El presidente Donald Trump la tiende la mano en la Casa Blanca al congresista Jeff Van Drew, que se ha cambiado al Partido Republicano. AFP

Una de las primeras cosas que hizo Donald Trump este jueves fue recibir en la Casa Blanca a uno de los tres demócratas que votó en contra del impeachment. El mandatario celebró oficialmente el cambio de partido del congresista de Nueva Jersey Jeff Van Drew. “Jeff se unirá al partido Republicano (…) Es una gran noticia”, dijo Trump en el Despacho Oval. A su lado, el nuevo representante republicano agregó: “Creo que simplemente es lo más se ajusta a mí. Esto es lo que soy, lo que siempre he sido”. A la par que celebraba la decisión del exdemócrata, Trump se refirió a la histórica jornada vivida este miércoles en el Congreso. “Es un engaño. No me siento sometido a un impeachment”, reconoció el mandatario, que confía plenamente en que los republicanos lo exoneren en el Senado, cuando voten si debe ser o no destituido del cargo.

Desde la maratoniana sesión en la Cámara de Representantes, que dio luz verde al juicio político a Trump, un hecho que solo había ocurrido dos veces antes en la historia de Estados Unidos, el presidente ha estado compartiendo vídeos de las defensas que hicieron los congresistas republicanos en su nombre. También ha dedicado algunas palabras a la líder demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, a quien acusó esta semana de haber “declarado la guerra a la democracia americana” por llevar adelante el proceso de destitución. “¡Pelosi siente que su falso impeachment, UN ENGAÑO, es tan patético, que teme presentarlo al Senado”, escribió el mandatario en su cuenta de Twitter.

Los demócratas están intentando que se presenten nuevos testigos para el caso, como el jefe de Gabinete, Mick Mulvaney, y el exconsejero de Seguridad Nacional, John Bolton. De lograr contar con sus testimonios, la votación en el Senado, prevista para enero, podría retrasarse.

Esta era la segunda vez que Van Drew se reunía con el mandatario en la Casa Blanca en menos de una semana. El pasado viernes ambos sostuvieron una reunión que terminó por convencer al congresista, entonces demócrata, de cambiarse de partido. En las elecciones legislativas de noviembre del año pasado, Van Drew, entonces demócrata, ganó un escaño en un distrito de Nueva Jersey que desde 1995 había sido representado por un republicano y que el 2016 había votado por Trump. El movimiento del congresista se interpreta como una estrategia para mantener el cargo ante una futura reelección. Durante todo el proceso de impeachment, Van Drew se mostró en contra de llevar a juicio al mandatario.

Ahora que la Cámara de Representantes ya ha aprobado los artículos de abuso de poder y obstrucción del Congreso, es el Senado el que debe decidir sobre el futuro de Trump en la Casa Blanca. El mandatario está confiado en que, tal como los republicanos votaron en bloque en contra de los dos artículos este miércoles, vuelvan a respaldarlo sin titubeos. “Los republicanos nunca había estado tan ofendido, pero tampoco nunca habían estado tan unidos como ahora”, afirmó el mandatario en Michigan.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here