IMPULSO A TRADICIÓN OAXAQUEÑA. Durante su conferencia matutina, el presidente López Obrador entregó más de mil instrumentos a niños y jóvenes de bandas musicales de esa entidad, con valor de 16.2 millones de pesos obtenidos de diversas subastas.Foto Luis Castillo

Obligado pragmatismo geopolítico
Escoger entre inconvenientes
Uruapan: otra masacre

Se estima que mañana por la tarde se hará la votación en el Senado de Estados Unidos para decidir la suerte de Donald Trump, el presidente sujeto a un proceso de juicio político que, sin embargo, los observadores calificados aseguran que será desechado por la mayoría republicana en esa cámara, aun cuando podría haber legisladores del partido del actual presidente que podrían votar a favor de enjuiciarlo. Es decir, si se cumplen los pronósticos generalizados, habrá Trump triunfante rumbo a un segundo periodo en la Casa Blanca.

Ese resultado haría que el rudo multimillonario sea acompañante político del resto del sexenio obradorista, con los puntos a favor y en contra que eso entraña. De entrada, confirmaría que fue correcta la apuesta andresina a favor de Trump (como la de Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray en su momento, pero durante esa administración priísta con el poder mexicano muy disminuido, permisivo y susceptible de ser maltratado e insultado). Como candidato presidencial por tercera ocasión, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) manejó discurso y actitudes que parecían presagiar una etapa de vigorosas respuestas mexicanas ante los improperios verbales e institucionales del citado Trump.

Pero, llegado al poder, AMLO asumió la realidad geopolítica y pasó de ciertos destellos rebeldes, como la política de supuestos brazos abiertos a la migración proveniente de Centroamérica, al cumplimiento de exigencias gringas dolorosamente irrechazables (como en el caso, justamente, de la conversión de México en el muro migratorio en nuestra frontera sur y de la Guardia Nacional en la Migra 4T).

No hay gran secreto en el acomodo del obradorismo a las presiones de la administración Trump: la viabilidad del proyecto denominado Cuarta Transformación depende de la conservación de condiciones de gobernabilidad y de estabilidad que pueden ser fácilmente trastocadas por el jefe del imperio vecino. El presidente López Obrador ha debido escoger entre inconvenientes, como él mismo cita para describir lo que es la política, y uno de ellos es el de aceptar que Trump sería el acompañante del arranque del gobierno emanado de Morena y que tenía todas las cartas para enfilarse a un segundo periodo en la Oficina Oval.

No es poca cosa que, a pesar de amagar con aranceles, con declaratoria de cárteles mexicanos como organizaciones terroristas foráneas y otras artimañas, Trump no haya cruzado la raya de la falta de respeto al tabasqueño presidente vecino y que lo mencione en términos elogiosos que a la luz de la experiencia mexicana resultan más agrios que dulces. No fue así durante el tiempo que compartió el peñismo con Trump, cuando este fue desdeñoso y grosero con el ex gobernador mexiquense.

En otro tema: ocho personas, entre ellas dos menores de edad, fueron asesinados con disparos de arma de fuego en un negocio de videojuegos de Uruapan, Michoacán. A la hora de redactar esta columna las autoridades no daban un móvil de los hechos más o menos fundado, aunque se identificaba un patrón parecido al de las venganzas de grupos criminales contra establecimientos comerciales cuyos dueños se niegan a pagar derecho de piso.

Las noticias fúnebres relacionadas con violencia criminal se multiplican en el país en una sucesión que pareciera no llegar a su tope. Eso incentiva la explicable desesperación de muchos mexicanos a quienes no reportan seguridad los planes oficiales contra el crimen organizado. Además, obviamente, ese déficit del obradorismo es aprovechado por sus opositores con explicables intenciones electorales.

Y, mientras un grupo de habitantes del municipio de Buenavista, en Michoacán, hostigaban, hacían retroceder y lanzaban huevos a efectivos de la Guardia Nacional, ¡hasta mañana, con el vicecoordinador del minigrupo de senadores del Partido Revolucionario Institucional, Héctor Yunes Landa, advirtiendo que el avión presidencial que se pretende rifar no es propiedad del gobierno, sino de la compañía Boeing y está aún en proceso de ser pagado!

Twitter: @julioastillero

Facebook: Julio Astillero

juliohdz@jornada.com.mx

1 COMMENT

  1. No hay que ser conformistas con el tema migratorio, siempre hemos sabido que USA presiona fuerte, pero siempre hubo formas de negociar y maneras de sacar beneficio, lo que vivimos en estos momentos es una clara mano dura ante una indefención justificada como “política”. Lo cortés no quita lo valiente Don Julio, no nos podemos quedar en el límite de “se hace lo que se puede”

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here