Ben Affleck y Ana de Armas, en la Fábrica de Arte Cubano, en La Habana.ATAHUALPA AMERIS / EFE

Ben Affleck, de 47 años, y Ana de Armas, de 31, son pareja. Lo que comenzó siendo un simple rumor se ha convertido en una noticia. Tras un viaje a La Habana, tierra natal de ella, los actores han sido descubiertos ahora en Costa Rica, donde están pasando unos días. Hay fotos de sus paseos por la playa agarrados y cariñosos. El actor lleva una cámara en la mano que emplea de vez en cuando para fotografiar a la actriz. “Se les ve muy contentos, especialmente feliz a Ben. Se muestran cariñosos en público y no se ocultan”, ha dicho un testigo de estos encuentros a la prensa de EE UU. “Hace mucho calor por eso se resguardan en la casa que ocupan pero todas las tardes salen a pasear por la playa”.

Affleck y De Armas se conocieron hace unos meses, cuando rodaron juntos la cinta Deep Water, que tiene previsto su estreno para el próximo noviembre. Basada en una novela de Patricia Highsmith, en ella los actores interpretan al matrimonio Van Allen, una pareja abierta en la que Melinda (De Armas) tiene distintos amantes con el conocimiento y consentimiento de su marido, que trata con ello evitar el divorcio. Sin embargo, la situación se complica cuando él, Vic (Affleck), se convierte en el principal sospechoso de la desaparición de esos hombres.

Hace unos meses se apuntaba a Bradley Cooper como la pareja de Ana de Armas por una foto tomada en las horas previas a los Oscar. Pero en realidad ella ya estaba con Affleck.

Affleck y De Armas se dejaron ver juntos en La Habana a finales de febrero. Durante su escapada cubana, el dúo no se ocultaron en ningún momento, se fotografiaron con seguidores y con algunos de los empleados de los restaurantes en los que almorzaron, como La corte del príncipe. En algunas de las imágenes grupales aparece Affleck sujetando cariñosamente a la actriz por los hombros. Además, también acudieron —y fueron fotografiados— a algunos comercios, como una tienda de moda sostenible cubana llamada Clandestina, de la que De Armas salió con un bolso y Affleck con una camiseta.

Según explican quienes han estado cerca de ellos, Affleck se comunica a menudo con De Armas en español. De hecho, el actor habla castellano con fluidez, e incluso ha realizado entrevistas en este idioma para la promoción de su última cinta, The Way Back, que estrenó la semana pasada en Hollywood. Además, ha bromeado alguna vez con el hecho de que sus tres hijos, en especial la mayor, Violet, de 14 años, hablan muy bien el idioma y ya le están superando en sus habilidades, por lo que ha decidido tomar clases.

Affleck estuvo casado con la también actriz Jennifer Garner durante una década, entre 2005 y 2015. Entonces se separaron a causa de una infidelidad, y pidieron el divorcio dos años después, en 2017. Sin embargo, ella ha sido uno de sus principales apoyos para superar su complicada rehabilitación del alcoholismo. Recientement, él confesaba que su separación de Garner fue “el mayor arrepentimiento” de su vida.

Ana de Armas se hizo famosa hace una década por su participación en la serie juvenil española El Internado. Su primera gran oportunidad en Hollywood fue hace tres años en Blade Runner 2049, pero su gran salto a la meca del cine ha llegado de la mano de su papel en Sin tiempo para morir, la próxima entrega de la saga James Bond, en la que comparte protagonismo con Daniel Craig —quien ya ha anunciado que será su última película de la saga— y cuyo estreno se ha retrasado por el coronavirus.

Los problemas con el alcohol han marcado la vida de Affleck como él mismo ha reconocido. En una entrevista realizada en Los Ángeles (California), reflexionó acerca de todo lo que ha pasado. “He tenido una vida muy buena, he sido muy afortunado, de muchas maneras. Pero también he afrontado algunos retos y ya sabes, algo que me emociona mucho haber reconocido que soy un alcohólico en recuperación pública, sufrir reveses delante del mundo entero y ser capaz de superarlos. Y las veces que la gente ha venido a mí y me ha dicho: ‘Oye, eso me ayudó a verlo’, siempre han estado cargadas de significado”, afirmó.

“No se trata de por qué entré en este negocio, yo no quiero ser un portavoz de las adicciones ni nada de eso, pero mira, no me importa ser un ejemplo de algo que he descubierto y que realmente está cargado de significado para mí, y de que las etapas amargas no duran para siempre. Si vas dando pasos y haces lo que te dicta el corazón que hay que hacer, tu vida puede mejorar bastante rápido”, explicó el actor.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here