Un mono blanco cubierto de pies a cabeza, guantes, mascarilla y gafas. De esta guisa ha aparecido Naomi Campbell en el aeropuerto de Los Ángeles para evitar el contagio del coronavirus. “La seguridad es lo primero. Siguiente nivel”, ha escrito la modelo británica en su cuenta de Instagram junto a varias imágenes de su atuendo. Mientras que algunos internautas han aplaudido la decisión de la top y le han mostrado su apoyo, otros muchos usuarios la han tachado de dramática y exagerada, y de crear más alarma de la necesaria. “La histeria es también contagiosa, mucho más que los virus”, le han escrito.

Campbell hace oídos sordos a estos comentarios y prefiere ignorar las críticas sobre su obsesión por la limpieza y la protección de gérmenes. “No me importa lo que la gente piense de mí. Es mi salud y me hace sentir mejor”, se defendía hace unos meses de aquellos que se reían de ella por la rutina de limpieza minuciosa que sigue en cada uno de sus viajes. En un vídeo publicado el pasado mes de julio en su canal de YouTube, la modelo británica mostraba lo primero que hace cuando se sube a un avión. Con mascarilla y guantes de látex, la top desinfectaba exhaustivamente su asiento, la mesita plegable e incluso la ventana y el respaldo.

No es la primera vez que la modelo británica, de 49 años, acapara la atención con su actitud exagerada. Un comportamiento que en muchas ocasiones ha llegado a ser incluso agresivo. En 2008, Naomi Campbell fue detenida en el aeropuerto londinense de Heathrow por agredir a un policía. La modelo, que fue esposada a bordo del aparato antes del despegue, al parecer se comportó de forma grosera y agresiva por algún problema relacionado con su equipaje. La top ya sufrió un encontronazo con las fuerzas del orden en 2006 en Nueva York, donde fue detenida por agredir a su asistenta. Por ese motivo, la modelo tuvo que trabajar de limpiadora en un garaje de la ciudad estadounidense en cumplimiento de una sentencia judicial de cinco días de servicios comunitarios. También son conocidos los altercados con periodistas que ha protagonizado en más de una ocasión la modelo. En 2009, Campbell agredió a un fotógrafo en la isla sureña italiana de Lípari, al que insultó, pegó con el bolso e incluso arañó en un ojo, por lo que tuvo que ser trasladado a un hospital. Un año después, dio un manotazo a un cámara cuando este le preguntó sobre su relación con un dictador africano.

Sin embargo, esta última extravagancia de vestir exageradamente por miedo al coronavirus no es cosa solo de Naomi Campbel. Estas semanas, celebridades como Gwyneth Paltrow o Bella Hadid entre muchas otras famosas, han compartido con sus seguidores imágenes en las que posaban con diferentes tipos de mascarillas para protegerse.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here