La OPEP y uno de sus mayores productores intentaron calmar las preocupaciones sobre el suministro de petróleo del Medio Oriente este miércoles después de que Irán lanzara misiles contra fuerzas estadounidenses en Irak.

Los mercados mundiales de crudo están bien abastecidos, y la Organización de Países Exportadores de Petróleo y los productores aliados responderán si es necesario a las crecientes tensiones en la región, dijo el ministro de Energía de Emiratos Árabes Unidos (EAU), Suhail Al Mazrouei, a la prensa en Abu Dabi.

El creciente conflicto entre Estados Unidos e Irán no representa un riesgo para el Estrecho de Ormuz, un freno para los envíos de petróleo desde el Golfo Pérsico, indicó.

“No pronosticamos una escasez de suministro a menos que tengamos una escalada catastrófica, que no vemos”, mencionó Al Mazrouei en la capital de Emiratos Árabes Unidos.

El secretario general de la OPEP, Mohammad Barkindo, reafirmó el mensaje.

“Seguimos confiando en que nuestros líderes están haciendo todo lo posible para restablecer la normalidad para controlar la situación antes de que se salga de control”, dio a conocer Barkindo en Abu Dabi.

Los precios del petróleo subieron después de que Irán atacó dos bases estadounidense-iraquíes en su primera respuesta al asesinato de uno de sus principales generales el 3 de enero, lo que generó temores de que la profundización del conflicto interrumpirá los suministros mundiales de crudo.

Los futuros en Londres aumentaron brevemente sobre el 5 por ciento a casi 72 dólares por barril cuando los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica se atribuyeron la responsabilidad de los ataques con misiles, que el Pentágono indicó que fueron lanzados desde Irán.

Las instalaciones petroleras en Irak, el segundo mayor productor de la OPEP, son seguras y las interrupciones en el suministro del país son poco probables, afirmó Barkindo a la prensa.

La denominada coalición OPEP+ de 24 naciones sirve como seguro contra cualquier interrupción importante en el suministro mundial, aseguró.

Si bien los flujos de petróleo del Medio Oriente continúan libremente por ahora, el riesgo de interrupción alarma a los mercados de crudo. La mayoría de las exportaciones del Golfo, incluidos los envíos desde Arabia Saudita, Irán e Irak, atraviesan el Estrecho de Ormuz, una vía fluvial estrecha que Irán ha amenazado en repetidas ocasiones con bloquear en caso de guerra.

“La geopolítica ha vuelto” como un factor en los precios del petróleo, después de desempeñar un papel menor en los últimos dos o tres años, comentó Al Mazrouei. Sin embargo, EAU no está preocupado por la oferta o la demanda de crudo, y una guerra en el Golfo es “lo último que queremos”, detalló.

Durante el conflicto Irán-Irak de la década de 1980, el suministro de petróleo del Golfo se mantuvo sin interrupciones, según el ministro. Irán entiende que el Estrecho de Ormuz es importante para la economía global y un recorte en el suministro afectaría a todos, explicó, y agregó: “La economía mundial no puede soportar el petróleo de 100 dólares”.

La demanda de petróleo es saludable y el crecimiento en el suministro de shale estadounidense se está moderando, reiteró. La OPEP+ acordó el mes pasado profundizar los recortes en la producción hasta marzo en un intento por vaciar los excedentes de inventarios y apuntalar el crudo.

Emiratos Árabes Unidos es el tercer productor más grande de la OPEP, tras Arabia Saudita e Irak. La producción y las exportaciones de Irán se han desplomado ante las sanciones de EU.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here