InsabiFuente: Cuartoscuro

Para lograr el apoyo de los gobernadores de oposición al Insabi, las secretarías de Hacienda, de Salud y el Congreso de la Unión pactaron la entrega de recursos a sus estados por alrededor de 20 mil 14 millones de pesos, para los 12 del PRI, y 9 mil 472 millones, para los 10 del PAN –aunque ellos firmaron un convenio de coordinación no centralizada de los servicios de salud–, sólo para 2020.

En un encuentro en la sede nacional de la Secretaría de Salud, los actores palomearon una distribución de poco más de 56 mil millones de pesos, que incluye también a los seis mandatarios de Morena, que recibirán una bolsa de alrededor de 18 mil 547 millones.

El reparto llegó a las 32 entidades y benefició también al gobernador del PRD en Michoacán, Silvano Aureoles, con 2 mil 869 millones de pesos; al gobernador de MC en Jalisco, Enrique Alfaro, con 3 mil 201 millones, y al independiente de Nuevo León, Jaime Rodríguez, con mil 215 millones.

De acuerdo con un informe de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados –al que tuvo acceso El Financiero–, desde el 16 de enero de acordó una distribución de más de 56 millones de pesos.

Las entidades más beneficiadas son el Estado de México (PRI), con 8 mil 802 millones de pesos; le sigue Puebla (Morena), con 4 mil 472 millones; Veracruz (Morena), con 4 mil 274 millones; Chiapas (Morena), 4 mil 67 millones de pesos.

Además de Guanajuato (PAN), con 3 mil 925 millones de pesos; Jalisco (Movimiento Ciudadano), con 3 mil 201 millones; la Ciudad de México (Morena), con 3 mil 136 millones; Oaxaca (PRI), con 2 mil 331 millones; Guerrero (PRI), 2 mil 126 millones de pesos.

Cuestionado sobre este reparto de recursos, el secretario de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, Manuel Huerta, de Morena, calificó de “perversos” a los gobernadores del PAN”, a quienes “no les interesa la salud de sus gobernados, sino el dinero y el negocio en la compra de medicinas, material médico, las plazas y la nómina”.

“La sustancia del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) y la temática ha sido el dinero, manejada por los gobernadores principalmente de Acción Nacional; primero decidieron no adherirse, y luego que siempre sí, lo que tiene sus sospechas”, criticó.

“Definitivamente ellos le apuestan al negocio, porque son incubadoras de negocios; ellos quieren manejar el recurso”, aseguró.

“¿Cuál era la idea de que ellos no se adhirieran si, como lo dice a Ley del Insabi, les va a llegar el recurso? Que el presupuesto va a ser como si fuera el retroactivo a 2019”, acusó.

De esta manera –remarcó– “ellos no están actuando en beneficio de los derechohabientes de sus estados, no están a la altura de las circunstancias; ellos están pensando en sus islas como políticas fuera y cada estado en particular, cuando ésta es una política de Estado, de toda la Federación y ellos no lo consideran así”.

Huerta Martínez estimó que “está demostrado, con bases científicas, metodológicas y visto con criterios de salud pública, que el Seguro Popular no funcionó, porque 69 millones de mexicanos no tenían cobertura y la mortalidad materna fue un Talón de Aquiles”.

Con esta actitud del PAN, sostuvo, “este asunto humano de salud lo estamos convirtiendo en político. Están escandalizando de una manera perniciosa y perversa. Que nos den la oportunidad y el beneficio de la duda. No se puede decir que algo fracasó, si no transcurren por lo menos tres años de estar el programa, instaurándose”.

Los 10 gobernadores del PAN, integrantes de la Asociación de Gobernadores del PAN (GOAN), seguirán operando los servicios de salud, porque, en el acuerdo que se firmó con la Federación el viernes pasado, no se sumaron a la centralización de los servicios que propuso el gobierno federal a través del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), explicó el diputado Éctor Jaime Ramírez, responsable técnico de los mandatarios panistas.

“No es una adhesión, lo que se firmó es un convenio de coordinación no centralizada de los servicios de salud”, detalló.

En entrevista con El Financiero, el legislador, quien signó junto con el presidente de la GOAN, Martín Orozco, los cuatro acuerdos con el gobierno federal, a fin de alcanzar un sistema único de salud en todo el país, apuntó que el gobierno federal aceptó la propuesta alternativa que llevaron los gobiernos panistas, y ello permitirá que dichas entidades reciban de manera equitativa, junto con el total de las 32 entidades del país, el presupuesto de 40 mil millones de pesos que pertenecían al anterior Seguro Popular y que ahora operará el Insabi.

Comentó que los gobiernos de Aguascalientes, Baja California Sur, Chihuahua, Guanajuato, Durango, Querétaro, Quintana Roo, Tamaulipas y Yucatán no aceptaron la subrogación de los servicios; es decir, que el Estado opere los servicios de salud en esas entidades, por lo que seguirán siendo los estados panistas quienes operen la atención médica y, por consiguiente, quienes reciban los recursos para esos servicios.

Ramírez Barba señaló que el Instituto de Salud se convierte en un monopolio de Estado, porque por un lado es el que financia, en algunos casos es el que opera y en todos los cosos supervisa. Con información de Susana Guzmán

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here