El Gobierno de México informó este martes que emitió un bono catastrófico que proveerá al país de una protección financiera por 485 millones de dólares (alrededor de 9 mil 500 millones de pesos) y por un plazo de 4 años contra pérdidas derivadas de sismos y ciclones tropicales.

Por medio del Banco Internacional para la Reconstrucción y Fomento (BIRF), la administración federal emitió el bono en cuatro clases diferentes para proveer cobertura contra sismos de diferentes magnitudes y contra ciclones tropicales provenientes tanto del Atlántico como del Pacífico, de acuerdo con un comunicado.

“Si ocurre un desastre natural que sea elegible para la cobertura, algunos o todos los recursos del bono se depositarán en el Fondo Mexicano para los Desastres Naturales (Fonden)”, explica el documento.

El Gobierno explicó que los pagos serán iniciados cuando un sismo o ciclón tropical cumplan con los criterios paramétricos de localización y severidad establecidos en los términos de los bonos. Y serán realizados por el Banco Internacional de Reconstrucción y Desarrollo (BIRD) al Fonden a través de la intermediación de Swiss Reinsurance Company y Agroasemex.

Por su parte, GC Securities, Goldman Sachs y Swiss Re Capital Markets son los agentes estructuradores en conjunto, así como los gestores conjuntos de la transacción. AIR Worlwide es el modelador del riesgo y agente calculador.

El bono fue emitido bajo el programa de notas de ‘capital de riesgo’ del BIRF, el cual permite transferir los riesgos relacionados con los desastres naturales y otros riesgos de los países en desarrollo a los mercados de capitales.

En 2006, México se convirtió en el primer país en emitir un bono catastrófico. Posteriormente, México emitió bonos catastróficos adicionales en 2009 y 2012 utilizando el Programa MultiCat del Banco Mundial y en 2017 y 2018 usando el programa de notas de capital de riesgo del BIRD.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here