El príncipe Carlos de Gales y el Gran Rabino Ephraim Mirvis, este jueves en el Santuario del Libro, en Jerusalén. VICTORIA JONES/PA WIRE/DPA

En un gran cónclave internacional de mandatarios, con escasos precedentes en Israel, el Quinto Foro Mundial del Holocausto, conmemorará este jueves en Jerusalén el 75º aniversario de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz. Los actos, que se desarrollan en Yad Vashem, el Museo y Centro de la Memoria del Holocausto, rinden en esencia homenaje a los últimos supervivientes de la Soah. Al foro han acudido medio centenar de delegaciones, la mayoría encabezadas por jefes de Estado y de Gobierno. Entre ellos figuran el rey de España, los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, Francia, Emmanuel Macron, Alemania, Frank-Walter Steinmeier, o Italia, Sergio Mattarella, así como el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, el príncipe Carlos de Inglaterra o los presidentes de la Comisión, el Consejo y el Parlamento Europeo. Más de 10.000 agentes de seguridad han sido movilizados para proteger a los participantes.

Aunque el recuerdo del Holocausto y la lucha contra el antisemitismo son los ejes de conmemoración, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha aprovechado la cita al mantener reuniones bilaterales con los principales dirigentes, con quienes ha analizado la situación en Oriente Próximo, y en particular la creciente tensión con Irán. A poco más de un mes de que afronte sus terceras elecciones en menos de un año, el jefe de Gobierno recobra así protagonismo público para relanzar su campaña, ensombrecida por las acusaciones de corrupción presentadas contra él por el fiscal general de Israel.

La mayoría de los jefes de Estado y de Gobierno permanecerán solo unas horas en Jerusalén, sin mantener contactos con responsables de la Autoridad Palestina. Tan solo Macron y el príncipe de Gales, que representa a la reina Isabel II, se entrevistan en Ramala con el presidente palestino, Mahmud Abbas.

Quien no ha viajado a la Ciudad Santa es Andrzej Duda, presidente de Polonia, donde se sitúan los restos de Auschwitz, quien declinó la invitación en protesta por haber sido denegada su petición de intervenir en el Museo del Holocausto. Solo los representantes de EE UU, Rusia, Reino Unido, Francia, Alemania e Israel pronunciarán discursos. Duda –que ha chocado con Putin con interpretaciones históricas enfrentadas de la Segunda Guerra Mundial–, será en cambio el anfitrión de la ceremonia que el próximo 27 de enero —Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto— se celebrará ante la llamada Puerta de La Muerte del campo de exterminio. El presidente de Lituania, Gitanas Nauseda, también ha cancelado su viaje a Jerusalén en protesta por el creciente revisionismo histórico de Rusia.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here