Jennifer Lopez y su hija Emme, en el intermedio de la Super Bowl, el domingo, en Florida. TIMOTHY A. CLARY AFP

La aparición estelar de Emme, la hija de Jennifer Lopez y Marc Anthony, cantando junto a su madre la noche del domingo en el intermedio de la Super Bowl no dejó indiferente a aquellos que siguieron atónitos el maravilloso espectáculo que protagonizaron la cantante del Bronx y Shakira, quienes demostraron con creces la potencia del llamado poder latino en la gran final del fútbol americano.

Emme se convirtió en la estrella inesperada de la noche. Acompañada por un gran coro de niñas, la hija de JLo, que el próximo 22 de febrero cumple 11 años, entonó una versión de uno de los mayores éxitos de su madre, Let’s get loud. La potente voz de Emme Anthony se unió a la de su madre hasta que la niña desapareció dentro del cuerpo de baile con el resto de niñas. Sin embargo, esta no es la primera vez que Jennifer Lopez comparte escenario con su hija. El pasado junio, durante su emotiva gira por su 50 cumpleaños, It’s my party (Esta es mi fiesta), la artista sorprendió al público congregado en el recinto The Forum de California cuando se marcó un dueto junto a su pequeña, que lució el mismo diseño de Donatella Versace que vestía su madre.

A sus casi 12 años, Emme demuestra que es una digna sucesora de sus famosos padres. Además de su talento musical, la niña, que toca el ukelele y le apasiona la moda y el diseño, según ha revelado su madre en alguna ocasión, también presume de dotes interpretativas. Hace poco más de un año, protagonizó el videoclip de Lopez Limitless, el primero que la propia artista dirigía. Según recogieron entonces los medios estadounidenses, fue la propia niña la que quiso demostrar su talento, tal y como explicó Jennifer Lopez. Aunque en un primer momento la cantante y actriz se negó por miedo a que su hija se cansara o no quisiera seguir, la insistencia de la pequeña hizo que le diera una oportunidad. “Estaba tan orgullosa que se me olvidó que estaba dirigiendo un vídeo”, explicó Lopez entonces.

Pero Emme no es la única que sigue los pasos de sus padres. Su hermano mellizo, Maximilian, también ha heredado la vena artística de su familia. A juzgar por los vídeos que publica la propia JLo en Instagram, sus hijos acostumbran a cantar juntos en reuniones familiares y eventos festivos. Pese a ser el más tímido y reservado de los dos, según ha contado la artista en algunas entrevistas, el pasado mayo en el festival escolar, Maximilian se atrevió a cantar y tocar el piano el tema You’re still the one de Shania Twain ante todos sus compañeros y los familiares, entre los que se encontraban sus propios padres. Unas dotes musicales que, por el momento, quedarán en petit comité pues Maximilian se mueve mejor en terreno informático, ya que según ha contado su madre le encanta todo lo relacionado con ordenadores y tecnología.

En julio de 2011 y después de siete años de matrimonio, Jennifer Lopez y Marc Anthony anunciaron su separación. “Ha sido una decisión muy difícil, pero hemos llegado a un acuerdo amistoso en todos los aspectos”, decían en un comunicado conjunto. Aunque al principio la separación fue dura, con el paso del tiempo ambos han demostrado lo unidos que están gracias a sus hijos. “Marc y yo solo somos muy grandes amigos, pero estamos muy bien. Es mi amigo y el padre de mis hijos, algo que será siempre. Mi responsabilidad como madre es hacerles saber a mis hijos que su papá los ama y acercarlos a él siempre que pueda. De la misma manera que si mi trabajo no me lo permite él me los acerca”, dijo JLo en una entrevista hace tres años, acallando los rumores que los relacionaban de nuevo. Una amistad y buena sintonía que los dos muestran en sus redes sociales cuando publican fotos de momentos en familia.

Una familia que se ha incrementado debido a las parejas de ambos. Jennifer Lopez ha formado una nueva junto a Alex Rodriguez, el exjugador de beisbol con el que sale desde 2017 y con el que se comprometió el pasado marzo, aunque todavía se desconoce la fecha de la boda. Rodriguez, que también está divorciado, es padre de dos niñas, Natasha, de 14 años, y Ella, de 10. Ambos han revelado en más de una ocasión que la clave del éxito de su relación fue que sus respectivos hijos se sintieran cómodos con su unión. “Nuestros hijos se han convertido en mejores amigos y eso nos mantiene a la vez conectados y agradecidos. No podríamos haber pedido nada mejor que los cuatro se lleven bien entre ellos”, explicaba el exjugador de béisbol en una entrevista conjunta con la revista People a finales de 2018. “Yo amaba mucho a sus hijos y él amaba y aceptó a los míos, que se abrazaron de inmediato”, añadía la artista.

Del amor que se profesan los cuatro hermanos también dejan constancia en sus redes sociales. Las imágenes de todos haciendo vida juntos tanto en casa, como en distintos eventos o de vacaciones son constantes en las cuentas de Instagram de JLo y Alex Rodriguez. Las niñas del exjugador congeniaron rápidamente con los hijos de la cantante, en cierto modo, por la admiración que le profesan a la pareja de su padre. Las dos se declaran fan de Jennifer Lopez y en más de una ocasión se les ha visto en vídeos bailando algunos de los exitosos temas de la artista. Precisamente, en una de esas grabaciones caseras se pudo ver durante la celebración del 50 cumpleaños de JLo, Natasha, Ella y Emme sorprendieron a la artista escenificando una escena del musical Annie en exclusiva para ella.

Rodriguez y sus dos hijas no dudaron en acompañar a Lopez —y a su hermana Emme—en su actuación en la Super Bowl, que ha supuesto para la artista el colofón final a un año repleto de éxitos profesionales y personales que han tenido como telón de fondo su 50 cumpleaños. Junto a ellos se encontraba Maximilian y el propio Marc Anthony, quien es un miembro más en la nueva familia de su exesposa.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here