupo Nosotrxs (con equis) por la Democracia envió una carta al presidente López Obrador con ocho señalamientos: sesión permanente del CSG, emitir lineamientos, programas de acción y patas de conducta para enfrentar al COVID-19, restricción de actividades para disminuir contagios, estándares mínimos de protección civil, responder al derecho a la información de la sociedad, un programa amplio de detección de personas infectadas, reconocer que se trata de una emergencia sanitaria y también económica por sus efectos en el bienestar y planes de acción económica. Entre los firmantes están Cuauhtémoc Cárdenas, Clara Judisman, José Ramón Cossío, Luis Raúl González Pérez y Silvia Molina, además de Mauricio Merino y otros miembros de Nosotrxs.

A lo largo de los tres meses de crisis sanitaria por el COVID-19, el sector gubernamental se ha cerrado, ha rechazado a la sociedad civil, se ha sometido a los lineamientos presidenciales y no ha aceptado la ayuda y colaboración de especialistas no gubernamentales.

Política para dummies: La política es un ejercicio plural, no burocrático.

Home

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here