CIUDAD DE MÉXICO.- El Cruz Azul se irá al parón por el coronavirus en la cima de la tabla. La Máquina le ganó al América por 1-0, en la desnudez de un Clásico Joven carente de uno de la afición, pero con un campo lleno de intensidad, y emociones hasta el último segundo del encuentro.

Se dictó lo que ha sido el torneo hasta ahora. Un Cruz Azul que cada vez juega mejor, y un América que se resiste. La Máquina dominó a las Águilas, pero la figura de Guillermo Ochoa los pudo opacar por un buen rato. Tapó cuatro opciones de gol en los 45 minutos iniciales. Ni el Cabecita Rodríguez al 32’, sólo y casi en el área chica, ni Elías Hernández con un disparo al ángulo, pudieron con Paco Memo, amo del primer tiempo.

Pero el equipo de Miguel Herrera volvió a abandonar la elocuencia mostrada a media semana ante el Atlanta United, sobre todo en ataque. Los creativos, Suárez y Dos Santos, no pudieron con el orden del equipo de Dante Siboldi. El disparo de media distancia parecía ser su mejor opción, pero tampoco lo intentaron.

Parecía cuestión de tiempo para que llegara el gol de la Máquina, que en jugadas a velocidad demostraba su poder. Al 65’, Juan Escobar desbordó por la banda derecha, y envió una diagonal que Jonathan Rodríguez conectó de primera y por fin pudo vencer a Ochoa, colocando al América como su mayor víctima personal, anotándoles en cinco ocasiones.

Se acercó el silbatazo final, y con ello la desesperación crema. Con Miguel Herrera reclamando algunas decisiones arbitrales. Hubo tensión hasta el último de los seis minutos agregados. Fernando Guerrero, tras revisar una jugada en el VAR, señaló penalti a favor de los locales. Una historia ya conocida para la afición de Cruz Azul, pero con un final distinto. Corona recostó y detuvo el potente tiro de Emanuel Aguilera. Dejando a La Máquina como líder del Clausura 2020.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here